ONU considera vital cumplir alto el fuego anunciado en Yemen

El alto el fuego debe iniciar hoy, y Naciones Unidas anunció que si se detienen los combates aumentará rápidamente sus operaciones de ayuda humanitaria en el país árabe, donde han muerto ya 1,400 ...
Niños yemeníes que huyeron con sus familias de Sirwah debido a los combates, cargan ayuda humanitaria de UNICEF en su centro de refugiados
Niños yemeníes que huyeron con sus familias de Sirwah debido a los combates, cargan ayuda humanitaria de UNICEF en su centro de refugiados (AFP)

Nueva York, Saná

La ONU consideró hoy vital que se cumpla el alto el fuego anunciado en Yemen que debe iniciar este martes y adelantó que, si efectivamente se detienen los combates, aumentará rápidamente sus operaciones de ayuda humanitaria en el país.

"Dado el deterioro de la situación humanitaria sobre el terreno en Yemen, con cientos de miles de civiles vulnerables atrapados en medio de la lucha y sin acceso a ayuda vital, es esencial que esta pausa se materialice", dijo en un comunicado la secretaria general para Asuntos Humanitarios, Valerie Amos.

Según Amos, si la tregua es respetada por todas las partes, permitirá a la ONU y sus socios humanitarios ampliar sus operaciones. "Podríamos dar más raciones de comida, ofrecer asistencia médica a enfermos y heridos y asegurar un suministro de agua limpia a los hogares y hospitales", explicó.

Según Amos, durante el fin de semana llegaron al país dos buques con combustible, alimentos y agua y la ONU tiene más ayuda preparada para entrar y aviones listos para ayudar a evacuar a los heridos. Para poder proceder, sin embargo, recordó que son necesarias "garantías de seguridad y apoyo logístico".

"Llamo a todos los involucrados en este conflicto a detener los combates y los bombardeos y dar un respiro a la población de Yemen", dijo Amos, que consideró que la tregua puede ser un "salvavidas" para muchos. El movimiento chiíta de los hutíes aceptó este domingo el alto el fuego humanitario de cinco días propuesto por Arabia Saudí y que debe comenzar este martes.

El nuevo enviado especial de la ONU para Yemen, Ismail Ould Cheikh Ahmed, tiene previsto volar a Saná mañana para reunirse con los rebeldes y otros actores en la crisis, informó hoy el portavoz de las Naciones Unidas Farhan Haq.

Chiitas derriban avión

De otra parte, la coalición dirigida por Arabia Saudita intensificó este lunes los bombardeos contra los rebeldes chiitas hutíes, en vísperas de un alto el fuego propuesto por Riad, al tiempo que los insurgentes continuaban disparando hacia territorio saudí y afirmaban haber derribado un avión de la coalición.

Pese a las buenas perspectivas que conlleva la inminente tregua, los rebeldes chiitas bombardearon nuevamente varias provincias saudíes transfronterizas, matando a un paquistaní y a un saudí, según Riad.

Con ellos, ya son doce los civiles muertos en la frontera desde que los insurgentes yemeníes comenzaron a disparar con morteros y cohetes la semana pasada contra territorio saudí, lo que llevó a la coalición árabe a intensificar sus bombardeos.

La televisión de los rebeldes, Al Massirah, afirmó que los insurgentes habían derribado un avión de la coalición en Wadi Nushur, en la provincia de Saada, bastión hutí en el norte de Yemen, y difundió imágenes de los restos del aparato.

Una fuente oficial saudí indicó a la AFP que se había abierto una investigación para "determinar la localización exacta" de un avión marroquí desaparecido, que "se encontraba con seguridad en territorio yemení con un único piloto a bordo".

Seis F-16 de la fuerza aérea marroquí participan en la campaña de bombardeos contra los rebeldes hutíes en Yemen, según la prensa marroquí. Por su parte, la aviación de la coalición liderada por Arabia Saudita intensificó los ataques contra las posiciones rebeldes.

Los hutíes fueron intensamente bombardeados tanto en Saada, norte de Yemen, como en Saná, según los habitantes, que indicaron que se trataba de los bombardeos más violentos desde el inicio del conflicto.

En la capital, un doble ataque contra un depósito de armas y municiones en manos de los rebeldes desencadenó una serie de potentes explosiones que dejaron al menos cinco muertos, según fuentes médicas.

Las explosiones fueron tan intensas que hicieron saltar por los aires varias piezas de artillería, aterrizando una de ellas sobre el tejado de un edificio residencial cercano.

Asimismo, los rebeldes chiitas sufrieron siete bombardeos consecutivos en Ataq, capital da la provincia de Shabwa, sur del país. También fueron bombardeadas posiciones rebeldes en Taez (sudoeste), Mareb (al este de la capital), Hajja (norte) y Baida (centro), indicaron testigos.

Civiles atrapados

Los civiles intentaban huir de Saada, donde, según residentes, las zonas cercanas a la frontera eran bombardeadas por la artillería y recibían disparos de misiles. Unos 70 mil civiles huyeron en los últimos tres días de esta provincia, según organizaciones humanitarias.

"Vivimos una situación muy difícil. Queremos irnos de Saada pero no podemos hacerlo debido a la falta de dinero y a la escasez de carburante", explicó uno de los habitantes. "Los hutíes intentan impedir que la gente huya", agregó.

El bloqueo impuesto por la coalición priva a Yemen del "carburante necesario para la supervivencia de la población, lo que viola las leyes de la guerra", denunció el lunes la organización Human Rights Watch (HRW).

Arabia Saudita propuso el viernes un alto el fuego de cinco días a partir del martes. Los hutíes afirmaron el domingo que estaban dispuestos a "reaccionar positivamente ante cualquier esfuerzo, llamado o medida que permita terminar con el sufrimiento" de la población yemenita.

Sus aliados, los militares cercanos al expresidente Ali Abdalá Saleh, se pronunciaron en el mismo sentido. Según la ONU, unas 1,400 personas, en gran parte civiles, murieron y seis mil resultaron heridas desde el inicio del conflicto.

La creciente inestabilidad en Yemen ha permitido a Al Qaeda ampliar su margen de actuación, pese a la determinación de Estados Unidos por seguir combatiendo a su filial en la Península Arábiga (AQPA), considerada por Washington como la más peligrosa de la red extremista sunita.

El lunes, un dron, probablemente estadunidense, mató a cuatro supuestos miembros del AQPA en Mukala, gran ciudad del sureste de Yemen conquistada por Al Qaeda a principios de abril.