Norcorea liberó a uno de los tres estadunidenses detenidos

Jeffrey Fowle, de 56 años, que ya se encuentra "camino a casa", fue acusado por las autoridades de Pyongyang de haber dejado una biblia en un hotel.
Jeffrey Fowle, en una foto de archivo del 9 de junio de 2014, en la ciudad de Moraine
Jeffrey Fowle, en una foto de archivo del 9 de junio de 2014, en la ciudad de Moraine (Reuters)

Washington

La Casa Blanca anunció hoy la liberación de Jeffrey Fowle, uno de los tres estadunidenses detenidos en Corea del Norte, y precisó que ya estaba regresando a casa. "Jeffrey Fowle fue autorizado a abandonar Corea del Norte", declaró Josh Earnest, portavoz del Ejecutivo estadunidense.

Detenido en abril, Fowley, de 56 años, fue acusado de haber dejado una biblia en un hotel. Ahora se encuentra "camino a casa", añadió Earnest. La cadena de televisión CNN informó de que Fowle se encontraba en Guam tras haber salido de Pyongyang.

De su lado, la portavoz adjunta del Departamento de Estado, Marie Harf, se congratuló por la liberación de Fowle, que se logró gracias a los "esfuerzos incansables" de los diplomáticos de la embajada de Suecia en Pyonyang.

Harf dijo en un comunicado que Estados Unidos sigue "concentrado en la detención de Kenneth Bae y Matthew Miller y pide de nuevo a Corea del Norte que los libere inmediatamente". Harf informó de que Fowle salió de Pyongyang por medios facilitados por el Departamento de Defensa.

El ex detenido ha sido visto por un médico tras su liberación y parece estar "en buen estado de salud", señaló el Departamento de Estado. Harf agradeció a Suecia, que representa los intereses diplomáticos de Estados Unidos en Corea del Norte y que ayudó a la liberación de Fowle pero quiso dar "los detalles de las negociaciones, ni de cómo intentamos traer a nuestros ciudadanos a casa".

Hace unas semanas, este estadunidense había expresado su temor de que podría compartir el mismo destino de sus compatriotas Kenneth Bae y Matthew Miller, que fueron condenados y encarcelados. Miller, de 24 años, fue condenado a seis años de trabajos forzados por la Corte Suprema norcoreana tras haber roto su visa y pedido asilo.

Bae, de 42, fue arrestado en noviembre de 2012 y después sentenciado a quince años de trabajos forzados. A comienzos de septiembre, los tres detenidos lanzaron un llamamiento a Washington para que enviara un emisario a Pyongyang para negociar su liberación.

La hermana de Bae, Terri Chung, señaló que esta liberación da esperanzas de que su hermano pueda ser también prontamente liberado. "Creemos de manera optimista que esta liberación podría ser un signo de esperanza para Kenneth", señaló en un comunicado. La Casa Blanca también pidió la liberación de los dos estadunidenses.

Washington condenó a Pyongyang por estas detenciones, diciendo que sus nacionales estaban siendo tratados como rehenes políticos para obtener concesiones diplomáticas.

Corea del Norte, que cuenta con armamento nuclear, quiere una reanudación de las negociaciones sobre este tema, pero Washington y Seúl insisten en que primero debe mostrar un compromiso tangible de desnuclearización.