Obama advierte que tomará nuevas medidas en Sudán del Sur "si es necesario"

La ONU volverá a desplegar sus tropas en algunas ciudades ante los enfrentamientos entre el ejército y los rebeldes mientras la comunidad internacional intenta evitar que empeore el conflicto ...
Sursudaneses se refugian en un improvisado campo de la ONU en Juba
Sursudaneses se refugian en un improvisado campo de la ONU en Juba (AFP)

Juba

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, advirtió de que "si es necesario" tomará nuevas medidas en Sudán del Sur, donde la ONU volverá a desplegar sus tropas en algunas ciudades ante los enfrentamientos entre el ejército y los rebeldes. Mientras tanto, la comunidad internacional se esforzaba este domingo por evitar que se recrudezca el conflicto sursudanés.

"Puede que tome acciones para aumentar la seguridad de los ciudadanos estadunidenses, personal y propiedades, incluida la embajada en Sudán del Sur", dijo Obama un día después de que cuatro soldados estadunidenses resultaran heridos en el país africano. Washington ha sido el principal apoyo de esta joven nación desde su independencia en 2011, tras una larga guerra civil contra Sudán.

Por su lado, la misión de Naciones Unidas en Sudán del Sur (MINUSS) volverá a desplegar a sus 4.000 soldados de infantería para enviar refuerzos a Bor, donde sus efectivos fortifican su base local en previsión de nuevos combates, y a Bentiu "para seguir cumpliendo con su mandato de proteger a los civiles sursudaneses".

La MINUSS también anunció la evacuación de su "personal no esencial" de Juba. Por su lado, el ministerio sursudanés de Relaciones Exteriores informó de que se espera la llegada a Juba de Donald Booth, el enviado estadunidense para Sudán y Sudán del Sur, y de un emisario nigeriano. Previamente, una delegación de ministros de Relaciones exteriores de África del Este finalizó una mediación de tres días el sábado, cuando se reunieron con el presidente sursudanés, Salva Kiir.

Kiir prometió "llevar a cabo un diálogo sin condiciones" con su rival, el ex vicepresidente Riek Machar, a quien acusa de intentar organizar un golpe de estado. La rebelión de Riek Marchar controla parcialmente el Estado clave de Unidad, que concentra los recursos petroleros del país, y tomó posesión de Bentiu, su capital, situada a mil km al norte de Juba.

Según un responsable local, las calles de Bentiu se encuentran aún cubiertas de cientos de cadáveres desde la toma de la ciudad por los rebeldes, provocada por la deserción de un comandante del ejército regular sursudanés, el SPLA. El portavoz del ejército, Philip Aguer, confirmó la toma de la capital por los rebeldes y que "Unidad está actualmente dividido" entre el SPLA y las fuerzas de Machar.

El embajador de Sudán del Sur en Jartum, Mayen Dut Wol, aseguró que las instalaciones y las exportaciones petroleras, vitales para la economía del país ya que suponen el 95% de sus ingresos, no se han visto afectadas por los combates. Un conflicto armado estalló el 15 de diciembre entre Machar y Kiir dejando, según un balance parcial, sólo en la capital 500 muertos y decenas de miles de personas desplazadas en todo el país, el Estado más joven del planeta.

Los dos rivales, habituados a la larga guerra de independencia entre 1985 y 2011, movilizan a los combatientes de sus respectivas comunidades, los dinka por Kiir y los nuer por Machar. A través del país hay "cientos de miles" de desplazados, anunció hoy el jefe de operaciones humanitarias de la ONU en Sudán del Sur, Toby Lanzer.

"Hace una semana habría sido difícil imaginar que las cosas iban a hundirse hasta este punto", lamentó y denunció este "conflicto armado en el seno del poder con inocentes atrapados en el medio". El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, pidió hoy "que todos los dirigentes políticos, militares y las milicias cesen las hostilidades y pongan fin a la violencia contra los civiles".

El Comité Internacional de la Cruz Roja se "alarmó" por la violencia contra los civiles y su representante en Juba, Melker Mabeck, denunció "asesinatos" y "malostratos" en ambos bandos. Los rebeldes también mantienen bajo control desde el jueves la ciudad de Bor, capital de Jonglei situada a 200 km de Juba.

"Bor continúa controlada por las fuerzas de Peter Gadet (aliado de Riek Machar). El SPLA sigue avanzando en la ciudad, pero no la ha tomado aún", reconoció Aguer. Varios países extranjeros (Estados Unidos, Reino Unido, Kenia, Uganda y Líbano) ordenaron evacuar a sus residentes. De hecho, junto a la ONU, Washington evacuó hoy por aire a estadunidenses y otros extranjeros de Bor.

Las empresas petroleras también están haciendo salir a su personal del país, tras la muerte de cinco trabajadores sursudaneses del sector. En Sudán del Sur, decenas de miles de personas buscaron refugio en las bases de Naciones Unidas, que están albergando a casi 20 mil personas únicamente en Juba.