Nombres y Caras: Rob Ford, alcalde de Toronto

El polémico político canadiense, famoso por sus escándalos de alcoholismo y drogadicción, se halla en paradero desconocido tras admitir que es un alcohólico.
Rob Ford, con un pañuelo árabe, se hace una foto con un simpatizante el pasado 17 de abril en Toronto
Rob Ford, con un pañuelo árabe, se hace una foto con un simpatizante el pasado 17 de abril en Toronto (AFP)

Toronto

El paradero del polémico alcalde de Toronto, Rob Ford, es un misterio desde que el político canadiense abandonó hoy la ciudad para "buscar ayuda inmediata" por su alcoholismo, y su hermano y concejal, Doug Ford, se negase a desvelar el sitio donde se encuentra. Doug Ford dijo hoy que el alcalde ingresará "en una de las mejores instalaciones de Norteamérica" para tratar el alcoholismo, pero se negó a identificar el centro.

Un medio de comunicación canadiense dijo que Rob Ford voló en un avión privado hacia la ciudad estadounidense de Chicago (Illinois) donde la familia Ford tiene negocios y posee viviendas. Ford abandonó Toronto a primeras horas de la mañana de hoy sin contestar a las preguntas de los medios de comunicación sobre dos nuevas grabaciones en las que el alcalde de la mayor ciudad canadiense aparece consumiendo "crack", un derivado de la cocaína, y embriagado.

En una de las grabaciones de audio, Ford utiliza lenguaje soez para referirse a una concejal de Toronto y realiza otros comentarios ofensivos contra otros políticos y grupos sociales. Tras la publicación del nuevo material, Ford emitió un comunicado en la noche del miércoles en el que anunció que abandonaba temporalmente su cargo de alcalde y suspendía su campaña para la reelección. Ford dijo en el comunicado que buscará tratamiento para su alcoholismo, pero no hizo mención al consumo de cocaína.

En mayo de 2013, otro vídeo captó a Ford fumando "crack" en compañía de varios narcotraficantes de Toronto. El empresario y político canadiense negó durante medio año la existencia del vídeo o que consumiese drogas y alcohol. Pero en noviembre, la Policía de Toronto reveló que tenía en su posesión el vídeo y que lo obtuvo en una redada entre grupos de narcotraficantes de la ciudad.

Hoy, por primera vez en casi doce meses de escándalos, el primer ministro canadiense, el conservador Stephen Harper, emitió un comunicado en el que criticó a Ford y señaló que estaba "satisfecho" de que el alcalde vaya a ser tratado por alcoholismo. En el pasado, Harper ha frecuentado a Ford, un político conservador populista, y hasta ahora se había negado a criticar al alcalde de Toronto. Ford pertenece a una poderosa familia conservadora de Toronto con profundos vínculos en el Partido Conservador de Harper.

Pero hoy varios ministros de Harper criticaron a Ford tras hacerse público el contenido de la grabación de audio, en la que Ford declara violentamente que quiere mantener relaciones sexuales con una concejal de Toronto, Karen Stintz. El ministro de Empleo, Jason Kenney, dijo que Ford "necesita todo tipo de ayuda" mientras que la ministra de Transporte, Lisa Raitt, dijo que el lenguaje utilizado por el alcalde de Toronto, "es inaceptable". "Creo que es inapropiado utilizar imágenes de violencia contra mujeres cuando tienes un problema o conflicto con un colega", añadió Raitt.

Por su parte Stintz expresó su escepticismo sobre la sinceridad de Ford al señalar que el alcalde de Toronto no se ha puesto en contacto con ella para disculparse por sus palabras. Stintz también recordó que no es la primera vez que Ford declara que va a dejar de beber alcohol y destacó que en su comunicado el alcalde de Toronto no se refirió al uso de drogas. Añadió que "los únicos que pueden sacar a Rob Ford de la alcaldía son los ciudadanos de Toronto. Tengo fe en la gente de esta ciudad. Rob Ford no es Toronto".

Stintz es una de las candidatas a la alcaldía de Toronto cuyas elecciones, a las que se presentará Rob Ford, se celebrarán en octubre. El anuncio se produce en momentos en que Ford realizaba campaña por su reelección pese a que había sido despojado por el Concejo municipal de Toronto en noviembre pasado de buena parte de sus tareas como alcalde ante el escándalo generado por sus consumos.

El diario The Toronto Sun informó que Ford se tomaría un mes para atender sus problemas. También informó que el alcalde había sido filmado nuevamente en un bar local despotricando ebrio contra sus oponentes políticos. Ford había sido elegido en octubre de 2010 con el 47% de los votos de los electores de Toronto, seducidos por sus propuestas de bajar los impuestos y acabar con el despilfarro.

Sus acérrimos seguidores en los suburbios de esta urbe canadiense han mantenido elevados sus niveles de aprobación pese a haber admitido el consumo de crack, a los escandalosos videos subidos a YouTube y a las acusaciones de vínculos con pandilleros.