Nuevo sondeo confirma Rousseff líder y Marina Silva como escolta

La candidata socialista afirmó hoy que será la Policía Federal (PF) la que deberá esclarecer el posible uso irregular de un avión en su campaña, mientras su rival Neves dice que Brasil "no es para ...
Dilma Rousseff, en el primer debate televisivo organizado por el canal Bandeirante, el pasado martes, en Sao Paulo
Dilma Rousseff, en el primer debate televisivo organizado por el canal Bandeirante, el pasado martes, en Sao Paulo (EFE)

Brasilia

Un nuevo sondeo confirmó hoy que la flamante candidata del Partido Socialista Brasileño (PSB), Marina Silva, asumió el segundo lugar en la disputa hacia los comicios presidenciales del 5 de octubre y podría imponerse en la segunda vuelta sobre la presidenta Dilma Rousseff.

Según la encuesta realizada por el instituto MDA (privado) y divulgada por la Confederación Nacional de Transporte (CNT), Rousseff sigue encabezando la disputa hacia la primera ronda electoral con un 34.2 por ciento de las preferencias, frente al 28.2 por ciento de Silva.

La ambientalista del PSB superó en el segundo puesto al candidato del opositor Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), el senador Aecio Neves, quien ahora marcha tercero con un 16 por ciento de las intenciones de voto. Marina Silva se perfila como favorita a ganar el decisivo duelo de la segunda vuelta, en el que se impondría hoy sobre Rousseff con un 43.7 de los votos, frente al 37.8 por ciento de la mandataria.

El estudio, que tiene margen de error de dos puntos porcentuales hacia arriba o hacia abajo, se basa en entrevistas realizadas a 2,002 electores de 137 municipios de todo el país entre los días 21 y 24 de agosto pasados. Los resultados del sondeo de MDA son muy similares a los detectados por una encuesta del Instituto Brasileño de Opinión Pública y Estadística (IBOPE, privado) divulgada en la noche de este martes.

Según el IBOPE, Rousseff encabeza la disputa electoral con un 34 por ciento de las intenciones de voto, seguida por Silva, con un 29 por ciento y por Neves, con un 19 por ciento de las preferencias. La investigación también prevé el triunfo de la candidata del PSB en una posible segunda vuelta con un 45 por ciento de los votos, frente al 36 por ciento de la mandataria.

De otra parte, Marina Silva afirmó hoy que la Policía Federal (PF) deberá esclarecer el uso de un avión de manera irregular en su campaña. "Mi compromiso es con la verdad y la verdad no vendrá sólo por las manos del partido ni por la prensa. Ella tendrá que ser expuesta por la investigación que está siendo hecha por la Policía Federal. El compromiso es con la verdad", señaló Silva en una entrevista en el noticiero Jornal Nacional, del canal de televisión Globo.

El avión en cuestión es el que se accidentó el pasado 13 de agosto en la ciudad paulista de Santos y en el que murieron los siete ocupantes de la aeronave, entre ellos el candidato presidencial socialista Eduardo Campos, sucedido tras su muerte por Silva, hasta entonces su compañera de fórmula para vicepresidenta.

Según reportajes del canal Globo y del diario O Estado de Sao Paulo, el avión ejecutivo Cessna Citation 560 XL puede pertenecer a empresas "fantasmas" y esconder ilícitos electorales. Para Silva, el avión fue cedido legalmente a la campaña y al final de la misma el pago de su uso sería resarcido a los propietarios, quienes, según dio a entender la candidata, son quienes deben explicar a las autoridades sobre las supuestas irregularidades.

En la entrevista, Silva admitió que existen diferencias de pensamiento con el diputado Beto Albuquerque, su compañero de fórmula como candidato a vicepresidente, pero negó que ella sea contraria a los cultivos transgénicos, como es reiteradamente señalado.

"Hay un asunto fundamental: nosotros somos diferentes, pero la nueva política sabe trabajar en la diversidad, en la diferencia. El hecho de Beto tener una posición diferente con relación a los transgénicos es sólo un aspecto", dijo Silva, quien como ministra de Medio Ambiente fue contraria a ese tipo de cultivos.

Albuquerque, que en su vida política fue apoyado por el sector de la agroindustria y defendió en el Congreso los plantíos de soja genéticamente modificada, fue el postulado por el Partido Socialista Brasileño (PSB) para acompañar a Silva en la fórmula electoral.

"Hay una leyenda de que estoy en contra de los transgénicos y eso no es verdad. Cuando era ministra defendía un modelo de coexistencia entre un área de transgénicos y otra área libre de transgénicos", detalló. La política del norteño y amazónico estado de Acre, fronterizo con Bolivia, volvió a decir que es contraria a la reelección.

"Como presidenta, quiero que la gente me ayude a ser la primera presidenta que no va a buscar una nueva elección porque no quiero tener un mandato que comprometa el futuro de las próximas generaciones", apuntó.

Mientras, el senador Aécio Neves, que estaba segundo en los sondeos para las elecciones presidenciales de octubre próximo en Brasil antes de que la ecologista Marina Silva entrara en la disputa en lugar del fallecido Eduardo Campos y lo desplazara, dijo hoy que el país no está preparado para "aficionados".

El candidato presidencial por el opositor Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), aunque no citó directamente a su rival, aludió a la supuesta falta de experiencia de Silva, ecologista, ex senadora y ex ministra de Medio Ambiente, que nunca ejerció un mandato en el Ejecutivo ni como alcalde ni como gobernadora.

"Brasil no es para aficionados. La complejidad de los problemas que tenemos por delante demanda experiencia y asesores preparados", afirmó Neves en una rueda de prensa en la que se negó a responder directamente si consideraba a Silva como una amenaza a su intención de llegar a la segunda vuelta de las presidenciales.

El líder socialdemócrata, que era el principal rival de la presidenta Dilma Rousseff en la disputa por la jefatura de Estado, se presentó como un opositor que puede conducir un cambio seguro a diferencia de otros, que, en su opinión, llevarían por "caminos de incertidumbre". "Mi candidatura ofrece un cambio seguro, calificado, preparado, con dirigentes muy calificados para los desafíos de Brasil", dijo.

"Cuando veo algunos aliados de la propia candidata buscando inspiración en dirigentes del PSDB para su gobierno, se fortalece mi convicción de que somos la mejor opción", agregó. Neves se refirió así a un debate entre candidatos realizado la víspera, en el que Marina Silva dijo querer gobernar con los mejores líderes de partidos como el PSDB y el Partido de los Trabajadores (PT), de Rousseff.

El candidato socialdemócrata dijo que los resultados de las encuestas no le harán cambiar su campaña. "No cambiamos nada. Tengo una propuesta para Brasil y creo en su viabilidad. Creo que lo que construimos hoy es lo que Brasil necesita, porque la complejidad de los problemas que heredaremos en 2014 no permite improvisaciones", afirmó.