Obama come con trabajadores en local de hamburguesas

El presidente y vicepresidente estadunidenses almorzaron con 4 trabajadores para promover los proyectos laborales financiados por el gobierno. 
Obama y Biden comieron en el restaurante de hamburguesas Shake Shack, ubicado a unas manzanas de la residencia presidencial, con cuatro trabajadores de un proyecto de reconstrucción.
Obama y Biden comieron en el restaurante de hamburguesas Shake Shack, ubicado a unas manzanas de la residencia presidencial, con cuatro trabajadores de un proyecto de reconstrucción. (AP)

Washington

El presidente Barack Obama y el vicepresidente Joe Biden almorzaron en un restaurante de comida rápida, cercano a la Casa Blanca, para promover los proyectos laborales financiados por el gobierno, mismos que, sentenciaron, podrían estar en peligro si el Congreso estadunindense no actúa antes del final del verano.

Obama y Biden comieron en el restaurante de hamburguesas Shake Shack, ubicado a unas manzanas de la residencia presidencial, con cuatro trabajadores de un proyecto de reconstrucción, de 9.1 millones de dólares, que se realiza a aproximadamente cinco kilómetros del lugar del almuerzo.

La Casa Blanca dijo que el proyecto incluye un financiamiento gubernamental de 6.9 millones de dólares.

"Es obvio para el Congreso hacer lo que se supone debe hacer, aprobar los fondos para el transporte", dijo Obama, con voz ronca debido a que se está recuperando de un resfrío.

Obama propuso una iniciativa de gasto de infraestructura de 302 mil 000 millones de dólares en cuatro años, pagándose la mitad con los impuestos actuales a combustibles y tarifas a usuarios, y la otra mitad para pagarse eliminando vacíos fiscales aprovechados por corporaciones.

Un crucial comité del Senado aprobó el jueves gastar 265.000 millones de dólares en proyectos carreteros en los próximos seis años. No obstante, aún se requiere trabajo legislativo antes de que se convierta en ley.

El gobierno dice que el actual fondo para proyectos se agotará al final de agosto.

Obama aprovechó además el almuerzo para promover otra política prioritaria: aumentar el salario mínimo. Señaló que los trabajadores de Shake Shack ganan más de 10 dólares por hora. El actual salario mínimo por hora es de 7.25 dólares. Obama quiere que el Congreso lo aumente a 10.10 dólares.