La ONU, escandalizada por ataques a civiles en Siria

El Consejo de Seguridad de la ONU advirtió que los ataques a civiles e instalaciones médicas podrían tratarse de crímenes de guerra, ante la reunión crucial del próximo martes en Viena.
Un hombre lleva en sus brazos a un niño después de un ataque aéreo de la aviación militar siria en un barrio de Alepo, en el norte del país
Un hombre lleva en sus brazos a un niño después de un ataque aéreo de la aviación militar siria en un barrio de Alepo, en el norte del país (AP)

Nueva York, Beirut

El Consejo de Seguridad de la ONU expresó hoy su indignación por los ataques a civiles e instalaciones médicas en Siria, y advirtió que podría tratarse de crímenes de guerra.

Apoyado por Rusia, aliado de Siria, el Consejo publicó el anuncio previo a una reunión crucial en Viena el próximo martes de los 17 países del Grupo Internacional de Apoyo a Siria (GIAS), copresidido por Rusia y Estados Unidos.

Los quince miembros del Consejo "expresaron su indignación por todos los recientes ataques en Siria contra civiles y bienes civiles, incluyendo instalaciones médicas, así como por todos los ataques indiscriminados, y subrayaron que estas acciones podrían ser consideradas como crímenes de guerra", según un comunicado.

El Consejo insistió en "la obligación de diferenciar entre civiles y combatientes, y la prohibición de realizar ataques indiscriminados y ataques contra la población civil y sus bienes". El embajador egipcio, Amr Abulatta, al frente del Consejo este mes, indicó que restablecer el cese al fuego en Siria es una prioridad.

"Debemos mantenernos firmes frente a cualquier violación del cese de hostilidades", declaró. "Estamos en contacto con todos los bandos en Siria y buscaremos encontrar una solución para asegurar la situación". Por su parte, el portavoz de la ONU, Stephane Dujarric, estimó que era "importante" que la reunión del GIAS llevara a un regreso a la tregua decidida a finales de febrero.

Crímenes de guerra de grupos opositores: AI

Asimismo, Amnistía Internacional denunció hoy que grupos armados de oposición han lanzado ataques indiscriminados, que causaron la muerte de civiles, contra el barrio de Sheij Maqsud, en la ciudad siria de Alepo y bajo el control de las milicias kurdas.

La ONG ha recopilado pruebas, gracias a testigos, de "abusos serios" en esa zona, donde al menos 83 civiles han muerto, de los que 30 eran menores, y 700 han resultado heridos entre febrero y abril.

AI destacó que ha tenido acceso a videos que muestran fuego de artillería y disparos de proyectiles de mortero y cohetes por parte de Fatah Alepo (Conquista de Alepo), una alianza armada opositora, contra ese barrio, dominado por las Unidades de Protección del Pueblo (YPG, en sus siglas en kurdo).

"El golpeo implacable de Sheij Maqsud ha destruido vidas de civiles. Una amplia variedad de grupos armados de Fatah Alepo ha lanzado lo que parecen ser ataques indiscriminados que podrían suponer crímenes de guerra", lamentó la subdirectora interina de AI para Oriente Medio y Norte de África, Magdalena Mughrabi.

En ese distrito, de mayoría kurda, viven unos 30 mil civiles. Las YPG lo controlan, pero está rodeado por el norte, este y oeste de organizaciones armadas opositoras. Las zonas al sur de Sheij Maqsud están en poder de las fuerzas gubernamentales sirias.

Una de las vecinas del distrito explicó a AI que el lanzamiento de cohetes se intensificó en febrero y que la gente tuvo que permanecer en sus casas durante días. Su vivienda fue alcanzada en abril con un proyectil que aparentemente contenía una bombona de gas.

"Todo lo que recuerdo es que las paredes se derrumbaban y el ruido de una explosión. Resulté herida, tenía metralla en las manos y piernas. Residimos muy lejos del frente de guerra, no hay puestos de control cerca", declaró a Amnistía.

AI apuntó que las armas empleadas para atacar Sheij Maqsud son proyectiles no guiados, como cohetes de fabricación casera y otros equipados con bombonas de gas, con lo que los objetivos no son precisos y su efecto es indiscriminado.

Por otro lado, hay acusaciones de que podrían haberse empleado armas químicas contra Sheij Maqsud. Un médico dijo a AI que entre el 7 y el 8 de abril trató a seis civiles y dos guerrilleros de las YPG con respiración entrecortada, aturdimiento, enrojecimiento de ojos y fuertes ataques de tos.

El facultativo aseguró que algunas de las víctimas habían visto humo amarillo tras el impacto de los misiles. Un toxicólogo consultado por AI que revisó el testimonio del médico y un video del supuesto ataque químico no descartó que los síntomas presentados por los pacientes fueran resultado de un ataque con cloro.

AI consideró que la comunidad internacional no debería ignorar estas pruebas de crímenes de guerra por parte de los opositores, sobre todo cuando dos de los grupos que han atacado Sheij Maqsud, los Libres de Sham y el Ejército del Islam, han enviado representantes a las negociaciones de paz de Ginebra sobre Siria.

"El hecho de que la escala de los crímenes de guerra por parte de las fuerzas del Gobierno es mucho mayor no sirve de pretexto para tolerar violaciones serias por parte de la oposición", zanjó Mughrabi.