Obama y Abe visitan el monumento a Lincoln

El primer ministro de Japón inició su visita a Estados Unidos y el presidente estadunidense le llevó a uno de sus lugares favoritos, mientras ambos países acordaban incrementar su cooperación en ...
El presidente de EU, Barack Obama (i) y el primer ministro japonés, Shinzo Abe (d), conversan en el Lincoln Memorial, en Washington
El presidente de EU, Barack Obama (i) y el primer ministro japonés, Shinzo Abe (d), conversan en el Lincoln Memorial, en Washington (AFP)

Washington

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, llevó hoy al primer ministro japonés, Shinzo Abe, a uno de sus lugares favoritos en Washington, el monumento a Abraham Lincoln, para dar inicio a las actividades de la visita de Estado del líder nipón.

La breve visita de Obama y Abe al famoso monumento, situado a unos dos kilómetros de la Casa Blanca en el centro de la capital estadunidense, no estaba programada en la agenda oficial del mandatario norteamericano.

La Casa Blanca describió la visita como "una oportunidad, antes de los actos formales de mañana (martes), de pasar tiempo juntos, los dos solos, en un lugar históricamente significativo para Estados Unidos".

Los dos líderes subieron solos las escaleras del monumento, desde el que Martin Luther King pronunció su famoso discurso "I have a dream" ("Tengo un sueño") en 1963, y conversaron durante un rato frente a la estatua de mármol de Lincoln.

La elección del monumento se produjo porque este mes se conmemora tanto el 150 aniversario del final de la Guerra de Secesión estadunidense como del asesinato de Lincoln, según explicó la Casa Blanca.

Lincoln, el más admirado

Lincoln, que fue presidente de Estados Unidos entre 1861 y 1865, es el más admirado por Obama de entre los mandatarios de la historia estadunidense y el pasado 14 de abril se cumplieron 150 años de su asesinato en el Teatro Ford de la capital estadunidense.

Obama mantendrá el martes una reunión con Abe en el Despacho Oval y a continuación el primer ministro nipón asistirá ese día a un almuerzo en el Departamento de Estado, para después ser homenajeado con una cena de Estado el mismo día en la Casa Blanca. El miércoles, Abe será el primer líder japonés en ofrecer un discurso en una sesión conjunta de las dos cámaras del Congreso.

Mientras en Washington los mandatarios visitaban el monumento a Lincoln, en Nueva York los titulares de Exteriores y Defensa de EU y Japón se reunieron para definir nuevos parámetros para la cooperación bilateral en materia de defensa.

Se trata de la primera vez desde 1997 que Estados Unidos y Japón revisan su tratado militar bilateral y el objetivo es considerar las nuevas amenazas a las dos potencias y eliminar las restricciones en términos geográficos a la cooperación, que anteriormente se limitaba a los alrededores del país asiático.

A la reunión en Nueva York asistieron el secretario de Estado de EU, John Kerry, y el de Defensa de este país, Ashton Carter; además de los titulares de Exteriores y Defensa japoneses, Fumio Kishida y Gen Nakatani, respectivamente.

Estados Unidos y Japón acordaron incrementar su cooperación en defensa que transformará su alianza militar, dando a las fuerzas armadas de Tokio un papel global más ambicioso.

Bajo las nuevas "directivas" de la alianza, Japón podrá acudir en ayuda de fuerzas estadounidenses amenazadas por un tercer país o desplegar buques barreminas en una misión en Medio Oriente, dijeron funcionarios el lunes.

Alianza "a toda prueba"

Estas directivas de defensa fueron aprobadas por los ministros de Relaciones Exteriores y de Defensa de ambos países reunidos en Nueva York, antes de la visita a Washington el martes del primer ministro japonés, Shinzo Abe, informaron funcionarios japoneses y estadunidenses.

El secretario de Estado estadunidense, John Kerry, dijo que esta alianza es "a toda prueba" e incluye las islas Senkaku, controladas por Tokio y disputadas por Pekín, ubicadas en el mar de China oriental. Sin embargo, el secretario de Defensa, Ashton Carter, subrayó que la puesta al día de la alianza con Tokio "no apunta específicamente a China".

"Hay otros temas sobre los que Estados Unidos y Japón puede, deben y quieren cooperar", como la amenaza que implica Corea del Norte, subrayó. Asimismo, señaló que Washington y Tokio quieren profundizar en asuntos como seguridad informática o el espacio.

Abe realiza esta semana una visita histórica a Estados Unidos en la que prevé afianzar la alianza estratégica entre los dos países frente a la superpotencia china en Asia-Pacífico.

Símbolo de la importancia concedida a esta visita, Abe se convertirá el miércoles en el primer dirigente japonés en tomar la palabra ante el Congreso, un privilegio reservado a los mejores amigos de Washington.

En la agenda de la visita figura también el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP, por su sigla en inglés), un proyecto de zona de libre comercio regional, del que China ha quedado excluida.

Estados Unidos y Japón están a punto de alcanzar un acuerdo sobre este tema, ha afirmado recientemente el subsecretario de Estado estadunidense para Asia, Danny Russel.