ONU acelera envío de ayuda humanitaria a Siria

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas aprobó una resolución por la que los convoyes con ayuda atraviesan las fronteras sirias incluso sin la autorización de Damasco, lo que beneficiará a más ...
Un convoy humanitario de la Media Luna Roja transporta un cargamento de comida de Naciones Unidas a un barrio de Damasco
Un convoy humanitario de la Media Luna Roja transporta un cargamento de comida de Naciones Unidas a un barrio de Damasco (AFP)

Nueva York, Beirut

El Consejo de Seguridad de la ONU autorizó hoy que los convoyes con ayuda humanitaria para Siria atraviesen sus fronteras aún sin el aval de Damasco, lo que permitirá ayudar a más de un millón de civiles en zonas controladas por la oposición. Una resolución en ese sentido fue aprobada por unanimidad incluso por China y Rusia, que interpusieron su veto en cuatro proyectos de resolución anteriores de los países occidentales desde el inicio del conflicto sirio hace más de tres años.

El traslado se llevará a cabo a través de cuatro puntos: dos en Turquía (Bab al-Salam y Bab al-Hawa), uno en Irak (Al Yarubiyah) y otro en Jordania (Al-Ramtha). El cargamento de los camiones será sometido antes a un "mecanismo de control" establecido por la ONU "con el fin de confirmar la naturaleza humanitaria del cargamento" y las autoridades sirias serán simplemente informadas.

Según el texto, el Consejo "decide que las agencias humanitarias de la ONU y sus socios están autorizados a seguir itinerarios a través de las líneas de acceso y los puntos de pasajes fronterizos de Bal al-Salam, Bab al-Hawa, Al Yarubiyah y Al-Ramtha, además de los que ye están en uso", con el fin de ayudar a civiles "por las vías más directas". Esta autorización es válida por seis meses y luego el Consejo deberá renovarla.

La resolución también exige a los beligerantes que faciliten la entrega de esta ayuda "sin trabas" y garanticen la seguridad de los ayudantes humanitarios. La ONU estima que este sistema debería permitir abastecer con alimentos y medicamentos a entre 1.3 y 1.9 millones de civiles adicionales en zonas tomadas por los rebeldes. Por ahora la mayor parte de la ayuda humanitaria llega a Damasco y la aprovechan las regiones dominadas por las fuerzas gubernamentales.

Según Naciones Unidas, 10.8 millones de sirios necesitan ayuda. Sin embargo los trabajadores humanitarios no logran llegar a 4.7 millones de ellos. Unos tres millones de sirios se han refugiado en los países vecinos debido a un conflicto que ha dejado más de 150 mil muertos desde marzo de 2011.

El texto prevé "medidas adicionales en caso de no respeto por una u otra de las partes sirias" de la nueva resolución o la precedente, sin dar más detalles. En este caso, se precisaría una nueva decisión del Consejo, que Rusia podría bloquear.

Las negociaciones sobre el texto duraron cinco semanas. Moscú proponía un control de los camiones con la participación del gobierno sirio. Pero los occidentales rechazaban esta propuesta debido a temores de que Damasco enlentezca la entrega de ayuda, como denuncia regularmente la ONU. La resolución no fue tan lejos como deseaban sus promotores, Australia, Luxemburgo y Jordania, que querían una liberación total de la frontera de Siria.

Al principio, los occidentales buscaban alcanzar una resolución utilizando el artículo 7 de la Carta de las Naciones Unidas, que prevé sanciones económicas y el uso de la fuerza para hacer respetar una decisión del Consejo. Pero Moscú y Pekín no estaban de acuerdo. El gobierno sirio se mostró amenazante. Y afirmó que consideraba como una agresión traspasar su frontera sin un previo acuerdo.

De otra parte, los yihadistas del Estado Islámico (EI) tomaron el lunes el control de los sectores rebeldes de Deir Ezzor, la ciudad más grande del este de Siria, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH). El EI controla ahora la mitad de esta ciudad mientras que la otra mitad está en manos del régimen de Bashar al Asad, indicó la ONG, y aseguró que "entre el 95% y el 98%" de la provincia de Deir Ezzor está ahora controlada por el grupo yihadista.

"Sólo la segunda mitad de la ciudad, el aeropuerto militar, situado en las afueras, y algunas pueblos de la provincia están todavía fuera del control del AI", dijo Rami Abdel Rahman, director del OSDH. Según la ONG, los sectores rebeldes fueron expulsados tras el fracaso en sus negociaciones con el EI, que a finales de junio proclamó un "califato" en las zonas que controla en Irak y Siria.