Nuevos choques mientras Maduro pide levantarse contra violentos

Siete personas resultaron heridas en incidentes entre estudiantes, grupos armados de civiles no identificados y unidades antimotines en una marcha de protesta en Caracas, mientras el presidente ...
Miembros de un grupo "colectivo" chavista golpean a un estudiante opositor que participaba en una protesta en la Universidad Central en Caracas
Miembros de un grupo "colectivo" chavista golpean a un estudiante opositor que participaba en una protesta en la Universidad Central en Caracas (AFP)

Caracas

Incidentes entre estudiantes, grupos armados de civiles no identificados y unidades antimotines dejaron al menos siete heridos durante una marcha de protesta contra la situación económica en Venezuela, indicaron fuentes estudiantiles, mientras el presidente Nicolás Maduro llamaba a los ciudadanos a levantarse contra quienes quieren imponer la violencia. Los manifestantes, convocados por líderes estudiantiles para protestar por la inflación y escasez, pretendían marchar desde la Universidad Central de Venezuela (UCV) hacia la vicepresidencia del área económica, cuando la Guardia Nacional y la policía antimotines los interceptó en una de las entradas del recinto.

Cientos de estudiantes se concentraron en el recinto académico después de que la plaza caraqueña desde la que iban a marchar hasta la sede de la Vicepresidencia Económica amaneciera tomada por las fuerzas de seguridad. Desde temprano fue desplegado un fuerte dispositivo de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) y de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB, policía militarizada) tanto en los alrededores de la Plaza Venezuela como en las inmediaciones de la entrada a la UCV más cercana a esta.

Horas más tarde, un cordón policial colocado en dicho acceso impidió la salida de la universidad de los estudiantes, quienes pretendían marchar hasta la empresa estatal Petróleos de Venezuela, donde se encuentra la oficina del vicepresidente económico, Rafael Ramírez. Luego de que un vocero estudiantil intentó sin éxito dialogar con los policías para que les permitieran el paso, un grupo lanzó piedras y cocteles molotov a miembros de las fuerzas de seguridad, que respondieron con bombas lacrimógenas y chorros de agua.

Los antimotines y manifestantes se trenzaron en una batalla con piedras, gases lacrimógenos y chorros de agua. Durante los choques grupos de civiles armados no identificados y en motocicletas --a los cuales los opositores asocian con el gobierno-- amedrentaron a los estudiantes efectuando disparos al aire con armas de fuego dentro de la universidad. A su turno los estudiantes, algunos encapuchados, golpearon a dos de los motociclistas. Estos incidentes dejaron al menos "siete personas heridas por contusiones, fracturas y heridas abiertas", informó la dirigente estudiantil Hilda Rubi González y agregó que los lesionados "están todos estables".

Al menos cuatro fotoreporteros y camarógrafos de medios locales fueron atacados y despojados de sus equipos de trabajo, de acuerdo con denuncias de los medios afectados y de organizaciones de libertad de prensa. Un oficial de la policía recibió en el abdomen el impacto de un cohete disparado por los manifestantes, mientras que otra persona fue fuertemente golpeada dentro de la universidad, donde también se enfrentaban grupos a favor y en contra del Gobierno.

Una persona vestida de civil efectuó varios disparos al aire dentro del recinto académico, ocasionando una fuerte estampida de estudiantes que se dispersaron rápidamente. En declaraciones a un canal de televisión, la rectora de la UCV, Cecilia García Arocha, exigió hoy al Estado condenar los 70 ataques registrados en la universidad en los últimos cinco años, de los que aún "no hay un solo responsable", según dijo.

Mientras se registraban los enfrentamientos, el presidente Maduro pedía desde el Palacio de Miraflores que la "Venezuela buena se movilice, se active, se levante" y se rebele contra "la mentira, la manipulación" de "quienes quieren imponer modelos violentos". En una reunión televisada con su gabinete económico y en la que anunció la entrega de viviendas construidas por su Gobierno, Maduro negó que el país esté en "caos", como aseguran medios extranjeros.

Añadió que desde hace ocho semanas su Gobierno ha tenido que enfrentar y denunciar dentro y fuera del país a "grupos fascistas" que pretenden desestabilizar a Venezuela. "En Venezuela hay paz (...) mantiene su ritmo de trabajo", afirmó el gobernante al desmentir las versiones de medios internacionales de que "Venezuela está incendiada, en caos, paralizada".

Asimismo, el jefe de Estado anunció que está a la espera de que un conjunto de personalidades de EU visite el país suramericano y que su homólogo estadunidense, Barack Obama, apruebe al nuevo embajador venezolano en Washington. Maduro hizo referencia al artículo que publicó esta semana en el diario The New York Times para que el pueblo de EU y "algunos sectores de la élite del poder" en ese país "escuche nuestra verdad, (...) la realidad" de Venezuela.

Desde hace dos meses, Venezuela vive una ola de protestas contra el gobierno de Nicolás Maduro por la crisis económica y la inseguridad, con saldo de 39 muertos, más de 550 heridos y casi un centenar de denuncias de violaciones a los derechos humanos. Un sector de la oposición, encabezada por Leopoldo López y María Corina Machado, ha llamado a los venezolanos a tomar las calles para pedir la salida de Maduro y el fin de lo que consideran una "dictadura", y transitar hacia la democracia.

López se encuentra detenido tras ser responsabilizado por Maduro de los enfrentamientos al término de una manifestación que el pasado 12 de febrero acabó con tres muertos, y Machado fue despojada de su investidura de diputada debido a una supuesta violación de la Constitución de Venezuela en que habría incurrido al aceptar la representación alterna de Panamá en una sesión de la OEA, el pasado 20 de marzo

De otra parte, un presunto paramilitar colombiano falleció y catorce más fueron detenidos durante un enfrentamiento con la Fuerza Armada venezolana en el estado fronterizo de Táchira (oeste), informó la noche del miércoles un alto mando militar. "FANB (Fuerza Armada Nacional Bolivariana) enfrenta presuntos paramilitares resultando abatido William Molina, Colombiano, catorce detenidos, con armas largas y cortas en Edo.Táchira", escribió en su cuenta Twitter el jefe del Comando Estratégico Operacional de la FANB, Vladimir Padrino.

Padrino no precisó la nacionalidad de los detenidos ni si el incidente ocurrió cerca de la frontera con Colombia o tuvo que ver con las protestas contra el gobierno de Nicolás Maduro, que se registran en la capital de ese estado San Cristóbal hace dos meses. Venezuela y Colombia comparten una frontera de unos 2,200 km, convulsa por el contrabando de combustible y alimentos venezolanos, así como por las operaciones de grupos irregulares armados y bandas del narcotráfico.