Obama llama a Putin para discutir "escalada de violencia" en Ucrania

El presidente de EU, que critica el "continuo apoyo" a los separatistas prorrusos por parte de Moscú, recalcó la importancia de que su par ruso aproveche las actuales conversaciones para alcanzar ...
Ciudadanos caminan junto al cadáver de una víctima de un tiroteo en la ciudad de Kramatorsk, bajo control de Kiev, en el este de Ucrania
Ciudadanos caminan junto al cadáver de una víctima de un tiroteo en la ciudad de Kramatorsk, bajo control de Kiev, en el este de Ucrania (AFP)

Washington, Kramatorsk

El presidente estadunidense, Barack Obama, telefoneó hoy a su par ruso, Vladímir Putin, para discutir "la escalada de violencia en el este de Ucrania" y el "continuo apoyo" a los separatistas prorrusos por parte de Rusia.

"El presidente Obama subrayó el creciente número de pérdidas humanas en la lucha y recalcó la importancia de que el presidente Putin aproveche la oportunidad presentada por las actuales conversaciones entre Rusia, Francia, Alemania y Ucrania para alcanzar una solución pacífica", indicó un escueto comunicado divulgado por la Casa Blanca.

Asimismo, el presidente estadunidense reiteró a Putin el apoyo de EU "a la soberanía e integridad territorial de Ucrania". Por ello, aseguró que si Rusia continúa "sus agresivas acciones en Ucrania, incluido el envío de tropas, armas y financiación en apoyo a los separatistas, los costes para Rusia crecerán", en referencia a las sanciones económicas impuestas por la Unión Europea (UE) y EU.

La llamada del mandatario estadunidense se produce poco después de que Ucrania y los separatistas prorrusos acordaran hoy un alto el fuego y la retirada del armamento pesado durante las negociaciones de paz celebradas en Minsk, Bielorrusia, con la mediación de Rusia y de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE).

Estas conversaciones son el preludio a la cumbre entre Ucrania, Rusia, Alemania y Francia que se celebrará mañana, miércoles, en la capital bielorrusa, y que se considera clave para encontrar una solución duradera.

Horas antes de conversar con Putin, el presidente estadunidense había conversado con el presidente de Ucrania, Petró Poroshenko, a quien trasladó su "fuerte" apoyo a las actuales negociaciones de paz.

Bombardean cuartel general

De otra parte, el Estado Mayor del ejército ucraniano en el este de Ucrania se convirtió hoy en blanco de bombardeos de los rebeldes prorrusos por primera vez desde el inicio de la guerra, en la víspera de una cumbre crucial en Minsk para intentar alcanzar un plan de paz.

Mientras los diplomáticos enviados por Alemania, Francia, Rusia y Ucrania intentaban redactar un documento que sirva de base a un eventual plan de paz, los combates han dejado nuevas víctimas en el este de Ucrania, escenario desde hace diez meses de un conflicto en el que ya se cuentan más de 5,300 muertos.

El presidente ucraniano, Petro Poroshenko, tuvo que interrumpir una sesión parlamentaria para anunciar que el principal cuartel general del ejército gubernamental había sido alcanzado por cohetes.

Situado en Kramatorsk, a 70 kilómetros del bastión prorruso de Donetsk, este cuartel se encuentra a menos de 45 kilómetros de la zona rebelde más próxima.

Al sur de la línea del frente, las tropas ucranianas anunciaron haber lanzado una contraofensiva y haber tomado el control de tres localidades al este del estratégico puerto de Mariupol, última gran ciudad de la región controlada por Kiev.

En Dokuchayevsk, a 35 kilómetros al sur de Donetsk, un periodista constató el desarrollo de intensos combates con disparos de artillería. "Nos disparan casi todos los días", explicó a la AFP Vladimir Ivanovich, de 47 años, mientras intentaba reparar las ventanas de su casa reventadas por un obús.

En las últimas 24 horas, 37 personas han perdido la vida, según los balances de las autoridades ucranianas y de los rebeldes. La violencia se intensifica a pocas horas del encuentro en Minsk, ya que ambas partes tratan de acaparar el máximo de terreno para llegar en posición de fuerza a la mesa de negociaciones.

La "última oportunidad"

En este contexto, las próximas horas son cruciales en el plano diplomático, tras las conversaciones mantenidas la semana pasada entre el presidente francés, François Hollande, y la canciller alemana, Angela Merkel, con Petro Poroshenko antes de reunirse con el presidente ruso, Vladimir Putin.

La celebración de la cumbre de paz en Minsk, dependerá especialmente del resultado de la reunión el martes por la noche del grupo de contacto sobre Ucrania, que reúne a representantes ucranianos, rusos, separatistas y de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE).

Merkel y Hollande mostraron su voluntad de viajar a la capital bielorrusa para intentar alcanzar un acuerdo de paz para Ucrania. Según una fuente próxima al ministerio alemán de Relaciones Exteriores, las conversaciones entre diplomáticos de alto rango celebradas el lunes en Berlín continuarán "esta noche en Minsk".

Aunque no se ha desvelado, el plan de paz franco-alemán busca aplicar los acuerdos de paz cerrados en septiembre en la capital bielorrusa. Ucrania insiste, por su parte, en el respeto de la línea del frente establecida entonces, pero los separatistas han ocupado 500 kilómetros cuadrados adicionales desde septiembre.

Otro asunto en litigio es el del "estatuto de los territorios" conquistados por los separatistas prorrusos. Rusia insiste en que se constituya una federación, mientras que Ucrania habla de "descentralización".

También está en discusión el control de la frontera entre Ucrania y Rusia en los territorios controlados por los rebeldes. El gobierno ucraniano exige el control conjunto con la OSCE, pero Rusia se niega a hablar del tema y pide que el gobierno de Kiev se ponga de acuerdo con los rebeldes, indicó una fuente gubernamental ucraniana.

Con todo, una fuente diplomática francesa se mostró optimista respecto a la celebración de esta cumbre. "Hace ocho días,(ucranianos y rusos) no se hablaban. Hoy están alrededor de la mesa" de negociaciones, dijo esta fuente a la AFP.