Numerosas críticas islamistas tras sorpresiva proclamación de "califato"

La creación el pasado domingo de un estado islámico entre Irak y Siria por los yihadistas del EIIL fue duramente criticada por gobiernos, medios de prensa e intelectuales islámicos.
Fuerzas de seguridad iraquíes despliegan una bandera del ISIS durante una patrulla en Dalli Abas
Fuerzas de seguridad iraquíes despliegan una bandera del ISIS durante una patrulla en Dalli Abas (Reuters)

Beirut

La sorpresiva proclamación de un "califato", que realizaron yihadistas acusados de crímenes atroces en Siria e Irak, provocó numerosas críticas de otros grupos islamistas que defienden la creación de un Estado basada en la sharia. El domingo, el ex Estado Islámico en Irak y Levante (EIIL) --que se llama ahora Estado Islámico (EI)-- proclamó la creación de un "califato" en una zona que va de Alepo, en el norte de Siria, a Diyala, en el este de Irak.

"Todos los grupos islamistas quieren el califato", pero al Estado Islámico "se lo asocia con terrorismo y masacres", estimó Mathieu Guidere, profesor de islamología en la universidad de Toulouse (suroeste de Francia). Las imágenes de decapitaciones y crucifixiones que circulan en internet "dan una muy mala imagen del islam" y "manchan este proyecto, que es un ideal para los islamistas", puntualizó.

En Arabia Saudita, bastión del wahabismo, la doctrina religiosa sunita que consiste en una interpretación literal del Corán, el diario Al Riyadh, que suele expresar una opinión cercana a la de las autoridades, afirmó que este "califato" se "reduce a una persona que encabeza una organización terrorista".

Los rebeldes sirios también rechazaron la proclamación, considerando el anuncio del EI como "nulo y sin fundamento". Entre los firmantes del comunicado figuran el Frente Islámico, la más importante coalición de rebeldes sirios, e incluso el Majlis Shura Muyahideen al Sharqiya, una alianza que comprende al Frente Al Nosra, afiliado a Al Qaeda.

En Jordania, uno de los principales ideólogos yihadistas también denunció hoy la proclamación de un "califato". "Refórmense, arrepiéntanse y dejen de matar a musulmanes y de desvirtuar la religión", afirmó, dirigiéndose al EI, Isam Barqawi, alias Abu Mohamed al Makdesi.

Makdesi, quien salió de la cárcel el 16 de junio tras haber purgado una pena de cárcel por haber reclutado combatientes para los talibanes, condenó a los "musulmanes que matan a otros musulmanes".

Para Radwane al Sayed, profesor de estudios islámicos en la universidad libanesa, los miembros del EI que "consideran que los únicos musulmanes son ellos", "se irán ganando cada vez más enemigos".

También en Líbano, la Jamaa Islamiya, cercana a la ideología de los Hermanos Musulmanes, calificó el anuncio del domingo de "herejía", agregando que los actos del EI "deforman al islam y alejan a la gente de la religión".

El califato, que duró 14 siglos hasta que, en 1924, el presidente turco, Mustafa Kemal Atatürk, lo abolió constitucionalmente, es sinónimo para muchos árabes del desarrollo de las ciencias o de poetas ilustres, como Abu Nuwas, conocido, entre otras cosas, por sus poemas sobre el vino, o de realizaciones como el palacio y fortaleza de la Alhambra, en Granada (sur de España).

Sin embargo, árabes y musulmanes no sueñan con un nuevo califato, cuya memoria "quedó borrada tras un siglo de colonialismo y nacionalismo árabe", estimó Guidere. "En lo que respecta a los occidentales, lo único que conocen son "Las mil y una noches", agregó.