Nombres y Caras: Luis Castañeda, alcalde electo de Lima

Pese a las denuncias de corrupción y a que un 50% de los capitalinos lo definen como corrupto, el político conservador peruano logró sacar 33 puntos de diferencia a su más inmediato seguidor.
Luis Castañeda volverá a dirigir los destinos de la metrópolis peruana a pesar de su imagen de "corrupto"
Luis Castañeda volverá a dirigir los destinos de la metrópolis peruana a pesar de su imagen de "corrupto" (AFP)

Lima

El ex alcalde de Lima LuisCastañeda retomará el 1 de enero las riendas de la ciudad de 8.5 millones de habitantes tras ganar las elecciones municipales del pasado domingo 5 de octubre, según indican encuestas a boca de urna que confirman algo que todos los sondeos daban por hecho.

El candidato Luis Castañeda Lossio ganó las elecciones para la alcaldía de Lima con el 50.7 % de los votos y una ventaja de más de 33 puntos sobre su rival más cercano, informó la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) al presentar el 100 % de las actas procesadas de los comicios del domingo pasado.

Castañeda recibió más de 2'502,785 votos y será el primer alcalde de Lima en ejercer ese cargo durante un tercer mandato después de que ya lo ocupara entre 2003 y 2010, cuando ganó dos elecciones consecutivas.

El líder del partido conservador Solidaridad Nacional, sucederá a la actual alcaldesa de Lima, la izquierdista Susana Villarán, quien quedó en tercer lugar de la votación con el 10.6 % de los votos y 522,101 votos.

El segundo lugar fue del candidato del Partido Aprista Peruano, Enrique Cornejo, quien dio la sorpresa de la jornada electoral al obtener el 17.6 % y un total de 871,491 votos a pesar del descrédito de su histórico partido. De esa manera, la distancia entre el primer lugar de Castañeda y el segundo de Cornejo fue de 1'631,294 votos, equivalente a un 33.1 %, de diferencia.

El "Mudo", como se le apoda por su propensión a hablar muy poco, dominó el proceso a pesar de las múltiples sospechas de corrupción que rodearon sus gestiones anteriores, en las que según investigaciones periodísticas hubo una constante sobrevaloración de las obras y se creó una empresa fantasma para una operación de compra de deuda en la que se perdieron más de 20 millones de soles (siete millones de dólares).

Ese descrédito, estiman expertos, se contrarrestó con sus obras, entre las que destacan una red de hospitales y decenas de escaleras que facilitan el acceso a personas que viven en los cerros que rodean la ciudad, así como en que representa el cambio con respecto a la impopular Villarán.

Las acusaciones periodísticas contra Castañeda no lo han llevado a los predios judiciales, según sus adversarios, debido a actuaciones irregulares de fiscales que sí han acusado a colaboradores de su equipo.

El virtual alcalde electo, abogado de 69 años, ganó popularidad en la década de 1990 como presidente del Seguro Social durante el gobierno de Alberto Fujimori, aunque luego se aisló de éste último e incluso fue candidato presidencial de oposición en 2000.

En 2002 dio la sorpresa al derrotar al popular alcalde Alberto Andrade, y en 2006 su reelección fue holgada. En 2010 no se postuló para presentarse en cambio en las elecciones presidenciales de 2011, en las que quedó relegado a un lejano quinto puesto a pesar de que en algún momento encabezó los sondeos.

Nacido en la ciudad norteña de Chiclayo en un hogar de clase media alta, Castañeda es divorciado y tiene dos hijos, uno de los cuales fue concejal de Lima. Su poco carisma, su escasez de comunicación y su mala calidad como orador es interpretada por algunos sectores como un perfil técnico positivo.

Los antecedentes de Castañeda y la popularidad que supuestamente debería desaparecer con ellos generaron el hasthag #RobaPeroHaceObra, con el que se ironizó su participación. En sondeos, un 50 por ciento de los limeños lo definieron como corrupto.

Castañeda tendrá como grandes retos superar el crecimiento de la delincuencia y ordenar el tráfico de vehículos, pues según las encuestas son los dos problemas que más preocupan a los limeños.