ONU pide apoyo para Nepal y advierte sobre falta de fondos

La Asamblea General de Naciones Unidas aprobó una resolución pidiendo ayuda para el país asiático afectado por el sismo del 25 de abril, y advirtió que solo se ha cubierto 14% de los fondos de ...
Una madre y su hija participan en una sesión de "yoga con risa" destinada a aliviar los traumas de las víctimas del sismo en Katmandú
Una madre y su hija participan en una sesión de "yoga con risa" destinada a aliviar los traumas de las víctimas del sismo en Katmandú (AFP)

Nueva York, Katmandú

La Asamblea General de la ONU aprobó hoy una resolución pidiendo apoyo para Nepal tras el terremoto del pasado 25 de abril, mientras la organización advirtió de que por ahora sólo se ha cubierto un 14 por ciento de los fondos de emergencia solicitados.

El texto de la Asamblea, impulsado por España con el respaldo de un total de 127 países, fue aprobado por consenso y subraya la necesidad de que la comunidad internacional preste un apoyo adecuado a Nepal.

En ese sentido, señala que la asistencia de emergencia debe vincularse desde un principio con la "rehabilitación y el desarrollo", reforzando las capacidades nacionales y preparando al país para futuros desastres de este tipo.

El documento también "subraya la importancia de, en paralelo al esfuerzo de socorro, iniciar rápidamente los esfuerzos de reconstrucción" y pide a la comunidad internacional apoyo también a medio y largo plazo, para lo que solicita a la ONU que apoye la preparación de futuras iniciativas, como podrían ser conferencias de donantes.

El embajador español, Román Oyarzun, aseguró que la resolución es "no sólo oportuna, sino necesaria" y dijo que "cada voto, cada copatrocinio, es un mensaje de vida y de esperanza para el pueblo de Nepal".

A finales de abril, las Naciones Unidas solicitaron a la comunidad internacional reunir 423 millones de dólares en los próximos tres meses para apoyar al país tras el terremoto.

Sin embargo, a día de hoy, sólo se han obtenido unos 60 millones de dólares, que incluyen 15 millones de la propia ONU, según advirtió ante la Asamblea el secretario general, Ban Ki-moon.

"No hace falta decir que el 14 por ciento de la financiación está lejos de ser suficiente", señaló Ban, quien aseguró que sin un apoyo robusto se perderán más vidas en el país asiático. "En Nepal, tenemos una oportunidad para marcar una verdadera diferencia en las próximas semanas y meses", dijo el diplomático coreano a los Estados miembros.

En su intervención, Ban repasó la situación del país tras el terremoto del 25 de abril, que mató a unas ocho mil personas, y al que se sumó un segundo temblor dos semanas después, en el que hubo decenas de muertos y unos dos mil heridos.

En total, unas 400 mil casas han quedado destruidas y otras 280 mil están dañadas, cientos de miles de personas necesitan ayuda humanitaria y los servicios básicos como la sanidad y la educación se han detenido. Según Ban, aunque la ayuda de emergencia está logrando llegar a cada vez más personas, es necesario hacer más, sobre todo, ante el comienzo del monzón en junio.

La ONU considera clave que casi medio millón de personas tengan alojamientos de emergencia antes del comienzo de las lluvias y que los agricultores puedan plantar sus cultivos durante esa época para evitar problemas alimentarios en los próximos meses.

Además, Ban advirtió sobre el riesgo de que el monzón desencadene alguna epidemia como el cólera, dado que Nepal ha perdido casi todas sus infraestructuras de agua y saneamiento en el terremoto.

"Miseria y más muertes"

En Nepal, Naciones Unidas advirtió hoy de que si la comunidad internacional no dona con urgencia los fondos necesarios, "solo podemos esperar miseria" y "más muertes".

"Si no actuamos rápidamente, las consecuencias serán graves", alertó el principal responsable de la ONU y de la operación humanitaria en Nepal, Jamie McGoldrick, en un comunicado en el que recordó que, tres semanas después del seísmo, la ONU apenas ha recibido el 14% de los 423 millones de dólares que necesita.

"Sólo podemos esperar miseria, una gran pérdida de dignidad y un potencial real de más muertes especialmente en áreas rurales y remotas", donde cientos de miles de personas perdieron su casas, aseveró.

McGoldrick añadió que, si bien hubo una pronta reacción internacional durante las horas siguientes al sismo, el nivel de fondos recibidos indica que el brote de solidaridad está disminuyendo, en el momento en que es esencial fortalecer las intervenciones humanitarias.

Según la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA, siglas en inglés), 294 organizaciones trabajan en 64 de los 75 distritos de Nepal para asistir a los afectados por el desastre, pero "necesitan más apoyo para continuar su trabajo".

El valle de Katmandú, una de las zonas más afectadas, sigue sintiendo réplicas de distinta intensidad a diario, por lo que gran parte de la población permanece en las calles ante el temor a que se derrumben los edificios que siguen en pie.

Se estima que alrededor de un millón de personas han abandonado la zona en busca de refugio en otros lugares, aunque las tiendas de campaña y las lonas para cobijar a los damnificados siguen escaseando en muchas partes del país mientras se aproxima la época de lluvias del monzón, prevista a partir de junio.

El número de fallecidos por el terremoto de 7.8 grados en la escala de Richter del pasado día 25 y la réplica de 7.3 del 12 de mayo se eleva al menos a 8,461 y el de heridos a 16,808, con cerca de medio millón de edificios destruidos, de acuerdo con los últimos datos del Ministerio del Interior nepalí.

El terremoto del 25 de abril fue el de mayor magnitud en Nepal en 80 años y el peor en la región del Himalaya en una década, desde que en 2005 un sismo ocasionó más de 84 mil muertos en Cachemira.