Nombres y Caras: Luis Lacalle Pou, candidato a la presidencia de Uruguay

Este joven político que se autodefine como liberal, socialdemócrata y conservador, es la esperanza de la centroderecha ante una izquierda que es claramente favorita en el país sudamericano.
Luis Lacalle Pou, candidato del Partido Nacional a la presidencia de Uruguay
Luis Lacalle Pou, candidato del Partido Nacional a la presidencia de Uruguay (AFP)

Montevideo

Luis Lacalle Pou, que se autodefine como liberal, socialdemócrata y conservador, es el retador de la centroderecha que busca imponerse al oficialista y favorito Tabaré Vázquez en la elección presidencial del próximo domingo y romper con diez años de dominio de la izquierda en Uruguay.

Este diputado de 41 años, que se convirtió en la sorpresa de la elección tras ganar las primarias del Partido Nacional (PN, centroderecha) en junio pasado, es parte de una de las familias más tradicionales de la política uruguaya: es hijo de un ex presidente y bisnieto del principal caudillo del PN, Luis Alberto de Herrera (1873-1959).

Tenía 16 años cuando en 1989 su padre, Luis Alberto Lacalle, fue electo presidente de Uruguay, tras décadas de supremacía en el poder del también tradicional Partido Colorado. El mismo año en el que su competidor y casi seguro vencedor el próximo domingo, Tabaré Vázquez, llevaba a la izquierda por primera vez a la intendencia (gobierno municipal) de Montevideo.

Tras una adolescencia que él mismo califica de conflictiva, se graduó como abogado y a los 26 años llegó a la Cámara de Diputados con el auspicio de su madre y ex senadora (2000-2005), Julia Pou. Tras quince años como parlamentario, ha buscado desmarcarse del gobierno de su padre, denominando a su sector político "Aire fresco".

"Obviamente tengo muchas coincidencias y también tengo cosas diferentes. Somos hijos de distintas épocas", declaró sobre su padre, que se mantuvo al margen de la campaña. Sobre su ideología, afirmó en una entrevista en octubre con radio El Espectador: "Soy liberal en lo que hace a la libertad del individuo. Soy conservador en los valores que tenemos que rescatar y socialdemócrata en algunas cosas que el Estado debe proteger".

Surfista cuestionado

Con un estilo de vida opuesto al del popular José Mujica, celebrado en el mundo por su austeridad, Lacalle defiende su decisión de vivir en un barrio privado en la periferia de Montevideo junto a su esposa y sus tres hijos, lo que le ha valido críticas del oficialismo.

"¿Cuál es el problema de haberse criado y educado en mi barrio? ¿Soy menos solidario? ¿Quiero menos a mi gente?", lanzó esta semana el legislador, tras una serie de spots publicitarios del Frente Amplio burlándose del candidato y de "los pitucos" (miembros de la clase alta).

Amante de los deportes, en particular del surf, el legislador jugó al fútbol, al rugby y compitió en natación, una cultura deportiva que quedó en evidencia cuando en una gira por el interior se colgó a un poste quedando horizontal al piso. Su destreza generó el rechazo de sus detractores por considerarlo una indirecta referencia a la edad de Vázquez.

En una campaña en la que evitó criticar directamente al gobierno, Lacalle Pou aseguró que hay una "emergencia educativa y en seguridad humana", propuso eliminar los asentamientos (favelas) y bajar el gasto público.