Obama anuncia programa para combatir la pobreza

El plan atacará los bajos niveles socioeconómicos en las veinte poblaciones con mayor miseria de EU, denominadas para tal fin “zonas de promesa”.
El mandatario demócrata estuvo acompañado por estudiantes de Harlem en la Casa Blanca.
El mandatario demócrata estuvo acompañado por estudiantes de Harlem en la Casa Blanca. (Brendan Smialowski/AFP)

Washington

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anunció ayer el inicio de un nuevo plan para atacar la pobreza en los próximos tres años, bajo la premisa de que la prosperidad económica del país debe alcanzar a más estadunidenses.

“Tenemos que asegurarnos de que esta recuperación, que es real, no deje a nadie atrás y ese va a ser mi enfoque este año, que será un año de acción”, dijo Obama al dar a conocer la selección de las primeras cinco “zonas de promesa” donde su gobierno iniciará el plan.

Aprovechando el 50 aniversario de la “guerra contra la pobreza” declarada por Lyndon B. Johnson, que se conmemoró el miércoles, Obama insistió en la necesidad de ofrecer las mismas oportunidades para todos los ciudadanos al margen de su comunidad de origen.

“El presidente Johnson habló sobre comunidades  sin esperanza, donde las oportunidades son difíciles de alcanzar. Bueno, pues los desafíos de hoy son diferentes, pero todavía dan lugar a comunidades donde, en las últimas décadas, complicados cambios económicos han hecho que las oportunidades sean más difíciles de lograr”, aceptó Obama.

La propuesta, lanzada por el presidente en su discurso sobre el Estado de la Unión de 2013, contempla un total de 20 “zonas de promesa” en los próximos tres años en EU.

Las cinco primeras estarán concentradas en el este de la ciudad de San Antonio, en Texas; el oeste de Filadelfia, en Pensilvania; los distritos de Los Ángeles de Pico Union, Westlake, Koreatown, Hollywood y East Hollywood, en California; las Kentucky Highlands en el sureste de Kentucky, y la de los indios de la nación Choctaw en Oklahoma.

La Casa Blanca explicó que estas zonas fueron seleccionadas entre un amplio número de solicitantes, y que uno de los principales criterios es que cuenten con unos niveles de pobreza de 20 por ciento o más entre su población.

Estas “zonas de promesas” recibirán fondos federales para fomentar el desarrollo a través de la colaboración del sector público y privado, la activación de la educación, el acceso a los recursos, el incentivo para las inversiones y diversas exenciones fiscales.

La guerra contra la pobreza declarada por el presidente Johnson (demócrata) fue el origen de numerosos programas sociales todavía en vigor, los cuales, según un balance de la administración Obama, han reducido en un tercio la pobreza en EU, de 25.8 por ciento en 1967 a 16 por ciento actual.

Por el contrario, los republicanos, en la oposición, insisten que después de “cinco décadas y billones de dólares” en subsidios repartidos a través de esos programas, EU sigue contando con 49 millones de pobres, lo que demostraría el fracaso de la asistencia gubernamental.

Durante el acto de ayer, realizado en la Casa Blanca, Obama estuvo acompañado de jóvenes del barrio neoyorquino de Harlem que lograron acceder a estudios universitarios a través de un modelo de desarrollo similar al de las “zonas de promesa”.

Obama recalcó que la recuperación económica en marcha en EU, si bien es “real”, debe alcanzar a todos los ciudadanos.

No obstante, subrayó que 2014 debe ser “un año de acción” en el que habrán de tomarse iniciativas decisivas para convertir en realidad estas ideas. “El futuro de un niño no puede estar determinado por el código postal en el que reside”, afirmó.

El presidente reconoció que “el gobierno no tiene todas las respuestas”, pero aseguró que cuando “las comunidades trabajan de manera conjunta con el gobierno y el sector empresarial, sí que podemos hacer la diferencia”.

Asimismo, cuentan con un diseño desde la base, ya que son las propia comunidades las que definen los objetivos y las necesidades, y las que supervisarán su efectividad.

En esta ocasión, Obama alabó el carácter bipartidista de la iniciativa, y destacó el apoyo de dos senadores republicanos, Rand Paul y Mitch McConnell, ambos de Kentucky, presentes en la sala este de la Casa Blanca.

PRESIDENCIABLE, EN PROBLEMAS - AFP/Nueva York

 

-El gobernador republicano de Nueva Jersey, Chris Christie, pidió disculpas públicas ayer y echó a una colaboradora por un escándalo político que pone en jaque sus aspiraciones de llegar a la Casa Blanca en 2016.

“Estoy aquí para pedir disculpas al pueblo de Nueva Jersey (...). Me siento avergonzado y humillado”, dijo Christie al anunciar el despido de una alta responsable de su gabinete, Bridget Anne Kelly, acusada de
orquestar el bloqueo de un puente neoyorquino para vengarse del alcalde, de origen demócrata, Mark Sokolich, quien no apoyó la reelección del gobernador.

El escándalo se remonta a septiembre, cuando varios carriles de una arteria esencial que une a Nueva Jersey con Nueva York, estuvieron cerrados durante varios días en medio de la campaña de reelección de Christie, lo que provocó grandes embotellamientos a la ciudad de Fort Lee, gobernada por Sokolich. Unos correos electrónicos publicados ayer por NBC New York y The New York Times mostraron cómo Kelly concibió los cortes del puente tres semanas antes de que éstos tuviesen lugar.

Claves

Caso Snowden

-Un informe clasificado del Pentágono concluyó que el ex consultor de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) de EU Edward Snowden descargó 1.7 millones de archivos.

-Según dos legisladores que tuvieron acceso al informe, los documentos extraídos por Snowden ponen en peligro la seguridad de las tropas estadunidenses.

-”Este informe confirma mis peores temores, que los actos de traición de Snowden ponen en gran peligro a los soldados”, declaró Mike Rogers, presidente de la Comisión de Inteligencia de la Cámara de  Representantes.