Obama abre en Nebraska una "gira optimista" sobre su legado

El presidente de EU, como hizo ayer ante el Congreso, defenderá hoy y mañana su política y lanzará duras advertencias sobre el rumbo que podría tomar el país si un republicano gana la Casa Blanca.
Obama saluda a los asistentes a su discurso después de hablar hoy en la Baxter Arena de la University of Nebraska en Omaha, Nebraska
Obama saluda a los asistentes a su discurso después de hablar hoy en la Baxter Arena de la University of Nebraska en Omaha, Nebraska (AFP)

Washington

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, abrió hoy en Nebraska una gira "optimista" sobre el futuro y de defensa de su legado, con duras advertencias sobre el rumbo que puede tomar el país si un republicano gana la Casa Blanca en las elecciones de noviembre.

La gira siguió al último discurso sobre el Estado de la Unión pronunciado por Obama ayer ante el Congreso y en el que quiso mirar más allá de su mandato, alertando a los ciudadanos de que el tipo de decisiones que se tomen ahora serán cruciales para el futuro de las nuevas generaciones.

Hoy, en un discurso en la Universidad de Nebraska en Omaha ante unas once mil personas, Obama repitió las principales ideas de su intervención ante el Congreso, en un tono optimista y casi de campaña electoral.

"No dije 'yo puedo'. Dije 'sí, podemos'. No pedí que creyeran en mi capacidad para lograr el cambio. Pedí que creyeran en su capacidad para lograr ese cambio", recordó Obama sobre su popular eslogan de campaña en 2008.

Igual que en el Estado de la Unión, el presidente aseguró hoy que EU es "la nación más poderosa" del planeta y llamó a "invertir en el futuro", así como a seguir "liderando" en la lucha global contra el cambio climático.

También volvió a pedir a los ciudadanos que rechacen cualquier política que busque discriminar a alguien "por su raza o religión", en clara referencia a propuestas lanzadas por precandidatos presidenciales republicanos como Donald Trump o Ted Cruz, favoritos a menos de tres semanas del inicio de las primarias del partido en Iowa.

Asimismo, en respuesta a esos precandidatos republicanos que hablan de la necesidad de "hablar más alto" ante los enemigos o de "bombardeos masivos", Obama dijo que todo eso son "fanfarronadas". Tanto Nebraska como Luisiana, estado que Obama visitará este jueves para cerrar la gira, son territorios tradicionalmente republicanos.

La decisión de viajar a estos dos estados es "un ejemplo de cómo el presidente quiere pasar este año hablando con personas y grupos que no siempre están de acuerdo con él", según explicó hoy su portavoz, Josh Earnest.

De acuerdo con la Casa Blanca, el área de Omaha es "un gran ejemplo" de que las políticas de Obama han supuesto una "diferencia real" para la vida de muchas personas. Desde que el presidente asumió el cargo a comienzos de 2009, la tasa de desempleo en Nebraska ha caído al 2.9 %, frente al pico del 4.8 % que alcanzó durante la recesión económica, según la Casa Blanca.

Eso se ha traducido en la creación desde 2010 de 70 mil puestos de trabajo, entre ellos más de 40 mil en el área de Omaha. Antes de su discurso en la Universidad de Nebraska, Obama dialogó a puerta cerrada con un pequeño grupo de ciudadanos en la casa de Lisa Martin, profesora y madre de un niño de un año, que escribió una carta al presidente para expresarle su preocupación por el país en el que crecerá su hijo.

También hoy, la Casa Blanca celebró su tercera jornada "virtual" anual de puertas abiertas, en la que los ciudadanos pueden interactuar con miembros del gabinete y asesores, emulando al día de 1837 en que el presidente Andrew Jackson invitó a miles de personas a comerse un gigantesco queso que le habían regalado.

A través de esta iniciativa, denominada "Día del gran trozo de queso", decenas de funcionarios de la Casa Blanca respondieron en tiempo real a preguntas ciudadanas en redes sociales como Twitter o Facebook, en esta ocasión enfocadas en los temas tratados por Obama en su último discurso sobre el Estado de la Unión.

Por su parte, en una entrevista con el diario USA Today, el presidente de la Cámara de Representantes del Congreso, el republicano Paul Ryan, denunció que el tono empleado por Obama en su discurso sobre el Estado de la Unión "degrada la presidencia".