Obama pide a Grecia decisiones "duras" pero positivas a "largo plazo"

Mientras el presidente de EU insistía al final de la cumbre del G-7 en tomar en cuenta "los extraordinarios desafíos" a los que se enfrenta Atenas, la canciller alemana Merkel advertía que se ...
Obama, durante la conferencia de prensa en el castillo de Elmau, tras la cumbre del G-7
Obama, durante la conferencia de prensa en el castillo de Elmau, tras la cumbre del G-7 (AFP)

Castillo de Elmau

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, urgió hoy a Grecia a tomar decisiones "duras", y Alemania advirtió que se acaba el tiempo para llegar a un acuerdo entre Atenas y sus acreedores. "Los griegos van a tener que tomar decisiones políticas duras, que serán positivas para ellos a largo plazo", afirmó el presidente estadunidense al término de una cumbre del G7, celebrada en Baviera, en el sur de Alemania.

Obama insistió en conferencia de prensa en la necesidad de que la comunidad internacional tome en cuenta "los extraordinarios desafíos" a los que se enfrenta Grecia, país que se expone a un 'default' sobre su deuda e incluso a la salida de la zona euro.

Por su lado, la canciller alemana Angela Merkel advirtió que "no queda mucho tiempo" para llegar a un acuerdo entre Grecia y sus acreedores. "No nos queda mucho tiempo y, por tanto, debemos trabajar duro" dijo Merkel en la conferencia de prensa final de la cumbre.

"Ahora cada día cuenta para hacer lo que queda por hacer", añadió. "Todos los que están en torno a la mesa desean que Grecia permanezca en la zona euro", señaló la canciller refiriéndose al conjunto del G7.

Al mismo tiempo, Atenas ha de entender que "la solidaridad de los europeos y del Fondo Monetario Internacional (FMI) exige que Grecia adopte medidas y haga propuestas", según ella. Merkel dijo que tendría ocasión de hablar de ello directamente con el primer ministro griego Alexis Tsipras, el miércoles en Bruselas, al margen de una cumbre UE-América Latina.

Una delegación griega, con dos emisarios de Tsipras, estuvo hoy en Bruselas para proseguir las conversaciones. Los emisarios, uno de ellos el jefe de los negociadores Euclides Tsakalotos, se reunieron con el comisario europeo de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici. Según una fuente griega, hablaron de un calendario hasta finales de 2016.

"En la reunión se discutió la continuación del proceso de negociaciones y en particular la manera de acercar posiciones sobre la brecha financiera hasta finales de 2016", informaron fuentes del Ejecutivo heleno.

Los encargados de continuar la negociación con las instituciones acreedoras -la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional- en la capital belga son el ministro de Estado, Nikos Pappás, y el coordinador del equipo negociador griego, Euklidis Tsakalotos.

Su misión es, según informó hoy el portavoz del Gobierno griego, Gavriil Sakelaridis, explorar todos los puntos en común entre las dos propuestas que están sobre la mesa, la de Atenas y la de los socios. "La delegación griega en Bruselas tiene el mandato de hacer todo lo necesario para que sea posible un acuerdo", destacó Sakelaridis en una rueda de prensa.

Las fuentes gubernamentales indicaron además que el primer ministro griego, Alexis Tsipras, mantuvo hoy una conversación telefónica con el canciller de Austria, el socialdemócrata Werner Faymann, quien le trasladó "la necesidad de un acuerdo de financiación a largo plazo para Grecia".

Tsipras, por su parte, agradeció a Faymann sus palabras y le extendió una invitación para visitar Atenas el próximo día 16. El primer ministro griego se reunirá el miércoles con la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, François Hollande, al margen de la cumbre europea de Bruselas.

"Espero que prevalezca el esfuerzo de todos para conseguir un acuerdo aceptable tanto para el Gobierno griego, como para las instituciones. Ya hemos gastado mucho tiempo en negociaciones y cada parte conoce el punto de vista de la otra y sus líneas rojas", dijo hoy el portavoz del Ejecutivo.

Soluciones alternativas

Por su lado, el ministro griego de Finanzas Yanis Varufakis afirmó hoy en Berlín que su país y la Unión Europea (UE) deben hacer su trabajo para llegar a un acuerdo que permita la entrega a Atenas de una ayuda financiera que necesita urgentemente para no incurrir en un impago.

"Ya es hora de que dejemos de acusarnos mutuamente, ya es hora de que hagamos nuestro trabajo (...) para conseguir un acuerdo" dijo el ministro, aludiendo a tensas declaraciones, este fin de semana, de las dos partes, y advirtiendo sobre un posible "fracaso" histórico de los dirigentes europeos, incluido Tsipras si no se alcanza este acuerdo.

