Obama regresa a EU tras hacer historia en Cuba y apostar a Argentina como nuevo aliado

El presidente estadunidense usó simbolismos culturales argentinos y cubanos para mostrar una cara más "amable" de Washington en dos países latinoamericanos con los que ha mantenido difíciles ...
El presidente de EU, Barack Obama, y la primera dama, Michelle Obama, caminan hacia su vehículo en la Base Aérea de Andrews, en Maryland
El presidente de EU, Barack Obama, y la primera dama, Michelle Obama, caminan hacia su vehículo en la Base Aérea de Andrews, en Maryland (AFP)

Buenos Aires

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, regresó este viernes a Washington, tras un viaje que profundizó el deshielo con Cuba y apostó a Argentina como su nuevo aliado en la región. El Air Force One aterizó en la Base Aérea Andrews, en Maryland, tras un viaje directo desde el aeropuerto internacional de Ezeiza en Buenos Aires.

Con unos pasos de tango o disfrutando el béisbol, Obama se sirvió de simbolismos culturales argentinos y cubanos para mostrar una cara más "amable" de Washington a dos de los países latinoamericanos con que ha mantenido relaciones políticas particularmente complejas.

Obama caminó junto a su esposa Michelle, sus hijas y su suegra por la pista del aeropuerto de Ezeiza en Buenos Aires, donde cambió del avión que los llevó al paraje turístico de Bariloche a la aeronave que lo trasladaría a Washington.

En este lugar de lagos y precodillerano, a más de 1,600 km al sudoeste de la capital, Obama pasó unas horas de ocio y cenó con su par Mauricio Macri y su esposa Juliana Awada, según informó con fotos el propio mandatario argentino en su cuenta Twitter.

La visita de dos días en Argentina coincidió el jueves con el 40 aniversario del golpe militar que alentó Washington entre 1976 y 1983. Obama dijo un histórico "nunca más" a las dictaduras en un homenaje a las víctimas del sangriento régimen, que tuvo réplicas en Chile, Uruguay, Bolivia y Brasil.

"Estados Unidos tiene que analizar ese pasado", lanzó Obama con tono ceremonioso en el Parque de la Memoria de Buenos Aires, con muros que exhiben los nombres de unos 9.000 muertos y desaparecidos.

Admitió una "autocrítica" que analiza Washington por la instigación y preparación de las dictaduras latinoamericanas de los años 70, pero no expresó el arrepentimiento que los organismos humanitarios esperaban.

"La autocrítica fue totalmente 'light'", opinó la dirigente de Madres Línea Fundadora Taty Almeida. "Lo malo es que Macri haya insistido junto a Obama en que hay que mirar al futuro. No hay caso, no aceptan el genocidio y al terrorismo de Estado apoyado por EU", dijo Almeida.

En Buenos Aires una multitud marchó en repudio por la dictadura, en memoria de los desaparecidos y también en rechazo a las políticas económicas pro mercado que ha ido implementando el presidente Macri desde su asunción el 10 de diciembre pasado, y que fueron elogiadas por Obama.

Apuesta regional

Obama resaltó la nueva era en las relaciones con Argentina, en una cena de Estado en el Centro Cultural Kirchner, en un majestuoso edificio histórico inaugurado el año pasado por la ex mandataria Cristina Kirchner (2007-2015). Allí fue que se animó a dar unos pasos de tango.

"Este es un nuevo comienzo en nuestra relación", brindó Obama con Macri. El presidente de Estados Unidos apoyó el empeño de Macri para que Argentina retome papeles clave en la región y el mundo, tras una década de roces con los gobiernos de centroizquierda de los Kirchner.

"Tomamos nota de los cambios, el mundo se ha dado cuenta también", dijo sobre los primeros cien días del nuevo gobierno argentino. Agregó que "con el presidente Macri, Argentina está retomando su papel tradicional de liderazgo en la región y el mundo", dijo en conferencia de prensa junto a Macri en la Casa Rosada, sede de gobierno.

Macri es un liberal y promercado, antítesis de los gobiernos de Cristina y Néstor Kirchner (entre 2003 y 2015) que alentaron el papel del Estado con regulación de la iniciativa privada.

Un gesto

Macri agradeció a Obama haber ordenado desclasificar "aún más" archivos militares y de inteligencia en EU sobre la última dictadura (1976-1983). Tras rendir el histórico homenaje a las víctimas del régimen, lanzó junto a Macri flores blancas al agua.

Obama hizo alusión a la lucha que han dado organismos como Madres y Abuelas de Plaza de Mayo para develar la verdad del terrorismo de Estado aplicado en esa época a la que atribuyen unos 30 mil desaparecidos, entre ellos el robo de 500 bebés, de los cuales han sido hallados 119 hasta ahora.

"Sé que existen polémicas sobre las políticas de Estados Unidos en esos días oscuros. Las democracias deben tener el valor de reconocer cuando no se está a la altura de los ideales que defendemos, cuando hemos tardado en defender los derechos humanos; ese fue el caso de Argentina", enfatizó.

La última visita bilateral de un mandatario estadunidense a Argentina la hizo Bill Clinton en 1997, época en que los militares contaban con la protección de dos leyes de amnistía y el tema de la dictadura figuraba fuera de agenda.

Obama cerró un viaje a América Latina, cuyo hito histórico fue la parada de tres días en Cuba, con la que estuvo enemistado por más de medio siglo tras la revolución comunista de 1959 y donde abogó por dejar atrás "todo vestigio de la Guerra Fría".