Obama llama a Netanyahu para calmar preocupación sobre Irán

El primer ministro israelí había calificado de "negocio del siglo" para Teherán un posible acuerdo interino sobre su programa nuclear, mientras las negociaciones en Ginebra se prolongará hasta mañana.
Benjamin Netanyahu, hoy en la rueda de prensa en el aeropuerto Ben Gurion de Tel Aviv
Benjamin Netanyahu, hoy en la rueda de prensa en el aeropuerto Ben Gurion de Tel Aviv (EFE)

Washington, Ginebra

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, llamó hoy al primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, quien criticó los términos de un posible acuerdo interino con Irán sobre su programa nuclear. La Casa Blanca dio pocos detalles del contenido de la llamada, pero dijo que el objetivo era "discutir sobre Irán y nuestros continuos esfuerzos por llegar a una solución pacífica", haciendo hincapié en su compromiso para "impedir que Irán obtenga el arma nuclear".

Desde hoy se llevan a cabo en Ginebra negociaciones entre Irán y el grupo de 5+1 (Estados Unidos, Rusia, China, Reino Unido, Francia y Alemania), y algunos líderes occidentales que se han sumado en las últimas horas, para ponerle freno al programa nuclear iraní. Según una propuesta que no se ha hecho pública, Teherán aceptaría congelar una parte de su programa nuclear a cambio de un aligeramiento "muy modesto" de las sanciones económicas impuestas por las potencias occidentales.

Las negociaciones se dirigen a alcanzar "un acuerdo temporal" al que, probablemente después de una fase de prueba de buenas intenciones por parte de unos y de otros, le seguirá un "acuerdo final que resuelva definitivamente la cuestión nuclear iraní", según el entorno diplomático francés. De acuerdo con la Casa Blanca, "el Presidente (Obama) y el Primer Ministro (Netanyahu) acordaron continuar en contacto sobre este tema". El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, llegó ayer a Ginebra, a la espera de un acuerdo tras años de bloqueo y a pesar de las divergencias persistentes.

En una señal de impaciencia con la postura de Netanyahu, la Casa Blanca rechazó las tempranas críticas israelíes sobre un posible acuerdo. "No hay acuerdo. Cualquier crítica de la operación es prematura", dijo el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest a bordo del avión presidencial Air Force One. Más temprano, Netanyahu advirtió a Kerry que le estaba ofreciendo a Irán el "negocio del siglo". "Este es un muy mal negocio. Israel lo rechaza totalmente", dijo Netanyahu, añadiendo que "su país no está obligado por este acuerdo y que hará todo lo posible por defender la seguridad de su pueblo".

Los occidentales e Israel están decididos a poner fin al programa iraní de enriquecimiento de uranio, pues sospechan que está destinado a fabricar un arma atómica. Por su parte, Irán lo desmiente y afirma que tiene derecho a un programa nuclear civil.

De otra parte, las negociaciones entre Irán y las potencias occidentales en Ginebra sobre el programa nuclear iraní continuarán durante el sábado, prolongándose un tercer día, confirmaron hoy funcionarios estadunidenses. "Durante el transcurso de la noche, continuamos haciendo progresos a medida que trabajamos para reducir las diferencias", informó un alto funcionario del Departamento de Estado estadunidense a última hora del viernes.

"Hay más trabajo por hacer. Las reuniones se reanudarán mañana por la mañana", añadió el funcionario después de que el secretario de Estado estadunidense, Jonh Kerry, se reuniera durante unas cinco horas a última hora de hoy con su homólogo iraní, Mohamed Javad Zarif, y con la responsable de la política exterior de la Unión Europea, Catherine Ashton. El ministro de Relaciones Exteriores ruso, Serguei Lavrov, anunció hoy su llegada a Ginebra el sábado, lo que hacía prever que las negociaciones, iniciadas el jueves, durarían un día más.

Tras el final de su reunión esta noche, las delegaciones europea, estadunidense e iraní volvieron al hotel de Ginebra en el que están alojados donde les esperaban multitud de periodistas y cámaras de numerosos medios de comunicación. Ashton se negó a responder a cualquier pregunta, mientras que Kerry indicó que se trabajó mucho durante las conversaciones. El jefe de los negociadores iraníes en Ginebra, el viceministro de Relaciones Exteriores Abas Araqshi dijo que "la reunión fue productiva, pero todavía queda mucho trabajo por hacer". Araqshi también confirmó que las reuniones continuarán durante el sábado.