OEA aprueba declaración en apoyo a la paz en Venezuela

La declaración de cinco puntos, propuesta por Bolivia, obtuvo los votos de Venezuela y otros países del ALBA y Estados Unidos, Canadá y Panamá mostraron reservas, mientras la oposición convocó a ...
Dos niños se protegen de las bombas lacrimógenas hoy cerca de la Plaza Altamira de Caracas
Dos niños se protegen de las bombas lacrimógenas hoy cerca de la Plaza Altamira de Caracas (EFE)

Washington

El Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) aprobó hoy con una amplia mayoría una declaración en apoyo a la paz y el fin de la violencia en Venezuela, que ha dejado una veintena de muertos. "El Consejo Permanente acaba de aprobar por 29 votos a 3 una declaración de solidaridad con la paz, con el diálogo y con la democracia venezolana", dijo el embajador venezolano ante la OEA, Roy Chaderton.

La declaración de cinco puntos, propuesta por Bolivia, obtuvo los votos de Venezuela y otros países del ALBA, mientras que Estados Unidos, Canadá y Panamá mostraron reservas. Grenada y Bahamas no estaban presentes durante la votación. Las objeciones de los países se concentraron alrededor del vocabulario sobre los llamados al diálogo en Venezuela, donde las manifestaciones han dejado 20 muertes, casi 300 heridos y decenas de denuncias de violación de derechos humanos.

La declaración "alienta" a todos los partes en Venezuela que "continúen avanzando" con el proceso de diálogo iniciado por el gobierno de Nicolás Maduro en las llamadas "conferencias de paz", y que la alianza opositora MUD ha boicoteado. "No es equilibrada (...) esperaba mayor neutralidad de la OEA", criticó el embajador panameño, Arturo Vallarino.

La declaración "tiene buenas partes pero no creímos que iba suficientemente lejos" sobre el diálogo, señaló la estadunidense Carmen Lomellin. La votación siguió a un maratónico debate entre el jueves y casi toda la jornada de hoy en la sede de la OEA en Washington. La oposición venezolana convocó hoy a sus simpatizantes a participar este sábado en una nueva marcha contra la escasez de productos básicos en el país, una movilización a la que el oficialismo negó el permiso para transitar por las zonas en las que gobierna al considerar que "puede tornarse violenta".

"Mañana movilización nacional contra uno de los graves problemas que afecta y une a TODOS los venezolanos:ESCASEZ", invitó hoy el líder de la oposición venezolana Henrique Capriles a través de su cuenta de Twitter. El líder estudiantil Juan Requesens también invitó a la marcha a través de la misma red social y tras indicar que el pueblo venezolano tomará las calles "nuevamente" informó que la convocatoria es para las 10:00 hora local (14:30 GMT) y se movilizará hasta la sede del Ministerio de Alimentación.

Asimismo, la diputada opositora María Corina Machado convocó por Twitter a salir a la calle este sábado, Día de la Mujer, y protestar "frente a un régimen" que mata "con balas y con hambre". La marcha está organizada para que se desarrolle desde su inicio hasta su fin en el municipio caraqueño de Libertador donde gobierna el alcalde chavista, Jorge Rodríguez, quien esta noche anunció por Twitter que negó el permiso para que se realice la manifestación.

"Quiero informar a través de esta vía que no (hay permiso para) ninguna marcha de la derecha mañana sábado en el mun libertador", escribió Rodríguez que agregó en otro mensaje: "Debemos resguardar la vida y los bienes de los habitantes del municipio, x tanto hemos negado el permiso a una marcha que pueda tornarse violenta". En un siguiente escrito reiteró: "El Mun Libertador es un municipio de paz y libre de fascismo, y así lo mantendremos".

Rodríguez repitió así la orden que emitió cuando el dirigente opositor Leopoldo López convocó a una concentración para que sus simpatizantes le acompañaran a entregarse atendiendo a una orden de aprehensión en su contra el 18 de febrero pasado y, pese a la falta de permiso, acudieron cientos de miles a apoyarlo.

Venezuela está inmersa en una ola de protestas desde el pasado día 12 de febrero en contra del Gobierno que se han desarrollado en varias ciudades del país, y que en algunos casos se han tornado violentas, al causar al menos 19 fallecidos, 318 heridos y 1,103 personas detenidas, según datos oficiales.