ONU no logra que Rusia frene referéndum en Crimea

La reunión del Consejo de Seguridad en Nueva York no convenció a Moscú para que inicie un diálogo con Ucrania sobre la votación el domingo próximo en la provincia de mayoría rusa, mientras la OTAN ...
Hombres se llevan las manos a la cabeza mientras son revisados por milicianos prorrusos en el puesto de control de Chongar, en Crimea
Hombres se llevan las manos a la cabeza mientras son revisados por milicianos prorrusos en el puesto de control de Chongar, en Crimea (AFP)

Nueva York, Bruselas

Las potencias occidentales acentuaron hoy sin éxito su presión sobre Rusia para que inicie un diálogo con Kiev y frene el referéndum previsto en Crimea el domingo próximo, en una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU en Nueva York. El encuentro, organizado por pedido de Ucrania, "fue un llamado a los rusos para que eviten ir por ese camino, un llamado a las autoridades rusas a que inicien negociaciones", indicó el embajador francés Gerard Araud al final de la reunión en la sede de Naciones Unidas en Nueva York.

"La situación se agrava día a día. Hay una sensación de urgencia. Si Crimea es anexada por Rusia será muy serio y tendrá un montón de consecuencias en las relaciones internacionales. Queremos negociar, queremos una solución pacífica. Por favor, no empeoren esta crisis", agregó. El parlamento prorruso de Crimea convocó el domingo próximo a un referéndum para decidir una eventual anexión de la península a Rusia. Kiev y los occidentales consideran ilegal el escrutinio. La Federación Rusa ya anunció que está lista para recibir a Crimea en su seno.

Por el momento, las presiones de Occidente para que Moscú frene la consulta han sido en vano, admitió el embajador francés. "Los rusos no está mostrando ninguna señal de que nos están escuchando. No solo al Consejo de Seguridad, sino también a todos los jefes de Estado y de gobierno", dijo Araud, confesando que "quizás fue una reunión inútil".

En la misma sintonía, el representante británico Mark Lyall Grant afirmó que no ha visto "ninguna suavización en la posición de Rusia", pero que sí observó "un creciente aislamiento" de Moscú y un "aumento de la presión" de casi todos los quince miembros del máximo órgano de la ONU para que retroceda. Durante la reunión, Lyall Grant pidió a Rusia "usar su influencia de manera directa o de otra forma sobre las autoridades de Crimea para frenar" el referéndum. Tras cinco reuniones en diez días, el Consejo de Seguridad no logró aún adoptar una posición común sobre la crisis en Ucrania.

Rusia, miembro permanente del Consejo (como Estados Unidos, China, Francia y Gran Bretaña), tiene derecho a veto por lo que puede bloquear cualquier decisión que se intente tomar en esta instancia. Ni el embajador ruso Vitaly Churkin ni su homólogo ucraniano, Yuriy Sergeyev, formularon declaraciones al final de la reunión de hoy.

Mientras, el Consejo del Atlántico Norte, el máximo órgano de decisión de la OTAN, decidió hoy enviar aviones de vigilancia AWACS para realizar vuelos de reconocimiento sobre Polonia y Rumanía, a fin de realizar un seguimiento de la crisis ucraniana. "Estos vuelos reforzarán la situación de conocimiento de la Alianza. Todos los vuelos de reconocimiento AWACS se llevarán a cabo exclusivamente sobre territorio de la Alianza", dijeron a Efe fuentes aliadas.

La decisión que han tomado los embajadores de la Alianza de enviar AWACS a Polonia y Rumanía, dos países miembros de la OTAN limítrofes de Ucrania, "forma parte de los esfuerzos de la Alianza para el seguimiento de la crisis en Ucrania", destacaron. Los aviones que participen en esta misión de reconocimiento tienen su base en Geilenkirchen (Alemania), en donde las fuerzas aliadas disponen de 17 aparatos, y en Waddington (Reino Unido).

Los AWACS (sistema aerotransportado de alerta y control) son de tecnología estadounidense y permiten la vigilancia de un espacio aéreo más amplio del que se puede inspeccionar con un radar de tierra. "Esta decisión es una acción apropiada y responsable en línea con la decisión de la OTAN de intensificar nuestra evaluación en curso de las implicaciones de esta crisis para la seguridad de la Alianza", concluyeron las fuentes.

