ONU hace llamado urgente a proteger a civiles en Rep. Centroafricana

El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, está "muy preocupado por la escalada de violencia entre comunidades" en el país, mientras el Ejército francés patrulla ya en la capital, ...
Ciudadanos que huyen de la lucha en los barrios llegan al aeropuerto de Bangui buscando la protección del ejército francés
Ciudadanos que huyen de la lucha en los barrios llegan al aeropuerto de Bangui buscando la protección del ejército francés (AFP)

Nueva York, Bangui

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, está "muy preocupado por la escalada de violencia entre comunidades" en la República Centroafricana e hizo un "llamado urgente" a proteger a los civiles, informó hoy su portavoz, Martin Nesirky. La oficina integrada de las Naciones Unidas para la consolidación de la paz en RCA (Binuca) "señaló que las matanzas habían continuado durante la noche (del jueves al viernes) lo que hizo aumentar el saldo" de víctimas, agregó Nesirky en un comunicado, sin dar cifras precisas.

"Según esas informaciones, ex miembros de la Seleka y elementos anti-Balaka (milicias) invadieron viviendas y mataron a adultos y niños (...) y centenares de casas fueron quemadas en Bossangoa (oeste) tras un ataque rechazado por los anti-Balaka", señaló. Ban "hace un llamado urgente a todas las partes a mostrar moderación", agrega el comunicado. "Este ciclo terrorífico de violencia y represalias debe terminar inmediatamente, los civiles deben ser protegidos", subraya.

Alrededor de 92 muertos y 155 heridos fueron registrados en un hospital de Bangui, la capital del país, desde que el jueves se desatara una ola de violencia, según un balance de Médicos sin Fronteras (MSF). La ONU autorizó una operación conjunta de fuerzas africanas y francesas para restablecer el orden en el país. Francia, antigua potencia colonial, ya intervino en varios oportunidades en la República Centroafricana en el pasado.

El ejército francés lanzó su operación en República Centroafricana, reforzando en un primer tiempo hoy sus patrullas en Bangui, donde se temían nuevas masacres. En los últimos dos días, un hospital de la capital recibió alrededor de 92 cadáveres y 155 heridos por arma blanca o bala desde que estalló el jueves una oleada de violencia en la capital de la República Centroafricana, informó Médicos sin Fronteras (MSF). Al caer la noche no se habían señalado nuevos hechos de violencia de gran magnitud. Pocos minutos antes del toque de queda, aviones de combate, imposibles a identificar, sobrevolaron la capital.

Por temor a nuevos ataques varios miles de habitantes de Bangui se congregaron hoy en las inmediaciones del aeropuerto, donde el ejército francés y la fuerza africana tienen sus bases. Fue en esa zona donde soldados franceses mataron el jueves a varios ocupantes de una camioneta que disparaban contra civiles, indicó hoy en París el estado mayor del ejército. El jueves al alba, desde "una camioneta artillada se abrió fuego en tres ocasiones contra civiles y las tropas francesas. A la tercera tanda de disparos, respondimos y destruimos el vehículo", indicó el portavoz del estado mayor.

Este enfrentamiento se produjo antes de la autorización dada por la ONU a la operación francesa en el país, el jueves por la tarde. "La operación empezó" y las fuerzas francesas presentes en la República Centroafricana "desplegaron patrullas en Bangui", dijo el ministro francés de Defensa, Jean-Yves Le Drian, en declaraciones a la radio RFI. En el aeropuerto, de donde las patrullas de blindados salen hacia la capital, el ejército francés seguía aumentando su dispositivo. Un convoy terrestre, procedente de la ciudad portuaria camerunesa de Douala, se disponía igualmente a entrar a República Centroafricana.

De su lado Londres puso a disposición de la operación un gran avión militar carguero C17. Con excepción de las inmediaciones del aeropuerto, las calles de la capital permanecieron desiertas durante todo el día. En el barrio de la Asamblea Nacional, la Cruz Roja centroafricana recogía decenas de cadáveres abandonados en la ciudad desde los violentos enfrentamientos del jueves, a los que siguieron masacres, con armas de fuego o machetes. La presidencia centroafricana pidió hoy a todas las fuerzas de defensa y seguridad que regresaran a sus cuarteles, autorizando únicamente a las fuerzas poanafricana, francesas y de la seguridad presidencial, a patrullar en Bangui.

Durante la noche del jueves, se escucharon disparos esporádicos de armas automáticas en varios barrios de la capital, según habitantes contactados por la AFP. "No sabemos por qué disparaban", explicó un residente del barrio Ben Zvi. El presidente francés François Hollande anunció ayer una acción militar "inmediata" de Francia en la República Centroafricana, poco después de que la ONU aprobara una resolución en ese sentido. La "intervención francesa será rápida" y no está destinada a durar mucho tiempo, dijo el presidente francés en una breve declaración televisiva.

"Una compañía llegó a Libreville [la capital de Gabón] ayer por la noche y hoy [viernes] un destacamento de helicópteros estará en la zona", explicó el ministro Le Drian. La misión de los militares franceses, que apoyan a las fuerzas africanas ya desplegadas, es mantener "un mínimo de seguridad para que pueda ponerse en marcha una intervención humanitaria, algo que hoy no es posible", dijo el ministro. Se trata, según Le Drian, de "poner en seguridad las calles y los itinerarios principales para permitir que la gente pueda ir al hospital".

El ejército francés también quiere contribuir a que "las fuerzas africanas puedan mantener la seguridad del territorio a la espera de la transición política", añadió. La República Centroafricana está sumida en el caos desde que la coalición rebelde Seleka, mayoritariamente musulmana, depuso al presidente François Bozizé en marzo pasado. Un gobierno de transición liderado por un ex rebelde perdió luego el control del país, y grupos rivales cristianos y musulmanes protagonizan desde entonces sangrientos enfrentamientos.

El temor a las atrocidades han provocado el éxodo de decenas de miles de personas. Según la FAO (la agencia de la ONU para la alimentación y la agricultura), cerca de 1.3 millones de centroafricanos "necesitan ayuda alimentaria urgente a causa de los disturbios".