La ONU miente: Arquidiócesis de México

Critica la injusta evaluación sobre pederastia y la califica como poco veridica. 
No tomaron en cuenta las respuestas del Vaticano: Lombardi.
No tomaron en cuenta las respuestas del Vaticano: Lombardi. (Tiziana Fabi/AFP)

México

La Arquidiócesis Primada de México calificó como mentiroso el informe que presentó la ONU, el cual asegura que el Vaticano adoptó políticas y prácticas que provocaron que los abusos sexuales contra menores continuaran al interior de la Iglesia.

A través de una nota en el semanario dominical Desde la Fe, la Arquidiócesis aseguró que dicho documento está “plagado de mentiras” debido a que la ONU “no tomó en cuenta las respuestas escritas y orales que la sede pontificia presentó sobre el tema” y que el vocero del Vaticano, Federico Lombardi, dio a conocer.

El texto argumentó que la institución religiosa es “quien más ha pugnado por la defensa de los derechos de los niños en todo el mundo”, por lo que adoptó una política de “cero tolerancia” contra estos actos.

Respecto a la parte del reporte de la ONU que asegura que “los obispos han permitido la movilidad de los sacerdotes para protegerlos”, la Arquidiócesis responde que es falso, ya que la normatividad interna exige que los sacerdotes cambien de parroquia cada determinado tiempo “para enfrentar nuevos retos”.

A su vez enfatizó que la institución católica contempla sanciones “muy rígidas” para expulsar del sacerdocio a aquellos que cometen abuso sexual; sin embargo, argumenta, “ no puede encarcelarlos”, ya que esto compete a la autoridad civil.

En el texto se aseguró que el reporte que emitió el organismo “demuestra que la ONU ha sido presionada por grupos rabiosamente antagónicos de la Iglesia, abortistas, promotores lésbico-gays y la Red de Sobrevivientes de los Abusados por Sacerdotes; esta última, señaló,  lucra con el dolor de las víctimas”.

La Arquidiócesis indicó que el informe será sometido a “un exhaustivo análisis”, pero lanzó un llamado enérgico a la ONU para no interferir en las consideraciones morales de la Iglesia sobre homosexualidad, anticonceptivos y aborto, que —dijo— es el objetivo del organismo internacional.

Por lo que recordó que el Vaticano tiene un “un gran peso” en su calidad de Estado observador para influir y negociar en asuntos de primer nivel, con ello ha acallado las voces en el mundo que pretenden intervenir en temas como aborto, derecho de los niños, la familia y la eutanasia.