ONU reitera pedido de "libre acceso humanitario" a Yarmuk

Naciones Unidas busca ayudar a los refugiados palestinos en el campo cercano a Damasco, atrapados entre el ejército sirio y grupos armados, mientras el presidente Asad calificó la coalición ...
El presidente sirio Bashar al Asad, durante una entrevista con el canal francés "France 2",  el domingo en Damasco
El presidente sirio Bashar al Asad, durante una entrevista con el canal francés "France 2", el domingo en Damasco (EFE)

Nueva York, Damasco

El Consejo de Seguridad reiteró hoy su pedido de un "libre acceso humanitario" a los refugiados palestinos del campo de Yarmuk, cerca de Damasco, atrapados entre el Ejército sirio y grupos armados palestinos y yihadistas.

En una declaración aprobada después de consultas a puertas cerradas, los quince países que integran el cuerpo exigieron "que todas las partes cesen sus ataques contra los civiles, en particular los bombardeos aéreos" y que los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI) y del Frente al-Nosra "se retiren inmediatamente" del campo.

Destacaron "la necesidad de apoyar los esfuerzos para ayudar a los civiles de Yarmuk, respondiendo en particular a la demanda de 30 millones de dólares" lanzada por la UNRWA, la agencia de la ONU que se ocupa de la ayuda a los refugiados palestinos.

El director de la UNRWA, Pierre Krähenbühl, quien se dirigió al Consejo por videoconferencia, estimó que "la situación humanitaria en Yarmuk sigue siendo muy difícil". Krähenbühl indicó a los periodistas que el pedido de 30 millones de dólares seguía sin satisfacerse e informó de una única contribución de parte de la Liga Arabe.

El acceso directo de la UNRWA al campo "es muy limitado", admitió, pero la agencia se esfuerza en entregar suministros a los habitantes del campo que lograron huir e instalarse en los barrios vecinos, y agregó que se habían hecho "algunos progresos" en ese sentido.

Cerca de 18 mil civiles palestinos y sirios, que hacía meses que estaban sitiados por el régimen, han quedado ahora atrapados en Yarmuk, suburbio del sur de Damasco, en medio de los combates entre grupos palestinos y yihadistas cuyas posiciones son atacadas por la aviación del régimen.

Declaraciones de Asad

El presidente sirio, Bashar al Asad, tachó hoy de "poco seria" a la coalición internacional contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI), y criticó que esta, en su opinión, respalde a los mismos terroristas a los que ataca.

"No se puede formar una coalición contra el terrorismo y apoyar a la vez a los terroristas. (...) Envía armas a esos terroristas bajo el pretexto de respaldar a la oposición moderada. (...) Si la coalición no es seria, no nos ayuda", dijo Asad en una entrevista con la televisión pública francesa emitida hoy.

El número de incursiones aéreas de los 60 países que la integran, según subrayó, es "diez veces inferior" a las que realiza Siria en solitario, y no se ha evitado la expansión del EI en Siria, Irak, Libia y la región.

"No son serios, y esa es la razón por la que no ayudan a nadie", agregó el presidente sirio, que acusó a los países occidentales de haber contribuido al caos en Siria por haber armado y equipado a los yihadistas.

Al Asad, tal y como se había adelantado hoy en un extracto de esta entrevista grabada ayer, sostuvo que su régimen solo utiliza armas convencionales, y rechazó que haya recurrido a barriles de explosivos o a bombas de cloro sobre ciudades ocupadas por opositores.

"Ningún Ejército del mundo, incluido el nuestro, aceptaría usar armas que no pueden apuntar con precisión, porque no tendrían ningún interés, serían inútiles desde un punto de vista militar", señaló en la entrevista concedida al canal "France 2".

Al Asad se mostró dispuesto a que una delegación internacional acuda al país para investigar el uso de armamento químico, y reiteró su disposición al diálogo con Occidente, siempre y cuando se le garantice que no se apoya "a los terroristas".

"Estamos interesados en hablar con quien sea, pero ¿cómo establecer un diálogo con un régimen que sostiene el terrorismo en nuestro país?", aseguró en referencia a Francia, país que dijo que tiene una visión equivocada sobre Siria, donde afirmó que no existe una oposición "moderada".

Ninguna nación, añadió, puede intervenir en otra sin haber sido invitada: "Francia y otros países no tienen derecho a apoyar a quien sea en nuestro país. Es una violación del derecho internacional, de nuestra soberanía y de los valores de los que se enorgullecen".

"¿Es democrático enviar armas a los terroristas y apoyarlos?", se preguntó Al Asad, que avanzó que dejaría el poder "sin dudarlo" en caso de que su partida supusiera la paz en Siria, pero estimó que goza del apoyo de la población.