Obama dice que EU será "implacable" en la lucha contra el terrorismo

El presidente de EU brindó desde Malasia su apoyo a Mali tras el asalto al hotel de Bamako, que, al igual que los atentados en París "demuestra que el azote del terrorismo nos afecta a todos".
Obama, durante su intervención ante la cumbre de Negocios e Inversión de la ASEAN en Kuala Lumpur
Obama, durante su intervención ante la cumbre de Negocios e Inversión de la ASEAN en Kuala Lumpur (AFP)

Kuala Lumpur

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dijo hoy que será "implacable" en la lucha contra el terrorismo y brindó su apoyo a Mali tras el asalto ayer en un hotel de Bamako en el que murieron 27 rehenes y trece asaltantes.

Obama dijo que, al igual que los atentados en París, el ataque en la ciudad africana "demuestra que el azote del terrorismo nos afecta a todos", pero que a la vez refuerza la determinación de combatirlo junto a la "odiosa" ideología que lo alienta.

"Estamos al lado del pueblo de Mali en su lucha para liberar el país de terroristas y fortalecer la democracia", dijo el mandatario en Kuala Lumpur, durante un foro económico paralelo a la cumbre regional del Sudeste Asiático.

"Junto a nuestro aliados, EU será implacable en contra de aquellos que ataquen a nuestros ciudadanos. Seguiremos erradicando redes terroristas. No permitiremos que estos asesinos tengan ningún santuario", añadió.

El mandatario elogió la respuesta de las fuerzas de seguridad malienses y de las tropas francesas, estadunidenses y de la ONU que contribuyeron a evitar un mayor derramamiento de sangre en el asalto en el hotel, donde inicialmente fueron tomados como rehenes 170 personas.

También indicó que aun trabajan para esclarecer si hay más estadunidenses afectados por el asalto en el hotel, en el que murió al menos un ciudadano de este país. Dos grupos yihadistas, Al Murabitun (dirigido por el histórico Mojtar Belmojtar) y Al Qaeda en el Magreb Islámico, reivindicaron la acción que llevaron a cabo de forma conjunta en una llamada a la agencia mauritana Al Ajbar.

Disputas territoriales

La Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) inició hoy una cumbre de líderes, entre ellos Barack Obama, para declarar a sus diez economías como mercado único pero que estará condicionada por las disputas territoriales y el terrorismo.

ASEAN está formada por Birmania (Myanmar), Brunei, Camboya, Filipinas, Indonesia, Laos, Malasia, Singapur, Tailandia y Vietnam, que cuentan con 622 millones de habitantes y un PIB conjunto de 2.5 billones de dólares.

El bloque regional ultima la declaración el domingo de la Comunidad ASEAN, que persigue la creación de un mercado y una base de producción única, con libre circulación de capital, servicios, bienes, inversión y personal cualificado.

El primer ministro de Malasia y anfitrión del encuentro, Najib Razak, atribuyó a ASEAN la paz, estabilidad y prosperidad de la región, pero llamó a hacer más para reducir las desigualdades en desarrollo o en la respuesta a desastres naturales y crisis humanitarias.

"No estaríamos donde estamos hoy sin ASEAN. ASEAN ha dado un servicio más allá de su propósito y ha sido un gran éxito", dijo Najib en el discurso inaugural de la reunión que tiene lugar en Kuala Lumpur.

"Pero debemos hacer más, se lo debemos a nuestra gente", añadió el primer ministro malasio que emplazó a sus socios a fortalecer más sus lazos con la hoja de ruta a seguir hasta 2025 que el grupo también aprobará mañana.

Najib aseguró que estas nuevas medidas liberalizadoras permitirán un crecimiento de alrededor del 7 por ciento del PIB conjunto de ASEAN, que a principios de año culminará la eliminación de todas las tasas en el intercambio comercial entre sus socios.

La cumbre se celebra en medio de medidas de seguridad reforzadas tras los últimos atentados en París, Beirut y Egipto, e informaciones obtenidas por la policía que apuntaban a un posible ataque "inminente" en Malasia.

Najib se solidarizó con las víctimas y declaró la determinación de Malasia para hacer frente a la violencia extremista ante la cual pidió "soluciones nuevas" más allá de la respuesta militar y combatir la ideología que la alienta.

La cita de Kuala Lumpur llega, además, sin que la organización haya consensuado su posición respecto a la disputa territorial en el Mar de China Meridional que varios de sus socios mantienen con China y que ha elevado la tensión en la región.

Pekín reclama prácticamente en su totalidad este espacio marítimo salpicado por decenas de islas ricas en petróleo, gas y recursos marinos, y ha construido infraestructuras de uso militar en algunas de ellas reivindicadas por Vietnam y Filipinas.

El presidente filipino, Benigno Aquino, dijo antes de viajar que planteará la disputa en el encuentro, después de que China lograra sacarla de la agenda oficial de la APEC.

China también ha maniobrado para impedir que se debata esta cuestión en Kuala Lumpur, donde el primer ministro, Li Keqiang, participará en la reunión bilateral ASEAN-China y en el foro de Asia Oriental, junto con Japón, Corea y Estados Unidos, entre otros.

Obama instó a China a cesar la construcción de islas artificiales en las zonas en disputa antes de viajar a Kuala Lumpur y reiteró su apoyo a Filipinas, país al que prometió la entrega de dos nuevos navíos de guerra.

Najib instó a ASEAN a actuar conjuntamente para garantizar la paz, la seguridad y la estabilidad en la región, y reclamó abordar las disputas de forma pacífica y de acuerdo con las leyes internacionales. "Llamamos a todas las partes a ejercer autocontrol y a evitar acciones que pudieran complicar o provocar una escalada de la tensión", dijo.

La cumbre incluye varios encuentros paralelos en los que además de los diez miembros de ASEAN, participarán China, Corea del Sur, Japón, Estados Unidos, India, Australia, Nueva Zelanda y la ONU.