ONU exige un alto el fuego "inmediato" en Yemen

Los bombardeos de la coalición liderada por Arabia Saudí continuaban con un saldo de 76 muertos en 24 horas, lo que causó el llamado de Ban Ki-Moon a una tregua mientras Irán presentaba un plan de ...
Un niño libanés, vestido con un traje típico yemení, muestra una pancarta en un mitin en Beirut contra la intervención saudí en el país árabe
Un niño libanés, vestido con un traje típico yemení, muestra una pancarta en un mitin en Beirut contra la intervención saudí en el país árabe (AFP)

Saná

La ONU exigió hoy un alto el fuego inmediato en Yemen, donde los combates entre partidarios y adversarios del jefe de Estado y los bombardeos de una coalición árabe contra la rebelión han provocado centenares de muertos y una grave crisis humanitaria.

Los bombardeos de la coalición árabe liderada por Arabia Saudí continuaron en el norte, en la capital Saná, en Taez (sureste) y en Adén (sur), dejando en total 76 muertos en 24 horas. Ante la gravedad de la situación, el secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, pidió una tregua "inmediata".

"El proceso de paz diplomático apoyado por las Naciones Unidas es el mejor medio para salir de esta guerra que dura desde hace demasiado tiempo y que tiene consecuencias terroríficas para la estabilidad regional", agregó el jueves por la noche en Washington.

Mientras Riad y Washington acusan a Irán de apoyar a los rebeldes chiitas hutíes, que combaten junto a los militares fieles al ex presidente Alí Abdalá Saleh, Teherán desmiente toda implicación en el conflicto yemení. Desde el pasado 26 de marzo, la coalición árabe golpea las posiciones de los rebeldes, que controlan Saná, y varias provincias del norte, del centro y del oeste del país.

Irán presentó oficialmente hoy a la ONU su plan de paz para Yemen, que consta de cuatro puntos, y que su ministro de Relaciones Exteriores Mohammed Javad Zarif había anunciado esta semana. En una carta dirigida a Ban Ki-moon, Zarif destaca la situación humanitaria en Yemen, en proceso de convertirse, según dijo, en una crisis de un "alcance catastrófico".

El ministro acusa a la coalición árabe conducida por Arabia Saudita de tener como objetivos "esencialmente las infraestructuras puramente civiles" como hospitales y escuelas, y atacar "de manera ciega las zonas residenciales". La coalición lleva a cabo desde hace tres semanas bombardeos aéreos contra los milicianos chiitas hutíes que se han adueñado de amplias zonas del territorio.

Los hutíes son respaldados por Irán, que ha negado sin embargo haberles suministrado ayuda militar. El conflicto "beneficia principalmente a los grupos terroristas, que se implantan en Yemen aprovechando la campaña aérea conducida desde el extranjero", afirma Zarif en su carta, de la cual la AFP obtuvo una copia.

Tras estimar que "no hay solución militar a este conflicto", Zarif enumeró los cuatro puntos del plan de paz iraní: cese del fuego inmediato, acceso humanitario "sin restricciones", reanudación del diálogo nacional" entre todos los protagonistas de la crisis y "formación de un gobierno de unión nacional sin exclusiones".

7.5 millones de desplazados

Frente al drama que vive el país, donde ya han muerto 767 personas y hay casi tres mil heridos según el último balance de la ONU, Ban Ki-moon subrayó que "es el momento de respaldar (la idea) de un corredor humanitario que permita la llegada de ayuda y de pasar a una paz verdadera".

Después de la dimisión de su emisario en Yemen, Jamal Benomar, el secretario general de Naciones Unidas indicó que un nuevo mediador será "desplazado inmediatamente" a la región. "Los saudíes me dijeron que entendían la necesidad de un proceso político", explicó.

La ONU y sus socios humanitarios en Yemen piden una ayuda internacional de 274 millones de dólares (253 millones de euros) para responder a las necesidades de 7.5 millones de habitantes afectados por la intensificación del conflicto.

"Miles de familias han huido de sus casas a causa de los combates y de los ataques aéreos. A las familias les cuesta mucho acceder a los servicios de salud, al agua, a la comida y al carburante", avisó el coordinador de la ONU para asuntos humanitarios, Johannes Van Der Klaauw.

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) también lamentó hoy la falta de bienes y servicios básicos en el país. "Necesitamos con urgencia encontrar una vía para hacer entrar los alimentos en Yemen", sin la cual, la situación se hará "muy problemática en las próximas semanas", advirtió Cédric Schweizer, responsable del CICR en Yemen.

Al Qaeda aprovecha la situación

Ban Ki-Moon mantuvo una conversación telefónica el jueves por la noche con el ministro de relaciones exteriores iraní, Mohamad Javad Zarif, que pidió la celebración de un "diálogo inmediato" entre las partes beligerantes, según informaciones de la agencia estatal IRNA.

El miércoles, Zarif dijo que su país estaba preparado para usar su influencia con el fin de actuar para impedir que "Al Qaeda se aproveche de esta espantosa situación para avanzar en el país", reportó IRNA.

Los dirigentes de las monarquías del Golfo, que forman el grueso de la coalición en Yemen, serán recibidos el próximo 13 de mayo en la Casa Blanca por el presidente estadunidense Barack Obama, que los reunirá al día siguiente en una cumbre en Camp David.

Beneficiándose del caos en el país, Al Qaeda ha ido avanzando y se ha hecho con el control de un campamento militar, ciudad de 200 mil habitantes en la provincia de Hadramut, que ya se encuentra completamente bajo su control, según indicaron fuentes militares.

Al mismo tiempo, las tribus lograron hacerse con los campos petrolíferos de Masila, un día después de la toma de la terminal petrolífera de Al Chehr, unos 150 kilómetros más al sur, según un jefe tribal.