Obama inició un viaje a África con simbolismo y retos pendientes

El presidente de EU llega mañana a Kenia, país de origen de su padre, para visitar después Etiopía, en el cuarto viaje al continente negro desde que llegó al poder en 2009, un récord en los ...

Washington

El presidente estadunidense Barack Obama partió hoy hacia Kenia en un viaje que también lo llevará a la capital de Etiopía y a una visita a la sede de la Unión Africana.

Este es un histórico viaje para Obama a la tierra de sus ancestros en Kenia, donde nació su padre, y constituye la primera visita que realiza un mandatario estadunidense a Etiopía y a la sede de la Unión Africana.

Está previsto que el primer presidente afroamericano de Estados Unidos trate temas de seguridad regional, así como asuntos relacionados con el comercio, la democracia, la pobreza y los derechos humanos en la región. En este viaje le acompañan la asesora en Seguridad Nacional, Susan Rice, el asistente en política exterior, Ben Rhodes, y el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest.

Obama ha visitado África cuatro veces desde que está en la Casa Blanca pero todavía no ha viajado a Kenia como presidente, y estuvo obligado a retrasar un viaje a causa de acusaciones contra el presidente Uhuru Kenyatta por "crímenes de guerra" por parte de la Corte Penal Internacional (CPI).

Estas acusaciones se suspendieron el pasado mes de diciembre debido, en parte, a la obstrucción del gobierno de Kenia, según el fiscal de la CPI, abriendo así la posibilidad de una visita presidencial.

El viaje tiene lugar también bajo la lupa de grupos defensores de derechos humanos, y más de 50 organizaciones de derechos humanos globales y africanas han pedido al presidente estadunidense que se reúna públicamente con activistas por la democracia durante su visita. Estos organismos expresan su preocupación sobre el estado "grave y en proceso de deterioro" de la situación de los derechos humanos en Kenia y Etiopía.

El viaje de Obama a Kenia está cargado de simbolismo, y con el espera dar un impulso decisivo a su relación con África, el continente de sus raíces, en el que todavía no ha podido concretar un legado tan rotundo como el de sus predecesores.

Obama aterrizará este viernes en Kenia, el país de origen de su padre, dentro del cuarto viaje a África desde que llegó al poder en 2009, con el que se convertirá en el presidente estadunidense que más veces ha visitado ese continente durante su mandato.

"También me convertiré en el primer presidente estadunidense en activo que viaja a Kenia y a Etiopía, y el primero en visitar la sede de la Unión Africana (UA)", escribió hoy Obama en una columna de opinión en el diario digital The Root.

El primer mandatario negro de EU ha mostrado un interés renovado por África en su segundo mandato, después de recibir críticas al comienzo de su presidencia por su escasa atención a un continente que fue clave para forjar su identidad.

La cuarta visita de Obama a la región es la que tiene mayor carga simbólica, dado que visitará por primera vez como presidente el país natal de su padre, un keniano al que solo vio una vez en su vida, cuando tenía diez años, pero que le influyó tanto que en 1987 viajó por primera vez a Kenia para conocer sus raíces.

"Veintisiete años después de visitar por primera vez Kenia, es impresionante pensar en lo lejos que ha llegado todo el continente. Ese avance es un testamento a héroes como Nelson Mandela y líderes mundiales como los ex presidentes Bill Clinton y George W. Bush, que hicieron históricas inversiones en África", indicó hoy Obama.

El mandatario se ha visto obligado a desarrollar su relación con África a la sombra del legado en ese continente de Clinton y sobre todo de Bush, cuyo programa de lucha contra el sida fue mucho más alabado que cualquiera de las políticas de Obama en la región.

Durante una gira africana en 2013, Obama anunció su programa más ambicioso para el continente hasta ahora, una inversión de hasta siete mil millones de dólares en un plan para duplicar el número de habitantes con energía eléctrica en el África subsahariana.

No obstante, la mayor parte de los fondos para esa iniciativa dependían del Banco de Exportación e Importación de EU (Eximbank), cuyo mandato caducó el mes pasado y que el Congreso estadunidense se ha negado hasta ahora a renovar.

Además, el programa llamado "Power Africa" todavía no ha dado grandes resultados tangibles, y la principal asesora en seguridad nacional de Obama, Susan Rice, reconoció el miércoles que su implementación "llevará tiempo".

"Creo que el legado del presidente Obama en África no solo igualará el de sus predecesores, sino que predigo con confianza que lo superaremos", aseguró Rice, que destacó también el programa "Feed the Future" para desarrollar el sector agrícola en el continente.

Durante su viaje a Kenia, Obama no visitará el pueblo de su padre, Kogelo, "por una serie de razones logísticas y de tiempo", pero varios de sus familiares, incluida la tercera esposa de su abuelo, "Mama Sarah", viajarán a Nairobi para reunirse con él, según Rice.

El sábado, Obama participará en Nairobi en la Cumbre Mundial de Emprendedores (GES), organizada de forma conjunta por EU y Kenia, y rendirá tributo a las víctimas y supervivientes de los atentados de 1998 contra las embajadas estadounidenses en la capital keniana y en Tanzania, donde murieron 229 personas.

También se reunirá con el presidente keniano, Uhuru Kenyatta, quien le ofrecerá una cena de Estado, según la Casa Blanca. El domingo, Obama dará un discurso dirigido al pueblo de Kenia y se reunirá con representantes de la sociedad civil antes de desplazarse esa misma noche a Etiopía, donde el lunes se reunirá con el presidente, Mulatu Teshome, y el primer ministro, Hailemariam Desalegne.

El martes, Obama concluirá su visita con un discurso ante la Unión Africana, con sede en Adis Abeba, y una reunión con la presidenta de la Comisión de la UA, Nkosazana Dlamini-Zuma.

Durante su visita, Obama no dudará en expresar sus preocupaciones sobre la democracia y los derechos humanos, especialmente en Etiopía, donde urgirá a "hacer avances en áreas como la libertad de prensa, la transparencia, el espacio para la sociedad civil o la oposición política", de acuerdo con Rice.