Nombres y Caras: Klaus Iohannis, presidente electo de Rumania

Este profesor de Física, de 55 años, de una familia de la minoría alemana de Transilvania (Siebenbürgen en alemán), líder del Partido Nacional Liberal (PNL) logró imponerse al favorito, Víctor Ponta.
Klaus Iohannis, candidato presidencial de la oposición, se dirige a los medios en Bucarest tras conocer su victoria electoral
Klaus Iohannis, candidato presidencial de la oposición, se dirige a los medios en Bucarest tras conocer su victoria electoral (AFP)

Bucarest

Klaus Iohannis, líder del Partido Nacional Liberal (PNL) y alcalde de Sibiu, será el nuevo presidente de Rumanía si se confirman los sondeos a pie de urna que le han dado ganador contra pronóstico y por un ajustado margen en las elecciones presidenciales celebradas el domingo en el país.

"Hemos ganado, hemos recuperado nuestro país" publicó Iohannis en un mensaje en la red social Facebook asumiendo ser el vencedor, poco después de que el actual primer ministro, Victor Ponta, admitiera públicamente su derrota. Iohannis, que se convertirá en el cuarto presidente electo de Rumanía, lanzó un mensaje conciliador en la misma línea que empleó durante su campaña.

"En esta noche, gracias a vosotros, empieza una nueva Rumanía. La que nosotros deseamos no se trata de una Rumanía de conflicto, ni de venganza" agregó Iohannis, subrayando que su mandato se basará en la razón y en el diálogo: "¡Tenemos la ocasión de demostrarlo con hechos!.

Este político de 55 años proviene de una familia de la minoría alemana de Transilvania (Siebenbürgen en alemán), se licenció en Física en 1983 y ejerció como profesor en varios institutos y en la Universidad de Sibiu.

Él mismo destacó durante la campaña que el hecho de que un miembro de una minoría étnica fuera candidato a ocupar la Jefatura del Estado muestra la madurez política del país balcánico.

A diferencia del presidente saliente, el conservador Traian Basescu, Iohannis es prudente en sus declaraciones, sin salidas de tono ni recursos a descalificaciones personales.

De hecho, propone una política sin escándalos e insultos que "anime las inversiones en el país", e incluso ha sido muy respetuoso hacia su principal rival en la carrera hacia la presidencia, el primer ministro socialdemócrata, Victor Ponta, a quien ganó contra todo pronóstico.

La candidatura de Iohannis se ha visto salpicada por las acusaciones de corrupción que han vertido los socialdemócratas, tras revelar que posee seis viviendas en Sibiu, compradas cuando era profesor en la Facultad de Física.

Además, está pendiente de que la Justicia decida si lo inhabilita para ocupar cargos públicos, lo que le impediría ejercer como presidente, en caso de que se considere que incurrió en una falta de incompatibilidad al ser al mismo tiempo de alcalde de Sibiu y presidente de la empresa municipal de aguas.

Iohannis entró en política con el partido de la minoría alemana, que presidió durante varios años y bajo cuyas siglas ganó la alcaldía de Sibiu en 2000. En 2009 fue propuesto para el cargo de primer ministro, pero su nombramiento fue vetado por Basescu.

En febrero de 2013 se afilió al Partido Nacional Liberal que por entonces formaba gobierno con los socialdemócratas. A principios de este año, el PNL abandonó la coalición de gobierno al negarse Ponta a designar a Iohannis como ministro de Interior y viceprimer ministro. Klaus Iohannis está casado y habla, además de rumano, alemán e inglés.