OEA respalda a Argentina en batalla legal con fondos especulativos

El ministro argentino de Economía, Axel Kicillof, pidió "soluciones urgentes" ya que el país tiene por delante la posibilidad real de un nuevo default, mientras su gobierno no se reunirá el ...
El ministro de Economía argentino, Axel Kicillof (d) llega a la reunión de la OEA, hoy en Washington
El ministro de Economía argentino, Axel Kicillof (d) llega a la reunión de la OEA, hoy en Washington (AFP)

Buenos Aires

Los cancilleres de la Organización de los Estados Americanos (OEA) aprobaron hoy una declaración de respaldo a Argentina para que logre un acuerdo "justo, equitativo y legal" con fondos especulativos que cuentan con bonos en default del año 2001.

Impulsada por Uruguay y Brasil, la declaración fue aprobada por aclamación durante la 28ª reunión de cancilleres del organismo regional, aunque Canadá decidió abstenerse y Estados Unidos adelantó que utilizaría una nota de pie de página explicando que no puede apoyar el texto porque la cuestión es objeto de acción de una corte estadounidense.

El documento de los cancilleres declara el "respaldo a la república Argentina" para que "pueda seguir cumpliendo con sus obligaciones, pagando su deuda, honrando sus compromisos como lo viene haciendo, y logre un diálogo en condiciones justas, equitativas y legales" con la totalidad de sus acreedores.

El texto, un fuerte apoyo político pero sin efectos legales, considera esencial "garantizar que los acuerdos alcanzados entre deudores y acreedores, en el marco de los procesos de reestructuración de las deudas soberanas, sean respetados". Finalmente, la OEA deja explícito su "pleno apoyo al logro de una solución que busque facilitar el amplio proceso de reestructuración" de la deuda argentina.

Convocada el lunes con carácter de emergencia por el representante alterno de Argentina en la OEA, asistieron a la reunión once cancilleres de los 34 países miembros del organismo. El ministro argentino de Economía, Axel Kicillof, hizo una extensa y detallada presentación ante los cancilleres, y pidió "soluciones urgentes" ya que el país tiene por delante la posibilidad real de un nuevo default.

"Son necesarias soluciones urgentes, no apenas pronunciamientos. Necesitamos que los organismos internacionales actúen", dijo Kicillof. El ministro afirmó que Argentina pidió esta reunión "no por una cuestión de protagonismo". "Hay un problema de plazos, estamos en un momento en que Argentina tiene 28 días para evitar un default", sostuvo.

Para Kicillof, "esto es desquiciado, porque Argentina tiene los recursos para pagar" a los acreedores de su deuda reestructurada en 2005 y 2010. "Hemos venido a la OEA a explicar esto, pero también a urgir al sistema multilateral, a que las organizaciones que hemos creado actúen", expresó.

Una delegación argentina se reunirá el lunes en Nueva York con el mediador nombrado por la justicia para supervisar las negociaciones con fondos especulativos, pero no tendrá encuentros directos con esos grupos litigantes, dijo Kicillof.

"La determinación del juez Thomas Griesa (de Nueva York) es que las partes se pongan a disposición del mediador. Estrictamente hablando no va a ser una reunión con la otra parte, sino con el mediador", dijo Kicillof en Washington, luego de una Reunión de Consultas de cancilleres de la OEA sobre la cuestión argentina.

Aunque Kicillof no ofreció detalles sobre la integración de la delegación argentina, el mediador indicado por Griesa, el abogado Daniel Pollack, informó que mantendrá un encuentro con un Subprocurador del Tesoro argentino, el Secretario de Finanzas del Ministerio de Economía y con el secretario Legal y Administrativo de esa cartera.

Kicillof dijo que por el momento "no está definida" la posibilidad de un encuentro directo de representantes de Argentina con abogados de los "fondos buitre". En la apertura de los trabajos, el Secretario General de la OEA, José Miguel Insulza, pronunció un duro discurso en el que alertó que la acción de grupos especulativos "no solo amenaza la estabilidad financiera" argentina, sino que también "daña gravemente" otros procesos similares de reestructuación de deuda soberana.

A esos grupos especulativos, dijo Insulza, "se les llama fondos buitre, no de manera peyorativa, sino ajustada a la verdad: merodean incansablemente por la economía global buscando sus partes débiles". En tanto, el canciller brasileño Luiz Alberto Figueiredo señaló que "el precedente argentino debe servir como una señal de alerta. Brasil se preocupa con el impacto futuro de este precedente, en especial en nuestra región".

Por su parte, la subsecretaria de Estado estadunidense para América Latina, Roberta Jacobson, defendió el rechazo de su país a la resolución, alegando que "la cuestión se encuentra en el poder judicial, un brazo independiente del gobierno". El fallo del juez de Nueva York, Thomas Griesa, que ordena a Argentina pagar al mismo tiempo a tenedores de bonos de su deuda reestructurada y a fondos especulativos que no participaron de las operaciones de canje, empuja al país en dirección de un nuevo default, de acuerdo con Buenos Aires.

Argentina depositó el pasado jueves dinero para pagar bonos reestructurados que tenían fecha de vencimiento el 30 de junio, pero Griesa bloqueó las transferencias. Si el cobro no se produce antes de que venza el plazo de gracia el próximo 30 de julio, Argentina corre el riesgo de ingresar a una nueva cesación de pagos.