ONU pospone indefinidamente reunión de diálogo sobre Libia

La reunión sobre la situación caótica en el país norteafricano fue prevista para el lunes, mientras el gobierno de Trípoli pide armas a la comunidad internacional para combatir a los rebeldes.
Miembros de la milicia islamista Fajr Libya, durante los combates con fuerzas del gobierno, a 170 kilómetros al oeste de Trípoli
Miembros de la milicia islamista Fajr Libya, durante los combates con fuerzas del gobierno, a 170 kilómetros al oeste de Trípoli (AFP)

Nueva York, El Cairo

La ONU ha aplazado indefinidamente una reunión de diálogo entre las partes en el conflicto en Libia, prevista inicialmente para el lunes, sin que se fijara una nueva fecha, dijo su portavoz Stephane Dujarric. "Esta reunión de diálogo estaba prevista, pero no se ha realizado", dijo a la prensa.

Agregó que el jefe de la misión de apoyo de la ONU para Libia (UNSMIL), Bernardino León, "continúa sus consultas" para llegar a un acuerdo sobre la fecha y lugar de la reunión. Una de las razones para la postergación fue la dificultad de encontrar "un lugar que cumpla con todos los requisitos de seguridad", dijo el portavoz.

Una primera reunión de diálogo se llevó a cabo en septiembre, sin resultados. Libia está sumida en el caos desde la caída de Muamar Gadafi, después de ocho meses de conflicto en 2011, y las autoridades no controlan las decenas de milicias formadas por ex insurgentes que imponen su fuerza en ausencia de un ejército y una policía regulares y bien entrenadas.

El país está regido por dos gobiernos y dos Parlamentos que compiten por el poder a distancia. Un nuevo Parlamento elegido en junio, que se encuentra a mil kilómetros al este de Trípoli, fue invalidado por el Tribunal Supremo de Libia, el 6 de noviembre, decisión que fue rechazada por el organismo. Por su parte, el Congreso dominado por los islamistas, entre una coalición de milicias, Fajr Libia, que ya había establecido un gobierno paralelo en Trípoli.

La Liga Árabe ha convocado una reunión el lunes en El Cairo a sus representantes permanentes "urgentes" para discutir los "peligrosos acontecimientos a los que se enfrentan Libia y el aumento de la violencia y los actos de terrorismo", dijo Ahmed Ben Helli, el número dos de la organización, consultado por periodistas el domingo.

Gobierno libio pide armas

Mientras, el gobierno libio reconocido por la comunidad internacional pidió hoy en una reunión de la Liga Árabe en El Cairo armas para combatir a los rebeldes para hacer frente al caos y a las luchas de poder en las que está sumido el país.

"Le pedimos a la comunidad internacional que asuma sus responsabilidades legales y morales y que proceda a entregar armas sin más retraso al ejército libio para que éste pueda cumplir su misión", afirmó el representante del país ante la Liga, Achur Bu Rached, al inicio de la reunión "urgente" a la que fueron convocados los representantes permanentes.

Libia, sumida en el caos, está dirigida por dos parlamentos y dos gobiernos rivales, uno próximo a los milicianos islamistas de Fajr Libya (el Alba de Libia) y el otro, reconocido por la comunidad internacional, con sede en Tobruk, cerca de la frontera con Egipto.

"Mientras más se aplace la victoria militar contra las brutales milicias, más se van a expandir y se reducirán las oportunidades de una solución política a la crisis", advirtió Bu Rached.

Desde la caída de Muamar Gadafi, las autoridades han perdido el control sobre el territorio, donde hay más de una decena de grupos insurgentes salidos de los movimientos contra el régimen.

El gobierno libio anunció también este lunes que prohibirá la entrada a sirios, palestinos y sudaneses, asegurando que muchos de ellos están implicados en "ataques de grupos terroristas contra el ejército y la policía".

El domingo, un griego y un rumano murieron cuando el gobierno libio bombardeó el petrolero considerado "sospechoso" en el que viajaban cerca del puerto de Derna, en el este. Según las autoridades, la tripulación no respondió a las órdenes de detenerse para una inspección.

Bloqueo

Varios países de la región, entre ellos Níger y Chad, afirmaron en los últimos días que es indispensable una intervención internacional en Libia. Sin embargo, el presidente francés, François Hollande, descartó hoy esta idea.

"Francia no intervendrá en Libia, porque corresponde a la comunidad internacional asumir sus responsabilidades, y por el momento debe actuar de manera que haga posible un diálogo político, que no se ha emprendido, y que se restablezca el orden", dijo Hollande a la emisora France Inter.

La asamblea general de la Liga Árabe, condenó tras la reunión "todas las formas de terrorismo" y destacó la necesidad de enfrentar con dureza "los ataques contra las instituciones económicas y contra la industria petrolera" en Libia, después de que las milicias de Fajr Libya provocaran un gran incendio en los tres principales plataformas del país el pasado 25 de diciembre.

La Liga condenó además "los asesinatos y secuestros contra ciudadanos egipcios", después de que en 2014 varios cristianos coptos fueran víctimas de la violencia y este fin de semana las autoridades denunciaran el rapto de 20 personas. Un líder tribal dijo hoy que trece habían sido liberados y que habían sido secuestrados por un grupo de traficantes.

El secretario general de la Liga Árabe expresó también su decepción frente al bloqueo de los esfuerzos tanto de los árabes como de otros actores internacionales para establecer el diálogo entre ambas partes para poner un fin al conflicto en Libia.

Petrolero bombardeado

De otra parte, un marinero de nacionalidad rumana murió por el bombardeo de un petrolero en el puerto libio de Derna, que causó también el fallecimiento de un griego y otros dos heridos, informó hoy el ministerio de Asuntos Exteriores de Rumanía.

El rumano fallecido, de 23 años, estaba a punto de terminar su contrato y regresar a su país, según declaró el representante del Sindicato Libre de Marineros de Constanza, Adrian Mihalciou, al diario Adevarul.

Mihalciou descartó que el barco petrolero pudiera generar sospecha a las autoridades libias, ya que había anclado muchas veces en territorio libio en los últimos tres años. De los 26 miembros de la tripulación de bandera liberiana, 21 eran filipinos, tres griegos y dos rumanos.

El ministerio rumano de Exteriores no precisó de qué nacionalidad son los otros dos heridos a causa del ataque, ocurrido ayer. El petrolero abastecía la central eléctrica de Derna cuando fue alcanzado por proyectiles disparados, supuestamente, por aviones leales al general sublevado Jalifa Hafter, que combate a las milicias islamistas.

Derna está desde hace dos meses en manos de milicias islamistas que, según algunas fuentes, han jurado lealtad al Estado Islámico (EI), la organización terrorista que se ha hecho fuerte en amplias zonas de Irak y Siria y ha proclamado un califato al que se han adherido distintos grupos yihadistas en todo el mundo.