Viable, eliminar el hambre en el mundo: ONU

El secretario general, Ban Ki-moon, consideró que llegar a la meta de “hambre cero”  es posible aunque todavía 805 millones de personas padecen hambre en el mundo.
Cuando hace hambre, el que espera, desespera.
(Especial)

Ciudad de México

La meta de “hambre cero” es viable, aunque todavía 805 millones de personas padecen hambre en el mundo, coincidieron el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, y la directora del Programa Mundial de la Alimentos (PMA), Ertharin Cousin.

En sendos mensajes por el Día Mundial de la Alimentación, destacaron la importancia de fomentar la agricultura familiar en el fortalecimiento de cadenas de producción y distribución locales de alimentos, como instrumento para reducir el hambre.

Este día se conmemora el “Año Internacional de la Agricultura Familiar”, señaló Ban Ki-moon en su mensaje difundido en México por la oficina de la ONU, donde indicó que la agricultura familiar conserva los recursos naturales y la biodiversidad agrícola.

Además, añadió, su presencia es “piedra angular” de sistemas alimentarios inclusivos y sostenibles y las familias son claves para impulsar el progreso mundial, aunque se encuentran en desventaja por el acceso a tecnologías, servicios y mercados.

De igual forma, esas familias son profundamente vulnerables a condiciones meteorológicas extremas, cambio climático y degradación ambiental.

“Garantizar la igualdad de acceso, especialmente de la mujer, a los recursos productivos es esencial para el empoderamiento de los 500 millones de pequeños agricultores a fin de ayudar a erradicar la pobreza y proteger el medio ambiente”, planteó Ban.

A su vez, Ertharin Cousin recordó que de acuerdo con el informe “Estado de la inseguridad alimentaria en el mundo 2014”, al menos 37 millones de personas dejaron de padecer hambre en el último año y 63 países lograron el objetivo internacional de reducirla antes de 2015.

Destacó que ello es producto del trabajo conjunto de gobiernos, sociedad civil e iniciativa privada, con lo que se demuestra que es posible avanzar en el camino correcto cuando hay voluntad de las partes.

No obstante, el propio informe detalla que 805 millones de personas en el mundo siguen en situación de hambre, lo que es particularmente peligroso en el caso de los niños en sus primeros mil días de vida.

Recordó que el hambre puede generar grave improductividad, como demuestra la serie de estudios “Costo del Hambre en África”, según los cuales puede reducir la fuerza de trabajo de un país en rangos de entre 9.4 y 16.5 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

“Esto demuestra por qué la comunidad internacional debe continuar esforzándose para lograr un mundo con hambre cero, un mundo donde los niños y las familias puedan construir su futuro y los agricultores puedan valerse por sí mismos y ayudar a sus comunidades a ser autosuficientes”, expuso Cousin.

Recientemente el Programa Mundial de la Alimentos ha prestado ayuda de emergencia en situaciones como la provocada por el virus del ébola en África Occidental y los conflictos civiles en Siria, Irak, República Centroafricana y Sudán del Sur.

También ha apoyado a 20 millones de niños pobres con alimentación escolar y priorizado la compra de alimentos a familias y agricultores en pequeña escala en países en desarrollo, entre otras medidas.