"Lo que necesitamos, es concretar un acuerdo rápidamente", lanzó durante un debate organizado por una fundación cercana a la Confederación alemana de sindicatos (DGB). "Debemos evitar un accidente, que no sería un accidente", advirtió, sin precisar si hacía referencia a un cese de pagos por parte de su país.

"La historia verá un fracaso de la clase política: el mío, (de su colega alemán) Schäuble, (de la canciller) Merkel, (del primer ministro griego) Alexis Tsipras, (del presidente de la Comisión Europea) Juncker", insistió ante un centenar de personas.

El gobierno de izquierda radical de Grecia y sus acreedores -el FMI, la UE y el Banco Central Europeo (BCE)- llevan negociando desde hace cinco meses para desbloquear los 7,200 millones de euros correspondientes al último tramo de los rescates que Atenas recibió desde 2010.

Grecia, casi sin liquidez, tiene que hacer frente en el ámbito interno al pago de pensiones y salarios de funcionarios y, en el exterior, al pago al FMI de 1,600 millones de dólares antes de fin de junio.

Los acreedores piden que Grecia lleve a cabo reformas, algunas de las cuales --un alza del IVA de la electricidad o recortes de las pensiones de los más desfavorecidos, entre otras- son consideradas inaceptables para el primer ministro griego, por contrariar sus promesas electorales.

Tsipras había rechazado al viernes algunas de las exigencias de sus acreedores, calificándolas de "absurdas". El presidente francés, François Hollande, dio a entender hoy que los acreedores podrían ser más flexibles, al defender que "las propuestas que no pueden aceptarse del lado griego sean reemplazadas por soluciones alternativas", a ser posible antes del miércoles.

Varufakis pide "un discurso de esperanza"

En Berlín, Varufakis pidió hoy a la canciller alemana, Angela Merkel, que pronuncie "un discurso de esperanza" para Grecia similar al que emitió el secretario de Estado de EU James E.Byrnes en Stuttgart en 1946 para abrirles perspectivas a los alemanes tras la guerra.

Varufakis, en una conferencia pronunciada en Berlín en un acto organizado por el Instituto de Macroeconomía (IMK), cercano a los sindicatos, comparó la situación actual en Grecia con la de Alemania en 1946, tras la Segunda Guerra Mundial.

"Estamos dispuestos a trabajar para mejorar la Unión Monetaria, estamos dispuestos a cumplir las reglas que definamos entre todos, pero en estos momentos a Grecia le falta un ingrediente perdido: la esperanza", dijo Varufakis en su intervención.

"Se necesitaría que alguien pronunciara ante los griegos un discurso de la esperanza como el discurso de Byrnes en Stuttgart; ese alguien puede ser la canciller alemana, que escoja la ciudad alemana que quiera", dijo Varufakis en el acto celebrado en la catedral francesa de Berlín.

Antes de ese acto, Varufakis se había entrevistado con su homólogo alemán, Wolfgang Schäuble, y aunque después del encuentro no hubo comparecencia conjunta ante la prensa, el ministro griego sí hizo declaraciones en las que reiteró la necesidad de un acuerdo consensuado para superar la crisis de la deuda.

"Se necesita una solución desarrollada conjuntamente y acordada entre todos", dijo Varufakis. "Estamos en momentos muy difíciles para la Unión Europea y, en especial, para la eurozona, la obligación de los políticos elegidos es asumir su responsabilidad a un nivel alto para lograr un acuerdo", agregó.

Varufakis subrayó que alcanzar un acuerdo es clave para la integridad de la eurozona y para la Unión Europea. El ministro griego dijo que su entrevista con Schäuble había transcurrido en una atmósfera amable y que había sido útil para darle impulso al proceso de búsqueda de una solución a la crisis griega. "Tenemos una visión común del problema", aseguró el ministro griego.

Después, durante el acto en la catedral francesa, Varufakis insistió en la necesidad de un acuerdo rápido y en la voluntad del Gobierno griego para alcanzarlo, pero agregó que hay una serie de impedimentos debido a condiciones impuestas por las instituciones acreedoras que Atenas rechaza.

En una entrevista que publicará mañana el diario Der Tagesspiegel Varufakis resulta más claro en su crítica a las instituciones que antes formaban la troika -la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional- y las acusa de no querer llegar a un acuerdo y estar exigiendo lo mismo que al comienzo de las negociaciones.

"Cuando se hace una propuesta así es porque no se quiere llegar a un acuerdo", dice. Varufakis propone como solución a corto plazo traspasar los títulos que están a punto de vencer, por valor de 27 mil millones de euros, al MEDE y ligar su pago posterior al crecimiento económico.