ONU llama a negociadores en Yemen a hacer concesiones

El Consejo de Seguridad reafirmó su apoyo a las negociaciones de paz en el país árabe y reclamó a las partes enfrentadas flexibilidad y buena fe, celebrando el inicio del cese del fuego el 11 de ...
Fuerzas leales al presidente yemení, apoyado por Arabia Saudí, patrullan una calle en la ciudad sureña de Lahj
Fuerzas leales al presidente yemení, apoyado por Arabia Saudí, patrullan una calle en la ciudad sureña de Lahj (AFP)

Nueva York

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas reafirmó hoy su apoyo a las negociaciones de paz en Yemen y reclamó a las partes involucradas dar nuevas muestras de flexibilidad y de buena fe.

En una declaración alcanzada por unanimidad el Consejo celebra el inicio de un cese del fuego el 11 de abril y el comienzo el jueves pasado de conversaciones en Kuwait, con la participación del mediador de la ONU Ismail Ould Cheikh Ahmed.

En el texto, el Consejo de Seguridad pide "establecer una hoja de ruta" para aplicar "medidas de seguridad", como el retiro de las armas pesadas, y permitir el restablecimiento de actividades en las instituciones públicas.

El Consejo "toma nota de las consecuencias humanitarias devastadoras del conflicto para el pueblo yemení y subraya que ante la ausencia de una solución política la situación humanitaria va a empeorar".

El conflicto en Yemen comenzó meses después de que los insurgentes lanzaran una amplia ofensiva en julio de 2014 desde su bastión del norte, lo que les permitió apoderarse de extensas regiones, incluida la capital, Saná, con la ayuda de unidades militares fieles al expresidente Ali Abadalá Saleh.

A fines de marzo de 2015, Arabia Saudita se puso al frente de una coalición militar sunita para impedir el avance de los hutíes. El gobierno, ayudado por la coalición, reconquistó en 2015 varias regiones, principalmente en el sur, pero el conflicto quedó atascado.

Desde que comenzó la intervención saudí, 6,400 personas murieron mientras que 2.8 millones han sido desplazados y el 80% de la población necesita asistencia humanitaria, según cifras de Naciones Unidas.

Al Qaeda, expulsada de una ciudad

Mientras, los yihadistas de Al Qaeda fueron expulsados de una capital provincial de Yemen, un año después de haberla conquistado, sufriendo grandes pérdidas, informó el lunes la coalición árabe bajo mando saudí.

Las fuerzas yemeníes, respaldadas por esta coalición, recuperaron la ciudad de Mukalla, capital de la provincia de Hadramut (sureste) en manos de Al Qaida desde abril de 2015.

"La operación se ha saldado en sus primeras horas con la muerte de más de 800 miembros de Al Qaida y de algunos de sus dirigentes, y la huida de los demás" yihadistas del grupo, indicó la coalición árabe en un comunicado.

El balance no pudo ser contrastado con una fuente independiente. Tampoco se dieron precisiones sobre eventuales víctimas civiles o en los rangos militares. Tampoco fue posible saber si Estados Unidos, que lanza regularmente bombardeos contra Al Qaeda en Yemen, participó en las operaciones.

En la provincia vecina de Shabwa, un dron estadunidense atacó este lunes a dos vehículos presuntamente pertenecientes a Al Qaeda cerca de Azzane, abatiendo a nueve de sus ocupantes, según un responsable local.

La ofensiva del ejército yemení tenía por objetivo recuperar "el control de las ciudades que cayeron en manos de Al Qaeda, en particular Mukalla, considerada como un bastión del grupo", según el comunicado, publicado por la agencia oficial saudita SPA.

La ofensiva de Mukalla "forma parte de los esfuerzos internacionales para vencer a los grupos terroristas en Yemen" que los países de la coalición "seguirán persiguiendo" para "restablecer la seguridad en la región", agregó el texto.

"Ninguna resistencia"

Previamente, un responsable militar que prefirió guardar el anonimato informó a la AFP de la toma de Mukalla. "Entramos en el centro de la ciudad y no encontramos ninguna resistencia por parte de los yihadistas de Al Qaeda, que se replegaron hacia el oeste", en dirección al desierto en las provincias de Hadramut y Chabwa, explicó por teléfono ese responsable.

Arabia Saudita y los Emiratos son los dos pilares de la coalición árabe, que inició su intervención en Yemen en marzo de 2015 para apoyar al gobierno del presidente Abd Rabbo Mansur Hadi en su guerra contra los rebeldes chiitas hutíes, respaldados por Irán. Los hutíes se habían hecho con numerosos territorios, y siguen todavía controlando la capital, Saná.

Además de Mukalla, una ciudad de 200 mil habitantes, las fuerzas yemeníes recuperaron el aeropuerto y un centro militar de Al Qaeda en los alrededores de la ciudad, así como el terminal petrolero de Mina al Dhaba, más al este, indicaron fuentes castrenses.

Al Qaeda en la península arábiga (AQPA) se hizo con el control de Mukalla el 2 de abril de 2015, donde impuso importantes restricciones a la población local y destruyó mausoleos y tumbas de santos musulmanes locales.

Difícil misión

AQPA, bien implantada en Yemen, y el grupo yihadista Estado Islámico (EI) han aprovechado mientras tanto el caos de la guerra para extender su influencia en el sur y el sureste del país.

Esta operación yihadista de gran amplitud en el sur de Yemen se produjo mientras representantes de los rebeldes hutíes y del gobierno mantienen desde el jueves conversaciones de paz en Kuwait, apadrinadas por la ONU. Previamente, el 11 de abril, se instauró una tregua que no concierne a las organizaciones yihadistas.

Otras acciones parecidas fueron llevadas a cabo con éxito por las fuerzas pro-Hadi, con el apoyo de la aviación de la coalición, contra Al Qaeda en varios barrios de Adén, la segunda ciudad de Yemen, y en la provincia de Lahj. Pero la misión para neutralizar a los yihadistas de AQPA se anuncia difícil.

El domingo, un ataque con coche bomba atribuido por el ejército a Al Qaeda mató a siete soldados e hirió a catorce en otro bastión yihadista del sur de Yemen, Zinjibar. Según indicó un oficial a la AFP, las fuerzas regulares tuvieron que retirarse de esta ciudad tras entrar en ella la noche del sábado.

En el plano internacional, durante la cumbre entre el presidente estadunidense, Barack Obama, y los dirigentes del Golfo la semana pasada en Riad, Estados Unidos estimó que resolver el conflicto entre el poder y los rebeldes hutíes en Yemen permitiría "concentrarse en amenazas como AQPA y otros grupos yihadistas en la región", como el EI.