Nuevas leyes no bastan para renovar a la Legión: De Paolis

El delegado pontificio para la congregación comentó que sus miembros “han tenido una historia de sufrimiento que es importante no olvidar”.
El cardenal dijo a los sacerdotes que “el sufrimiento los ha purificado, los ha hecho madurar”.
El cardenal dijo a los sacerdotes que “el sufrimiento los ha purificado, los ha hecho madurar”. (LC Photoservice)

México

El cardenal Velasio de Paolis, delegado pontificio de los Legionarios de Cristo, al inaugurar el Capítulo General Extraordinario para la renovación de dirigentes y constituciones de esa orden, advirtió a sus miembros que, “aunque unas buenas leyes son importantes, no bastan si no las acompaña un espíritu nuevo”.

Durante la misa realizada en la Capilla del Centro de Estudios de la Legión en Roma, el delegado pontificio aseguró en su homilía que el carisma de la Legión de Cristo no se puede garantizar sino en la fidelidad a las normas de la Iglesia.

“Este es un punto al que se debe dar una especial atención”, porque “han tenido una historia de sufrimiento que es importante no olvidar”, señaló De Paolis al pedir a los integrantes de esa orden “reencontrar la confianza, la serenidad y la esperanza”.

Por ello, para designar a su nueva directiva, les recomendó elegir “solo a quienes consideren más dignos e idóneos para el servicio. Para esto es necesario liberar el corazón de resentimientos y envidias, y liberar la memoria para no dejarse apesadumbrar por recuerdos que hacen sufrir y pueden cegarnos”.

Constituciones

Ante los 61 padres capitulares, De Paolis recordó que la revisión de las constituciones “no puede considerarse simplemente como un trabajo técnico, sino que debe ser acompañada por un camino de examen de la propia vida, de revisión y de renovación espiritual del instituto”.

Las nuevas constituciones, dijo “no serán simplemente un código de leyes que los una externamente en la disciplina, serán más bien un texto que es expresión de una común vocación, de un común ideal, de una común visión y de un común camino de santidad”.

Les recordó que “el corazón de las constituciones es el carisma o el patrimonio espiritual del instituto” en el que se debe profundizar, porque esas leyes deben contener la vocación e identidad mismas del instituto, así como las normas fundamentales para su protección, promoción y desarrollo.

Aunque la tarea principal del capítulo es la aprobación de constituciones, De Paolis agregó que no es menos importante el nombramiento del nuevo gobierno, porque el principal deber de  los superiores es custodiar y promover el carisma del instituto y este “no se puede garantizar sino en el servicio de la autoridad ejercida según el espíritu del Evangelio y en fidelidad a las normas de la iglesia. Este es un punto al que se debe dar una especial atención”.

Sobre la historia del fundador de la orden, Marcial Maciel, quien cometió pederastia y tuvo hijos, el delegado dijo que “el nuevo texto constitucional debe poner especial atención y cuidado”.

Sufrimiento

De Paolis mencionó a los sacerdotes capitulares que “llegan a este evento después de un camino largo... han sufrido mucho, dentro de ustedes y también fuera. Han sufrido la vergüenza de ser acusados, de ser mirados con sospecha, de ser expuestos a la opinión pública, incluso al interior de la Iglesia. Han sabido aceptar este sufrimiento por amor a su vocación, por amor a la Iglesia y a la Legión. El sufrimiento los ha purificado, los ha hecho madurar”.

Abundó que “han participado también en el dolor de aquellos que han sufrido a causa de algunos miembros de la Legión. Han escogido el único modo que el Evangelio conoce para la redención del mal: no la fuga, no el rechazo, no la condena a los demás, sino la participación, la solidaridad y el amor que entra en el pecado y en el dolor mismos para redimirlos desde dentro”.

De Paolis recordó su primera homilía como delegado: “Les expresé la conciencia que tenía de la dificultad vocacional en la que podían encontrarse. Los invité a la confianza y a la fidelidad, a esperar a que volvieran la luz y la paz antes de tomar una decisión”.

También la primera carta que envió a los legionarios, en la que expresó “confianza en el resultado positivo del camino que habíamos sido llamados a recorrer juntos, subrayando particularmente que su fidelidad y obediencia a la Iglesia serían la garantía para llegar a buen puerto”.

Por eso, reconoció a la mayoría que ha permanecido fiel a su vocación y dijo que “son los que están llamados a marcar la primera etapa de la nueva Legión de Cristo”.

• • •

Francisco da paseo a cura argentino

En una nueva violación del protocolo pontificio, el papa Francisco invitó el miércoles a un amigo argentino a dar una vuelta con él por la Plaza de San Pedro en su panorámico automóvil blanco.

Fabián Báez, un cura porteño, no tenía entrada VIP para un lugar cercano al altar ni para el sitio donde el Papa charla con fieles en la audiencia general del miércoles, pero apenas Francisco lo vio en la multitud de varios miles de personas, indicó a los gendarmes que ayudaran a Báez a saltar la barricada para acercarse.

El Papa invitó al sacerdote a subir al vehículo y acompañarlo en la vuelta por la Plaza de San Pedro, durante la cual saludó a la gente y besó a varios bebés. En declaraciones posteriores a los periodistas, Báez dijo sentirse impactado por la invitación de Francisco: “Me preguntaba, ¿qué estoy haciendo aquí? El Papa rio y dijo: ‘Ven, siéntate, siéntate’, y siguió saludando a la gente y besando bebés. Me sentí muy conmovido”.

Báez indicó que ambos se conocen desde que Jorge Mario Bergoglio era arzobispo de Buenos Aires.

AP/Ciudad del Vaticano

• • •