Nuevos choques entre manifestantes y antimotines en Caracas

Los enfrentamientos se iniciaron cuando los manifestantes recorrieron un sector de Baruta, municipio opositor, en el límite con el de Libertador, chavista, y un grupo intentó bloquear una ...
Manifestantes opositores se enfrentan a miembros de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) tras una concentración hoy en Caracas
Manifestantes opositores se enfrentan a miembros de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) tras una concentración hoy en Caracas (EFE)

Caracas

Grupos de manifestantes se enfrentaron esta tarde con piedras a grupos antimotines, que respondieron con gases lacrimógenos, en una zona comercial del este de Caracas en el marco de una protesta antigubernamental a la que asistieron unas tres mil personas. Los choques se desataron luego de que los manifestantes recorrieron un sector del municipio opositor de Baruta (este), en el límite con el chavista Libertador (oeste), y un grupo de ellos se dirigió hacia una transitada autopista en el sector de Bello Monte con el objeto de bloquearla, lo que condujo a la intervención de grupos antimotines con gases lacrimógenos y chorros de agua.

Los manifestantes, en su mayoría estudiantes universitarios, empezaron a congregarse alrededor del mediodía para denunciar la ofensiva judicial contra dos alcaldes y una diputada de la oposición en el marco de las protestas que sacuden a Venezuela desde hace mes y medio con saldo de 31 muertos. "Nos hablan de paz y siguen lanzando señales contrarias. Ayer detuvieron a dos alcaldes, claro que es una provocación", dijo a la AFP Alejandro Solís, estudiante de ingeniería civil.

Tras un despliegue militar el lunes en el municipio opositor de Chacao (este), Caracas había permanecido tres días sin enfrentamientos callejeros y los opositores se habían limitado a protestas pacíficas en plazas y calles. La manifestación de hoy fue convocada por estudiantes luego de que la noche del miércoles fueron detenidos los alcaldes opositores de San Cristóbal (oeste), Daniel Ceballos, y de San Diego (norte), Enzo Scarano, ya condenado a diez meses de prisión y destituido de su cargo.

El municipio de San Diego se encuentra en la zona metropolitana de Valencia, la tercera ciudad del país localizada a unos 150 kilómetros al oeste de Caracas y uno de los puntos álgidos de las protestas en Venezuela. Tras la detención de Scarano, la oposición y ONG acusaron al gobierno de utilizar al poder judicial con fines políticos, mientras en Valencia cientos de sus simpatizantes se manifestaron hasta la madrugada y reaparecieron las barricadas formadas con basura y escombros.

"Lo ocurrido ayer con Enzo Scarano en la Sala Constitucional del TSJ es una aberración jurídica. Usurpación de funciones, condena sin juicio", escribió en su cuenta de Twitter Gonzalo Himiob, director de la ONG Foro Penal. En San Cristóbal es donde estallaron las manifestaciones opositoras el 4 de febrero, cuando estudiantes protestaron contra la ola de inseguridad.

El descontento se ha extendido a otras localidades y se han sumado reclamos contra la crisis económica, la detención de opositores y la represión policial. Ambos alcaldes son acusados de no emprender acciones para impedir los bloqueos de calles y hechos de calle en sus municipios en el marco de las protestas.

El Departamento de Estado de Estados Unidos expresó hoy su "profunda" preocupación por la detención de los dos alcaldes opositores y pidió a las autoridades de Caracas la liberación de personas encarceladas "injustamente". "Los reportes sobre la detención del alcalde de San Cristóbal, Daniel Ceballos, y de San Diego, Enzo Scarano, nos preocupan profundamente", dijo la portavoz de la cancillería estadunidense, Jen Psaki.

"Llamamos una vez más al gobierno de Venezuela a que libere a los encarcelados injustamente, cese la restricción a la libertad de la prensa e inicie un diálogo inclusive con los venezolanos de todo el espectro político", añadió Psaki.

La vocera apuntó que las autoridades venezolanas debían "cesar la violencia sobre sus ciudadanos y dirigentes opositores". El ministro venezolano de Interior, Miguel Rodríguez Torres, había explicado que las detenciones de Ceballos y Scarano fueron efectuadas para prevenir desórdenes públicos durante las protestas antigubernamentales en las alcaldías que gobiernan. Ceballos y Scarano se suman ahora a Leopoldo López, otro dirigente opositor, quien se entregó a la policía luego de un acto multitudinario el 18 de febrero, acusado de instigar a la violencia.

El gobierno del presidente Nicolás Maduro ha lanzado diversos llamados a la oposición para sumarse a una mesa de diálogo nacional. Sin embargo, los representantes de la oposición ponen como condición para iniciar una aproximación precisamente la liberación de unas 100 personas que permanecen detenidas por hechos de violencia vinculados a las protestas. Venezuela vive desde hace mes y medio sacudida por protestas de estudiantes y partidos políticos contra la inseguridad, la escasez y la inflación que han dejado ya 31 muertos en varios disturbios.

Maduro acusa a los manifestantes de promover "un golpe de Estado" con apoyo del extranjero, en especial Estados Unidos. La crisis venezolana ha provocado un cruce de encendidas declaraciones entre Caracas y Washington, que carecen de embajadores desde 2010, aunque Estados Unidos sigue siendo el principal comprador de crudo del país suramericano.