NY designará gran jurado por muerte de joven negro, siguen protestas

Akai Gurley, de 28 años, cuyo funeral se celebra hoy, murió el 21 de noviembre en un edificio de apartamentos de Brooklyn al recibir un disparo cuando bajaba una escalera interna en la que ...
Gente espera la llegada del féretro de Akai Gurley hoy en la iglesia Brown Memorial Baptist Church de Brooklyn, en Nueva York
Gente espera la llegada del féretro de Akai Gurley hoy en la iglesia Brown Memorial Baptist Church de Brooklyn, en Nueva York (EFE)

Nueva York

La justicia de Nueva York anunció hoy que formará un jurado popular para que resuelva si procesa a un oficial blanco que mató a un joven negro desarmado en noviembre, mientras varias ciudades de Estados Unidos vivían una tercera noche de protestas contra la impunidad policial.

Nueva York, Miami, Chicago, Boston y Nueva Orleans eran algunas de las urbes donde manifestantes volvieron a salir a las calles para denunciar los controvertidos casos de ciudadanos negros abatidos por la policía en los últimos meses.

Las nuevas movilizaciones eran en principio menos masivas que las del jueves por la noche, donde miles marcharon y 200 resultaron detenidos en Nueva York, tras la decisión el miércoles de un jurado popular de no procesar a un policía blanco acusado de la muerte de Eric Garner, un hombre negro de 43 años, en un violento arresto el 17 de julio pasado.

En medio de la polémica por la impunidad policial, el fiscal de Brooklyn (sudeste), Ken Thompson, anunció hoy que pedirá la formación de un jurado para analizar las evidencias de otro controvertido caso: la muerte del joven negro Akai Gurley, de 28 años, abatido por un oficial blanco cerca un edificio de ese barrio de Nueva York.

"Voy a presentar evidencia sobre la muerte de Akai Gurley el 20 de noviembre de 2014 a un jurado popular porque es importante llegar al fondo de lo que pasó", dijo el fiscal en un comunicado, al referirse al incidente que involucró al policía novato Peter Liang.

Hace menos de dos semanas, la decisión de un jurado de Ferguson (Misuri, centro) de no inculpar a otro policía blanco por la muerte de Michael Brown, un joven negro de 18 años abatido en un confuso episodio en agosto pasado, dio lugar a violentas protestas.

Gurley no estaba armado cuando fue abatido de un disparo por el oficial Liang y al día siguiente del hecho el jefe de la Policía de Nueva York, Bill Bratton, admitió que la víctima era "totalmente inocente".

Detalles comprometedores

Hoy, antes de un servicio religioso previo al funeral del joven negro en la iglesia bautista Brown Memorial en Brooklyn, su madre Sylvia Palmer salió por primera vez a hablar en público pidiendo justicia. "No ha hecho nada malo. Es un buen chico, bueno, que ama a su familia y ama a su hija", dijo Palmer a la prensa.

El abogado de la familia, Kevin Powell, vinculó la muerte de Gurley a los recientes sucesos denunciados por su tinte racial: "Desgraciadamente pensamos que esto se parece a una serie de linchamientos modernos", sostuvo. Según publicó hoy el diario New York Post, Liang envió un mensaje de texto por teléfono a su representante sindical mientras su víctima yacía en el suelo de las escaleras donde se produjo el incidente.

Liang y su compañero de patrulla, Shaun Landau, no pudieron ser contactados por la central de policía durante seis minutos y medio, de acuerdo con el diario, que cita fuentes cercanas al caso. "Esto demuestra negligencia", afirmó una fuente de la policía que no fue identificada, al referirse a lo hecho por Liang en los momentos posteriores el disparo.

A los dos casos de Nueva York y el de Misuri se suma la muerte el 22 de noviembre de un niño negro de doce años, baleado por un policía que acudió a un parque en Cleveland (Ohio, norte) tras un llamado de emergencia según el cual en el lugar había un menor blandiendo un arma, que resultó ser de juguete.