Nueva ejecución en Texas, la cuarta del año

Anthony Doyle, afro-estadunidense de 29 años, estaba acusado de un asesinato cometido cuando tenía 18 años.

Washington

Un afro-estadunidense fue ejecutado hoy en Texas (centro-sur de EU) por asesinato, cometido cuando tenía 18 años, anunciaron las autoridades penitenciarias. Se trata de la cuarta ejecución este año en Texas, estado que en 2013 fue responsable de más de un tercio del total de ejecuciones realizadas en el país, según el Centro de Información sobre la Pena Capital.

Anthony Doyle, de 29 años, fue declarado muerto por inyección letal a las 18:49 hora local (23:49 hora GMT) en la sala de ejecuciones de Huntsville, anunció Jason Clark, portavoz de las prisiones texanas. Doyle había sido condenado a muerte en enero de 2003 por el asesinato de una mujer de 37 años que entregaba donuts a domicilio.

Doyle había tratado infructuosamente de quitarle dinero y luego la golpeó mortalmente en la cabeza con un bate de béisbol, arrojando luego su cuerpo en un contenedor de basura. Doyle había huido en el automóvil de la víctima, intentando después hacer compras con su tarjeta de crédito.En sus apelaciones, la última rechazada hoy por la Corte Suprema, argumentaba, además de su inmadurez, "graves problemas emocionales y psicológicos", así como lesiones cerebrales.