OEA insta a abordar migración de niños con "perspectiva humanitaria"

El consejero estadunidense del departamento de Estado, Thomas Shannon, afirma que de la reunión de Obama con sus pares centroamericanos saldrá un plan conjunto para enfrentar la migración de ...
El consejero estadunidense Thomas Shannon, en la residencia presidencial de Honduras, en Tegucigalpa
El consejero estadunidense Thomas Shannon, en la residencia presidencial de Honduras, en Tegucigalpa (AFP)

Washington, San Salvador

La Organización de Estados Americanos instó hoy a los países de la región a abordar con una "perspectiva humanitaria" la masiva migración de niños centroamericanos hacia Estados Unidos, que llamó una de "las más notorias expresiones de exclusión social".

En una declaración adoptada por aclamación de los 34 países miembro, el Consejo Permanente del organismo regional expresó su solidaridad con los gobiernos de la región "para que el problema de la migración de las niñas, niños y adolescentes no acompañados se aborde desde una perspectiva humanitaria".

Según el texto, el objetivo debe ser "garantizar condiciones de bienestar y trato digno para los niños que facilite la reunificación familiar, donde corresponda". Unos 57 mil menores sin compañía de adultos, la mayoría de Honduras, El Salvador y Guatemala, fueron interceptados desde octubre pasado en suelo estadunidense tras emigrar clandestinamente en busca de sus familiares o huyendo de la violencia en sus países.

La situación es "una de las más notorias expresiones de exclusión social y desprotección" de los derechos humanos de los menores, indicó la OEA. En la declaración, el organismo llamó a esos países a "que hagan esfuerzos genuinos para garantizar" a su población más joven "condiciones de respeto a los derechos humanos y mínimas de seguridad para que puedan desarrollarse integralmente" en sus zonas de origen.

Entre los objetivos resaltan la promoción de desarrollo económico, oportunidades de empleo, inclusión social y seguridad ciudadana, para desalentar la emigración. Pero también solicitó a los países receptores (Estados Unidos) y de tránsito (México) enfocar sus políticas migratorias en el bienestar de los niños que cruzan solos, "a partir de una perspectiva humanitaria y basada en el pleno respeto a sus derechos humanos".

Al respecto el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, pidió que los niños tengan la "garantía de un debido proceso" para presentar su caso ante un juez. Insulza, que visitó Honduras la semana pasada para discutir la llegada de los niños a la frontera estadunidense, llamó la atención a quienes ven la situación como un "problema de seguridad nacional" y alabó al presidente estadunidense Barack Obama por declarar una "urgente situación humanitaria".

"Quiero aplaudir muy directamente la decisión del presidente de Estados Unidos de hablar de una situación humanitaria y, sobre todo, de no convertirlo en un tema mediático sino en un tema en el cual hay que buscar soluciones", dijo el líder regional. Fue la primera vez que el Consejo Permanente evaluaba la crisis de los menores, destapada a principios de junio por las autoridades estadunidenses, que se han visto desbordadas para acoger y procesar los casos.

El documento fue presentado por las representaciones de Guatemala, El Salvador y Honduras, antes de que Obama reciba el viernes por primera vez a los mandatarios de esos países en la Casa Blanca para buscar posibles soluciones a la crisis humanitaria. En la reunión, los presidentes centroamericanos se comprometerán con Obama a desalentar la migración ilegal y a endurecer leyes contra traficantes de personas, dijo hoy el gobierno salvadoreño.

Previamente, los líderes centroamericanos serán recibidos el jueves en la OEA en una sesión protocolar. De otra parte, el consejero del departamento de Estado de Estados Unidos, Thomas Shannon, adelantó hoy en San Salvador que de la reunión del viernes de los presidentes centroamericanos con su homólogo Barack Obama saldrá un plan conjunto para enfrentar la migración de menores.

"Yo creo que vamos a salir de la reunión del viernes con un plan de acción conjunto que va tener un impacto de muchos beneficios en los países de América Central", declaró Shannon a la televisión privada Telecorporación Salvadoreña antes de partir a Honduras.

Los presidentes del llamado Triángulo Norte, Otto Pérez (Guatemala), Salvador Sánchez Cerén (El Salvador) y Juan Orlando Hernández (Honduras), tienen previsto cumplir el viernes una intensa agenda en Washington para hablar sobre la crisis humanitaria desatada por la oleada de niños migrantes indocumentados de Centroamérica hacia Estados Unidos.

Durante la cita, según Shannon, se establecerán "programas y estrategias conjuntas" construidas a partir de un "consenso (de) cómo es el problema y de cómo vamos a enfrentarlo". "El desafío número uno es convencer a estos jóvenes que no salgan de sus países", destacó. En ese sentido, la reunión del viernes es para Shannon "inédita", por cuanto el "tema número uno" de la agenda de los mandatarios del Triángulo Norte con Obama será el de la migración.

"Tenemos que tocar el aspecto del desarrollo económico y social, la violencia, pero también cómo los países cooperan para mejorar la manera en que enfrentamos ese desafío (de la migración ilegal)", destacó. El funcionario advirtió que en la presente crisis humanitaria de los niños migrantes sin acompañante adulto, no todos podrán quedarse en Estados Unidos.

"Algunos niños que llenan algunos requisitos internacionales para ser declaradados refugiados tendrán la oportunidad de quedarse, los otros no, van a ser deportados", resumió. Shannon dijo después en Honduras que se deben construir las oportunidades para sustituir el "sueño americano" por un "sueño hondureño" que desaliente la emigración.

El diplomático estadunidense ofreció declaraciones durante una viaje a la frontera entre Honduras y Guatemala, por donde ingresan emigrantes hondureños deportados desde México. "Queremos trabajar para asegurar que los emigrantes, en lugar de buscar el sueño americano, busquen el sueño hondureño", dijo el funcionario durante su visita a Corinto, 350 km al norte de Tegucigalpa.

Después de visitar El Salvador, Shannon llegó a este punto fronterizo para ver el proceso de deportación de los emigrantes que llegan por tierra desde México. El ingreso ilegal de 57 mil niños no acompañados por adultos que llegaron a Estados Unidos desde octubre pasado, en busca de sus padres o huyendo de la violencia en Centroamérica, ha provocado una crisis humanitaria que preocupa a las autoridades de los países involucrados.

Shannon sugirió "construir oportunidades aquí, aunque entendemos que algunos (niños tienen) el deseo de estar con sus familiares, su papá su mamá" y hay "múltiples causas" para la emigración. "Todos los países involucrados con la migración tienen que trabajar en conjunto para buscar una solución a este problema", enfatizó el diplomático y por ello destacó que "la reunión en Washington es súper importante".

El presidente hondureño Juan Orlando Hernández lanzó este miércoles, durante una ceremonia en Casa Presidencial, una campaña con el slogan "no arriesgues la vida de tus hijos, la migración infantil también es abandono". Ana García, esposa de Hernández, explicó que la campaña se hará durante la "Semana del migrante", a través de publicaciones en medios de comunicación, tratando de crear conciencia sobre los riesgos a que se someten los emigrantes en la ruta hacia Estados Unidos.

"Si logramos que niñas, niños y familias desistan de su decisión de abandonar el país, después de ser tocados por esta campaña, se verá que eso suma al resto de acciones que se están tomando, no solo ante la crisis humanitaria sino al problema migratorio que persiste", subrayó. Más de un millón de hondureños vive en Estados Unidos, la mayoría indocumentados.