ONU enviará una misión a Irak para investigar crímenes del Estado Islámico

Mientras el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas no quiere que las atrocidades del grupo islamista queden impunes, Amnistía Internacional les acusa de llevar a cabo una "limpieza étnica" ...
Una refugiada iraquí, que huyó de la violencia yihadista, sostiene un niño junto a una tienda de UNICEF en el campo de Bahrka, cerca de Erbil
Una refugiada iraquí, que huyó de la violencia yihadista, sostiene un niño junto a una tienda de UNICEF en el campo de Bahrka, cerca de Erbil (AFP)

Ginebra, El Cairo

El Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas decidió hoy por unanimidad enviar una misión para investigar las atrocidades cometidas por los yihadistas del Estado Islámico (EI) en Irak, con el objetivo de luchar contra su impunidad. Los 47 miembros de este organismo de la ONU, reunidos en una sesión extraordinaria en Ginebra, adoptaron una resolución en este sentido pedida por Bagdad.

"Nos encontramos frente a un monstruo terrorista", declaró el ministro iraquí de Derechos Humanos, Mohamed Shia al Sudani, para quien "los actos del EI constituyen una amenaza no sólo para Irak sino para toda la región y para el mundo".

"Los informes que recibimos revelan actos inhumanos a un nivel inimaginable", afirmó por su parte Flavia Pansiera, la Alta Comisionada adjunta de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, en referencia a los asesinatos selectivos, conversiones forzadas, secuestros, esclavitud, tortura y persecución sistemática por razones religiosas y étnicas.

Desde el 9 de junio, insurgentes sunitas encabezados por los yihadistas del EI se apoderaron de amplios territorios en Irak, donde obligaron a cientos de miles de habitantes a abandonar sus hogares. La violencia en Irak provocó más de 1.8 millones de desplazados en 2014.

Según Naciones Unidas, que denuncia crímenes de guerra, crímenes contra la humanidad y "limpieza étnica y religiosa", las minorías cristiana, yazidí, shabak y turcomana, entre otras, figuran entre las que están "directamente afectadas".

En este contexto, "diversos grupos llevan a cabo intencionalmente acciones contrarias a los derechos humanos e internacionales por motivos étnicos y religiosos. Es un crimen contra la humanidad", concluyó Pansieri, quien denunció también las ejecuciones perpetradas por las fuerzas de seguridad iraquíes y las milicias antiyihadistas.

Por su parte, la ONG UN Watch lamentó que los investigadores no tendrán como misión investigar los crímenes del gobierno iraquí.

Once investigadores

La resolución adoptada por el Consejo de la ONU urge a todas las partes a respetar el derecho internacional, a proteger a los civiles y a responder a sus necesidades, al tiempo que ofreció a los trabajadores humanitarios un "acceso seguro" a las poblaciones afectadas.

El texto insta a la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos a "enviar urgentemente una misión a Irak para investigar las alegaciones de violaciones y abusos contra los Derechos Humanos cometidos por el EI y los grupos terroristas vinculados" con el objetivo de luchar contra su impunidad.

La ONU espera que estos once investigadores puedan llegar al terreno dentro de algunas semanas, precisó un portavoz de la Alta Comisionada, Rupert Colville. Los enviados deberán recoger pruebas para eventuales acciones judiciales ante un tribunal, como la Corte Penal Internacional (CPI), precisó.

Los investigadores deberán informar de la evolución de su trabajo a partir de la próxima sesión ordinaria del Consejo (del 8 al 26 de septiembre) y presentar un informe escrito en febrero o marzo de 2015. "Todos los Estados deben unirse contra esta amenaza", subrayó el representante iraní en la ONU en Ginebra, Mohsen Naziri Asl, mientras que su homólogo ruso, Alexei Borodavkin, aseguró que su país continuaría proporcionando a Irak "armamento moderno".

Mientras Amnistía Internacional (AI) acusó hoy al EI de perpetrar una limpieza étnica y crímenes de guerra, incluidos ejecuciones sumarias y secuestros masivos, contra minorías étnicas y religiosas en el norte de Irak. La organización subrayó hoy estas acusaciones, recogidas en su último informe "Ethnic cleansing on historic scale: the Islamic State's systematic targeting of minorities in northern Iraq" (Limpieza étnica histórica: la focalización sistemática del Estado Islámico en las minorías del norte de Irak), en un comunicado.

En él, AI recoge "relatos espeluznantes" de supervivientes a la ofensiva yihadista que azota el norte de Irak. "Las matanzas y los secuestros que lleva a cabo el Estado Islámico ofrecen nuevos y desgarradores datos que indican que una oleada de limpieza étnica contra las minorías está azotando el norte de Irak", señala en la nota la asesora general sobre respuesta a las crisis de AI, Donatella Rovera.

Actualmente sobre el terreno, la responsable de AI añade que el EI "está llevando a cabo despreciables crímenes y ha transformado zonas rurales de Sinyar (norte) en campos de la muerte empapados en sangre en su brutal campaña para borrar todo rastro de la población no árabe y musulmana no sunita".

AI dice haber reunido datos que indican que varias ejecuciones masivas tuvieron lugar en Sinyar durante el mes de agosto, cuando se produjo el éxodo de decenas de miles de miembros de la minoría kurda yazidí. La nota señala varios testimonios de los desplazados, entre ellos, el de Salem, que se refugió durante doce días cerca del lugar de una matanza.

"Me salvó un vecino musulmán, que arriesgó su vida para salvarme; es más que un hermano para mí. Durante doce días me llevó comida y agua cada noche. Yo no podía caminar y no tenía ninguna esperanza de poder salir de allí, y para él era cada día más peligroso seguir teniéndome allí", señala la nota, que cita a Salem.

Por su parte, Rovera acusó al gobierno iraquí de hacer la vista gorda hacia las milicias sectarias y de armar a los voluntarios chiítas contra el EI. En vez de hacer eso, Rovera pide a las autoridades de Bagdad que se centren en "proteger a todos los civiles, sean cuales sean su etnia o su religión" y que los responsables de estos crímenes de guerra sean llevados ante la justicia.

Durante el mes de agosto, al menos 1,420 personas murieron y 1,370 resultaron heridas en combates y otros actos violentos y terroristas durante el mes de agosto en Irak, según reveló ayer la misión de Naciones Unidas en este país (UNAMI).