Nuevos disturbios en Baltimore, 35 detenidos en toque de queda

Aunque la violencia no tuvo hoy las dimensiones del lunes, se registraron choques entre policías y manifestantes, mientras en la localidad de Ferguson, en Misuri, dos personas resultaron heridas ...
Miembros de la Guardia Nacional vigilan en Baltimore el Mondawmin Mall, unos almacenes que fueron asaltados el lunes
Miembros de la Guardia Nacional vigilan en Baltimore el Mondawmin Mall, unos almacenes que fueron asaltados el lunes (AFP)

Baltimore, Washington

Treinta y cinco personas fueron detenidas tras entrar en vigor en Baltimore el toque de queda entre las 22:00 hora local (02:00 hora GMT) y las 05:00 horas de la mañana, anunció hoy la Policía de la ciudad portuaria del este de Estados Unidos, que volvió a vivir enfrentamientos violentos entre la Policía y manifestantes, que protestan por la muerte de un joven negro.

"De esas 35 detenciones, 34 fueron de adultos y una de un menor", indicó Eric Kowalczyk, portavoz de la Policía, durante una conferencia de prensa. El jefe de Policía, Anthony Batts, dijo anoche que quince policías resultaron heridos, dos de los cuales fueron hospitalizados, y se refirió a 27 arrestos.

Pocos minutos después de las 22:00 hora local del lunes, la Policía lanzó gases lacrimógenos y pimienta para dispersar a unas decenas de recalcitrantes que no habían evacuado las calles. Informó que habían arrojado objetos contra las fuerzas de seguridad y provocado un incendio frente a una biblioteca.

Sin embargo, no ocurrió nada comparable a los disturbios que el lunes sacudieron la ciudad y durante los cuales bandas juveniles prendieron fuego edificios y vehículos, y saquearon comercios.

La violencia --que llevó a las autoridades locales a decretar el toque de queda nocturno durante una semana-- comenzó el lunes inmediatamente después de los funerales de Freddie Gray, un negro de 25 años muerto en circunstancias aún no aclaradas. Gray falleció el 19 de abril tras la fractura de una de sus vértebras cervicales una semana después de su detención por la Policía.

El portavoz policial dijo que de las 209 personas detenidas el lunes por la tarde y la noche, 111 aún aguardaban a que se les formularan cargos. "Si no estamos en condiciones de formularles una acusación en el plazo de 48 horas que disponemos, serán liberados", agregó el portavoz.

Hoy, aunque no se llegó a vivir el clima de violencia generalizada del lunes la Policía informó de disturbios en algunas zonas de la ciudad. En esos puntos, los manifestantes lanzaron objetos contra los agentes y éstos respondieron con el lanzamiento de gas pimienta para forzarlos a dispersarse.

"Quienes no respetan el toque de queda están rechazando el cumplimiento de las órdenes de los agentes de la ley de que abandonen el área", indicó la Policía de Baltimore en su cuenta de Twitter.

La Policía informó de que se trató de un grupo de personas en actitud "agresiva" que, además de atacar a los agentes, también prendieron fuego a las afueras de una biblioteca.

Los sucesos del martes acabaron con diez personas detenidas, la mayoría de ellas por no respetar el toque de queda, informó el jefe de Policía de la ciudad, Anthony Batts. A última hora del lunes, los disturbios aislados que se produjeron durante la noche habían cesado y la Policía calificó la situación en la ciudad de "estable" y bajo control.

Dos mil miembros de la Guardia Nacional y otros mil policías patrullaron el martes las calles de Baltimore para tratar de evitar que se repitiesen los violentos sucesos del lunes que concluyeron con varios agentes heridos y numerosos daños materiales.

A la Policía de Baltimore se sumaron efectivos de poblaciones y estados aledaños como Pensilvania, Nueva Jersey y el Distrito de Columbia, donde se encuentra la capital, para ayudar en un despliegue policial que ocupa gran parte de la ciudad.

Simultáneamente también hubo disturbios en la localidad de Ferguson (Misuri), que ya fue escenario de enfrentamientos violentos entre la Policía y los manifestantes negros a finales del año pasado a raíz de la muerte a manos de un agente blanco del joven Michael Brown.

Al menos dos personas resultaron heridas de bala esta madrugada en Ferguson cuando centenares de manifestantes salieron a la calle en apoyo a las protestas de Baltimore, informó hoy el diario St. Louis Post-Dispatch.

Los tiroteos tuvieron lugar cerca del cruce de las calles West Florissant y Canfield, escenario el pasado año de enfrentamientos con la policía y disturbios provocados por la muerte de Michael Brown, acribillado a tiros por un policía blanco en Ferguson.

La policía detuvo a una persona en relación a los tiroteos y recuperó una pistola, sin que esté claro de momento si tuvieron que ver con las protestas, en las que una gasolinera fue saqueada por ladrones a dos kilómetros de distancia de las protestas aprovechando la confusión, informó el diario.

Tras la muerte de Brown, Ferguson se convirtió en agosto pasado en el epicentro de una ola de protestas en todo EU en contra del abuso policial y la desproporcionada persecución de los jóvenes afroamericanos por parte de las fuerzas policiales.