ONU exige el acceso humanitario a campo palestino de Damasco

Una delegación palestina viajó a los suburbios de la capital siria para negociar la ayuda al campamento, según informó un responsable palestino en Ramala.

Damasco, Beirut

El Consejo de Seguridad de la ONU exigió el acceso humanitario al campo palestino de Yarmuk en Damasco, del cual los refugiados huyen despavoridos tras la llegada de los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI).

Una delegación palestina viajó a los suburbios de la capital siria para negociar la ayuda al campamento, según informó un responsable palestino en Ramala.

El Consejo, integrado por 15 países, exhortó a "la protección de los civiles en el campamento para asegurar el acceso humanitario al área, proveer asistencia y salvar vidas", dijo la embajadora Dina Kawar, de Jordania, país que preside el cuerpo este mes.

El EI difundió en internet varias fotografías de sus combatientes aparentemente en el interior del campo de refugiados.

Los yihadistas, algunos de los cuales aparecen con pasamontañas y con armas, posan con banderas de la organización radical en algunos puntos del lugar, como la calle Al Yarmuk, la Mezquita de Al Wasim y un complejo de seguridad que, según el EI, están bajo el control de sus milicianos.

Escasez total

El Consejo de Seguridad fue informado de la situación en Yarmuk por el Comisionado General de la UNRWA (agencia de la ONU para los refugiados palestinos), Pierre Krähenbühl.

En videoconferencia desde Jordania, el responsable de la agencia habló de una "situación humanitaria totalmente catastrófica".

Los yihadistas lanzaron la semana pasada una ofensiva con la ayuda del Frente Al Nosra, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

Yarmuk, el campamento de refugiados palestinos más grande de Siria, llegó a albergar antes de la guerra a 160 mil personas, de las que hoy quedan unas 18 mil.

Los habitantes sufren de escasez de comida, agua y medicamentos debido a un asedio casi total impuesto desde hace más de un año por el régimen.

Un acuerdo permitió el año pasado una ligera flexibilización del asedio, pero el acceso humanitario siguió siendo limitado.

Más de tres mil niños se encuentran atrapados en el campamento y corren peligro ante la incursión yihadistas, señaló la Unicef.

"Se estima que hay unos tres mil 500 niños entre las personas que están atrapadas", dijo a el vocero del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), Christophe Boulierac.