Las fuentes precisaron que los AWACS aliados "son unidades de alta disponibilidad que serán desplegadas en muy corto plazo. Esperamos que el primer vuelo tenga lugar en los próximos días". "Corresponde a la discreción de los comandantes aliados, en especial al Comando Supremo Aliado y al comando de la base aérea de Ramstein (Alemania) decidir cuando comenzarán las patrullas", dijeron fuentes aliadas. Precisaron que los vuelos se producirán "en total coordinación con los aliados afectados".

Los embajadores europeos se reunieron el día 4 para analizar la crisis ucraniana tras el despliegue de soldados rusos en la región autónoma de Crimea a petición de Polonia, que invocó el artículo IV del Tratado Atlántico. Ese artículo posibilita consultas en el seno de la Alianza cada vez que uno de los aliados piense que la integridad territorial, la independencia política o la seguridad de cualquier miembro de la OTAN pueda verse amenazada. En esa reunión, el Consejo del Atlántico Norte hizo hincapié en que Rusia "sigue violando la soberanía e integridad territorial de Ucrania", y advirtió de las "graves implicaciones" que esa circunstancia puede tener para la seguridad y la estabilidad euro-atlánticas.

El secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, señaló entonces que la Alianza se comprometía a "intensificar la rigurosa evaluación en curso sobre las implicaciones de esta crisis para la seguridad". A su vez, subrayó que los aliados seguirían "apoyando todos los esfuerzos constructivos para una solución pacífica a la actual crisis, de acuerdo con la ley internacional".

La OTAN también decidió el pasado miércoles suspender la planificación de la primera misión militar conjunta con Rusia (para participar en la destrucción de armas químicas sirias), así como las reuniones militares o civiles con ese país, ante la escalada de tensión en Crimea. El pasado jueves, Rasmussen recibió en la sede de la OTAN al primer ministro interino de Ucrania, Arseni Yatseniuk, a quien trasladó el mensaje de la Alianza de su voluntad de incrementar la cooperación con ese país.

Asimismo, en una comparecencia junto a Yatseniuk tras su reunión, Rasmussen subrayó a Rusia que en el siglo XXI "no debe haber ningún intento de redibujar las fronteras en Europa", y volvió a instar a Moscú a retirar sus tropas a las bases y a cesar la escalada militar en la península ucraniana de Crimea. El Pentágono ultima también el envío de varios caza de combate F-16 a su destacamento aéreo de Polonia para reforzar las fronteras orientales de la OTAN ante la crisis en Crimea.

Estados Unidos ya ha enviado a una avanzadilla de soldados a su destacamento aéreo en una base aérea de Lask, al suroeste de Varsovia, y espera concretar con las autoridades polacas el número final de cazas que enviará, que se estima en unos doce. El portavoz del Pentágono Steve Warren dijo hoy que el secretario de Defensa, Chuck Hagel, habló el domingo con el ministro de Defensa polaco, Tomasz Siemoniak, para tratar el despliegue, que requeriría el envío de unos 300 militares estadunidenses. Estados Unidos tiene una decena de militares de la Fuerza Aérea en la base de Lask para asistir al despliegue rotativo de cazas de manera temporal.

Warren explicó que el aumento del destacamento está acordado, "pero no hay decisión final sobre los números", aunque el gobierno polaco ha adelantado que rondará la docena de cazas adicionales procedentes de la base aérea estadunidense en territorio alemán de Spangdahlem. El refuerzo del destacamento aéreo de Polonia se suma al envío el pasado jueves de seis cazas F-15 y unos 60 efectivos para aumentar la capacidad de la misión de vigilancia aérea de la Alianza Atlántica (OTAN) en Lituania.

"Esto lo hacemos para asegurar a nuestros aliados que estaremos listos para ayudarles, debe quedar claro que Estados Unidos siempre estará de su lado", indicó Warren a la prensa en el Pentágono. Rusia está llevando a cabo maniobras militares en la frontera con Ucrania y tropas rusas han tomado el control militar de la península de Crimea, desde que el parlamento ucraniano decidiera nombrar un nuevo Ejecutivo favorable a consolidar lazos con la Unión Europea (UE).

Estados Unidos ha realizado repetidos llamamientos a Rusia para que deje de promover la invasión militar de la península de Crimea, con alta concentración de población ruso hablantes, y permita la entrada de observadores internacionales, algo que no ha ocurrido.