ONU recibe 72 millones de dólares de donaciones para Filipinas

Naciones Unidas había llamado el martes a recaudar 301 mdd para un período que abarca hasta finales de mayo de 2014, Médicos Sin Fronteras alertan de la vulnerabilidad de los niños afectados por ...
Una familia filipina asiste a una misa por las víctimas del tifón Haiyan en la catedral de Westminter, en Londres
Una familia filipina asiste a una misa por las víctimas del tifón Haiyan en la catedral de Westminter, en Londres (AFP )

Nueva York

La ONU recibió 72 millones de dólares de los 301 que solicitó para ayudar a una Filipinas devastada por el paso del tifón Haiyan, informó hoy la Oficina de Naciones Unidas para la ayuda humanitaria (OCHA). La ONU había lanzado un llamamiento el martes para recaudar 301 millones de dólares para un período que abarca hasta finales de mayo de 2014.

En total, teniendo en cuenta los resultados de esta llamada pero también las contribuciones procedentes de otros organismos exteriores, se recaudaron 153 millones de dólares que fueron recogidos en favor de las víctimas del tifón, estimó John Ging, director de operaciones de la OCHA, en el transcurso de una conferencia de prensa.

Ging dio cuenta de "promesas y donaciones" por valor de 104 millones de dólares que "no han sido todavía atribuidos" a una organización humanitaria en particular. "Los contribuyentes han respondido de manera muy generosa y el dinero está llegando muy rápidamente", se felicitó Ging, quien reconoció, por otro lado, que la llegada de material de emergencia "está siendo lenta desde el punto de vista de la gente en el lugar".

El balance de víctimas y la amplitud de los daños resultan difíciles todavía de evaluar tras el paso de uno de los tifones más fuertes que ha llegado a tocar jamás tierra, que llegó acompañado por vientos que superaban los 300 kilómetros por hora y olas de más de cinco metros de altura. Al ser preguntado al respecto, Ging citó la cifra oficial de muertos que manejan las autoridades filipinas, es decir, 3,600, estimando que esta cifra superará pronto los cuatro mil muertos. Y explicó que a solicitud de las autoridades filipinas la ONU no publicaba estimaciones, que cifró en un primer momento en más de diez mil fallecidos.

La catástrofe, indicó, afecta en la actualidad a trece millones de personas y 1.9 millones de desplazados. Unas 287 mil casas se han visto afectadas y 166 mil de ellas se encuentran totalmente destruidas. La prioridad es ahora el restablecimiento del abastecimiento de agua potable y de instalaciones sanitarias así como la restauración del orden en las zonas arrasadas, donde la ONU se muestra "muy preocupada por los más vulnerables, como las mujeres", afirma Ging.

De otra parte, Médicos Sin Fronteras (MSF) alertó de la vulnerabilidad de los niños afectados por el tifón Haiyan y de la posible propagación de enfermedades endémicas como el cólera o el tétanos. En un comunicado enviado anoche, la ONG señaló que ha identificado los primeros casos de tétanos entre los atendidos de Guiuan, en la isla de Samar, la primera golpeada por el Haiyan el pasado viernes y la última en recibir asistencia humanitaria.

"Anticipamos un aumento importante de complicaciones respiratorias y diarrea en la población infantil", señaló el presidente de MSF España, José Antonio Bastos. "Estamos encontrando a un número importante de heridos con un grado variable de severidad, pero que si no reciben tratamiento en estas fases iniciales tienen un potencial enorme de complicarse", advirtió Bastos.

El cooperante también se refirió a un riesgo probable de infecciones epidémicas como el cólera y en particular de la leptospirosis, una infección transmitida por las heces de las ratas en el agua con el contacto con las personas que están mucho rato en el agua. "Una infección que puede ser severa y potencialmente mortal sin tratamiento", explicó Bastos.

En Guiuyan, los equipos de MSF encontraron el hospital local completamente destruido, aunque montaron clínicas móviles en las que tratan a numerosos heridos, incluidos afectados con el tétanos, las 24 horas. Como las autoridades locales, la ONG conocía desde el día 6 de noviembre la llegada del Haiyan, pero se sorprendió por la intensidad y severidad del tifón, que alcanzó vientos de hasta 315 kilómetros por hora.

Tras "dificultades enormes y una pesadilla logística", MSF afirmó que ha llegado a las cuatro islas más afectadas -Leyte, Samar, Panay y Cebú-, donde han encontrado mucha destrucción y una situación climática muy desfavorable. El Haiyan destruyó cerca del 90 por ciento de Guiuan (Samar), más del 70 por ciento de Tacloban (Leyte) y la mitad de la ciudad de Roxas (Panay) en la región de Bisayas Oriental, situada en la zona central del archipiélago.

Con unos 100 profesionales en el terreno y unas 200 toneladas de ayuda, que irán aumentando en los próximos días, MSF trabaja por llegar a las zonas más remotas, que son las que más preocupan por su aislamiento.