Nuevo convoy de ayuda humanitaria entra a ciudad siria sitiada por el ejército

La caravana de más de 40 camiones, con comida y medicinas, logró entrar en Madaya, a 40 km de Damasco, donde los habitantes sufren una severa hambruna tras tres meses de asedio de las fuerzas de Asad.
Un militar sirio permanece a la entrada de la ciudad de Madaya mientras residentes esperan la llegada de un convoy de ayuda
Un militar sirio permanece a la entrada de la ciudad de Madaya mientras residentes esperan la llegada de un convoy de ayuda (AFP)

Madaya

Un nuevo convoy con comida y medicinas entró hoy a la ciudad siria de Madaya, donde los habitantes sufren hambruna tras meses de asedio de las fuerzas gubernamentales. Más de 40 camiones cargados con alimentos y medicamentos entraron en esta ciudad a unos cuarenta kilómetros de Damasco, la capital siria, para distribuir la ayuda.

Se trata del segundo convoy de este tipo que llega a Madaya esta semana, una localidad cortada del mundo donde la ONU dijo haber visto una situación sin precedentes en casi cinco años de conflicto sirio. "La prioridad es llevar harina de trigo y medicamentos", a los cerca de 42 mil habitantes, indicó un portavoz del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).

Naciones Unidas y las potencias occidentales criticaron con dureza el asedio de las fuerzas del régimen de Bashar el Asad en esa localidad, donde más de 20 personas murieron de hambre, según organizaciones humanitarias.

El Secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, advirtió hoy que el uso de la hambruna como arma de guerra es un crimen. "Todas las partes -incluido el gobierno sirio que tiene la responsabilidad de proteger a los sirios- están cometiendo esta y otras atrocidades prohibidas bajo la ley humanitaria internacional", afirmó.

La responsable del CICR, Marianne Gasse, indicó en un comunicado que "las condiciones de vida de estas personas son unas de las más difíciles" que ha visto en los cinco años que ha pasado en Siria. "Son las personas mayores, las mujeres y los niños los que más sufren, sobre todo de desnutrición grave. Esta situación no puede continuar", añadió.

Varios nutricionistas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), del CICR y de la Media Luna Roja pudieron entrar a Madaya para "examinar la gravedad del estado" de los habitantes, dijo Rana Sidani, de la OMS. Está previsto que un tercer convoy llegue "en los próximos días", dijo el coordinador humanitario de la ONU en Siria, Yacoub el Hillo.

El operativo humanitario concierte también a las dos localidades chiitas de Fua y Kafraya, asediadas por los insurgentes en la provincia de Idleb (noroeste), pero en donde se considera la situación menos delicada que en Madaya. Un portavoz de CICR indicó hoy que todos los camiones que salieron hacia Madaya, Fua y Kefraya pudieron llegar a su destino y que la distribución estaba en curso.

Alertar al mundo

Las organizaciones humanitarias negocian con el régimen de Damasco la evacuación de Madaya de las personas más frágiles y enfermas. Según el CICR, 400 mil personas viven asediadas en Siria, en donde la guerra civil ha dejado desde marzo de 2011 más de 260 mil muertos y obligado a millones de personas a huir.

"Se deben levantar todos los asedios inmediatamente" dijo el director del CICR para Oriente Medio. Y "mientras tanto, se debe autorizar a los convoys humanitarios un acceso rápido, regular e incondicional a todas las zonas para salvar vidas", agregó.

Francia, Gran Bretaña y Estados Unidos solicitaron una reunión urgente del Consejo de Seguridad de la ONU para reclamar el levantamiento de los sitios impuestos a ciudades sirias, anunció hoy a la AFP el embajador francés.

Esta reunión -que podría realizarse a partir del viernes- busca "alertar al mundo sobre el drama humanitario que vive Madaya y otras ciudades de Siria" sitiadas, declaró François Delattre. La iniciativa busca también "contribuir a crear condiciones más favorables para la reanudación de las negociaciones" entre el régimen y la oposición previstas el 25 de enero en Ginebra.

Según Moscú, el ministro de Relaciones Exteriores ruso Sergei Lavrov y el secretario de Estado estadunidense John Kerry acordaron reunirse en Zúrich el 20 de enero para conversar sobre la situación en Siria. Hasta ahora, todos los esfuerzos para encontrar una solución a este conflicto han fracasado, sobre todo debido a las divergencias sobre el futuro de Asad.

A mediados de diciembre, el Consejo de Seguridad de la ONU adoptó una resolución en la que estableció una hoja de ruta en la que prevé negociaciones, un alto el fuego, un gobierno de transición en los próximos seis meses y elecciones en 18.