La OTAN advierte a Rusia contra cualquier intervención en Ucrania

El ejército ucraniano bombardeó hoy por primera vez el centro de Donetsk, la principal ciudad en manos de los separatistas prorrusos, dejando al menos cuatro muertos entre los civiles.
Un niño y un perro miran desde una ventana de un camión detenido en un puesto de control en una carretera entre Kramatorsk y Slavyansk
Un niño y un perro miran desde una ventana de un camión detenido en un puesto de control en una carretera entre Kramatorsk y Slavyansk (AFP)

Donetsk

La OTAN exhortó hoy a Rusia a no intervenir, con el pretexto de mantener la paz, en el este de Ucrania, en donde los combates alcanzaron por primera vez el centro de Donetsk, el principal feudo separatista.

La intensificación de los combates se produce en pleno recrudecimiento de la tensión entre los países occidentales y Rusia, que prohibió durante un año la importación de productos agroalimentarios europeos y estadunidenses, en respuesta a sanciones decretadas contra Moscú.

De visita en Kiev, el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, expresó su apoyo a las autoridades ucranianas y lanzó una advertencia a Rusia, cuya cooperación con los separatistas ha aumentado, según el, en "intensidad y sofisticación". "Hago un llamamiento a Rusia a que se retire del borde del abismo, a que se retire de la frontera (con Ucrania). No utilicen el mantenimiento de la paz como pretexto para la guerra", dijo Rasmussen en una conferencia de prensa.

La Alianza Atlántica alertó estos últimos días de la creciente presencia militar de Rusia en la frontera con Ucrania, que pasó de doce mil hombres a mediados de julio a veinte mil hombres actualmente, según la OTAN. La Alianza teme que Moscú, que pide medidas urgentes para ayudar a la población civil en el este, intervenga bajo pretextos humanitarios.

Varias ciudades en manos de los separatistas y asediadas por las fuerzas ucranianas, como Lugansk o Gorlivka, viven una situación humanitaria cada vez más difícil con dificultades para abastecerse y con cortes de agua y electricidad. Según Naciones Unidas, los combates en Ucrania han dejado ya más de 1,100 muertos en cuatro meses y unos 300 mil refugiados.

"La libertad y el futuro de Ucrania están siendo atacados", advirtió Rasmussen, añadiendo que la OTAN está dispuesta a reforzar su apoyo a Ucrania (país no miembro de la Alianza), en términos de planificación y de reforma de su ejército. Las autoridades ucranianas habían pedido en los últimos días a sus aliados occidentales aumentar su apoyo militar. Kiev teme una intervención rusa en momentos en que las tropas ucranianas se preparan a retomar los principales bastiones separatistas.

El ejército ucraniano bombardeó hoy por primera vez el centro de Donetsk, la principal ciudad en manos de los separatistas. Se registraron al menos cuatro muertos entre los civiles, según las autoridades, que pidieron a la población permanecer en sus casas.

Las autoridades regionales confirmaron que un obús cayó sobre un hospital, dejando un muerto y dos heridos. Por su parte, la alcaldía informó de disparos de artillería alrededor de los locales de los servicios de seguridad ucranianos y aseguró que los obuses mataron a tres civiles durante la noche en un barrio del sur.

En este contexto, el "primer ministro" de los separatistas de Donetsk, Alexandre Borodai, ciudadano ruso, anunció su renuncia. La ofensiva del ejército ucraniano, lanzada hace cuatro meses, sigue intensificándose. Las fuerzas ucranianas anunciaron hoy la muerte de siete soldados en 24 horas en el este del país, así como 19 heridos.

Un avión de caza fue derribado hoy en la zona prorrusa del este de Ucrania cuando volaba a baja altitud. La aeronave se estrelló en un campo en las afueras de la localidad de Zhdanivka --cerca de donde cayó el avión de Malaysia Airlines derribado el 17 de julio-- luego de una aparente explosión, pero su piloto pudo eyectarse.

Por otra parte, el gobierno ucraniano decidió hoy poner fin a la tregua decretada en torno al lugar donde cayó el avión de Malaysia Airlines, mientras no se reanuden las investigaciones de los expertos internacionales. Estos expertos suspendieron hasta nueva orden la búsqueda de los restos mortales de las víctimas de este avión, derribado por un misil el 17 de julio con 298 personas a bordo, por motivos de seguridad.

Este drama empujó a los países europeos a adoptaran sanciones económicas contra Rusia, a la que acusan de armar a los rebeldes prorrusos. En respuesta a estas sanciones, el presidente ruso, Vladimir Putin, prohibió durante un año las importaciones de algunos productos agroalimentarios procedentes de los países que sancionaron a Rusia (Estados Unidos, Australia, Canadá y Noruega, así como la UE).

Se trata de una decisión "claramente política", estimó Bruselas, que se "reserva el derecho a tomar medidas" contra Moscú. El primer ministro ruso, Dimitri Medvedev, amenazó asimismo con cerrar el espacio aéreo de Rusia a los aviones que aseguran vuelos entre Europa y Asia por Siberia, la ruta más corta.

Por su parte, la UE anunció hoy que se reserva "el derecho a adoptar medidas" contra Moscú tras la decisión, "claramente política", de prohibir durante un año la importación de alimentos.