Obama anunciará “nueva” NSA el próximo viernes

De acuerdo con la Casa Blanca, el 17 de enero el mandatario estadunidense revelará ajustes, renovaciones y modificaciones de los actuales y cuestionados programas de vigilancia.
Barack Obama comió ayer en el restaurante The Coupe, de Washington, con jóvenes voluntarios.
Barack Obama comió ayer en el restaurante The Coupe, de Washington, con jóvenes voluntarios. (Jim Watson/AFP)

Washington

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, comunicará el próximo viernes las decisiones que se adoptarán tras la revisión de los programas de vigilancia revelados por el ex analista de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA, por sus siglas en inglés) Edward Snowden.

El portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, confirmó ayer la fecha en la que el presidente hará público si modifica o no, y de qué manera, los actuales programas de vigilancia mediante los que EU recopila datos de millones de usuarios.

Obama mantiene reuniones con altos cargos de la comunidad de inteligencia, legisladores y abogados desde que llegara de sus vacaciones navideñas y ha analizado también un informe elaborado por un comité independiente, que le fue entregado a finales de 2013.

Entre las más de 40 recomendaciones recogidas en ese informe, el panel propuso trasladar una base de datos de seguimiento de llamadas, que ahora está en manos de la NSA, a las compañías telefónicas o a una tercera compañía independiente del sector privado.

“Hemos dejado claro cuando se lanzó el informe que el presidente considera todas las recomendaciones dignas de consideración seria”, dijo Carney a los periodistas.

“El objetivo que el presidente ha establecido aquí es tomar las medidas que creen más transparencia, introducir reformas que mejoren el sistema de una manera que le den al pueblo estadunidense más confianza”, agregó el portavoz.

Según explicó Carney, Obama hará declaraciones al respecto, pero no dio más detalles sobre el evento.

Obama se reunió el jueves pasado con una delegación de legisladores en Washington en el marco de las consultas con representantes de todos los partidos acerca de la mejor manera de encontrar un equilibrio entre la seguridad de EU, y el derecho a la privacidad, tras las revelaciones por parte de Snowden.

En la reunión, se expusieron serias críticas a las intercepciones de la NSA. Obama, por su parte, dijo que las revelaciones de Snowden sobre los programas de la NSA habían erosionado la confianza de los ciudadanos en el trabajo de los servicios de inteligencia estadunidense y, que por ende, se necesitaban reformas.

Las revelaciones de Snowden se dieron a conocer en junio pasado, cuando el joven filtró a varios medios de comunicación los detalles sobre los programas de vigilancia de la NSA por los que se recopilan millones de datos de los usuarios, telefónicos y de las redes sociales.

El escándalo se hizo aún mayor cuando se dio a conocer que varios gobernantes extranjeros —entre ellos la canciller alemana Angela Merkel, la mandataria brasileña Dilma Rousseff, así como el presidente mexicano Enrique Peña Nieto— podrían haber sido víctimas también del espionaje.

Washington argumenta que los programas responden a una estrategia de seguridad nacional que contribuye a conjurar la amenaza terrorista contra el país.

Snowden es perseguido por la justicia estadunidense, pero actualmente se encuentra en Rusia bajo asilo temporal.

Un informe clasificado del Departamento de Defensa, del que informaron este jueves dos congresistas que tuvieron acceso a él, concluyó que Snowden descargó 1.7 millones de archivos de los servicios de inteligencia del país, el mayor robo individual de documentos secretos de la historia de EU.

:CLAVES

MUERE LÍDER NEGRO

El líder de los derechos civiles Franklin McCain murió ayer a los 73 años debido a complicaciones respiratorias en Greensboro, Carolina del Norte.

McCain fue uno de los cuatro afroestadunidenses conocidos como el “Greensboro Four”, quienes iniciaron en 1960 las protestas pacíficas en Estados Unidos contra la segregación racial.

Dichas manifestaciones, que realizó junto a tres amigos, consistieron en sentarse en las barras destinadas solo para los blancos en cafeterías y restaurantes, lo que derivó posteriormente en la aprobación de la Ley de Derechos Civiles y la legislación contra la discriminación al voto en EU.