Nombres y Caras: Julián Castro, político hispano de EU

El nuevo secretario de Vivienda del gobierno de Obama, alcalde de San Antonio, es un auténtico "corredor de relevos" del sueño americano, al que muchos ven como el primer presidente hispano de EU.
Julián Castro, durante su discurso en la Convención Demócrata de Charlotte, en septiembre de 2012
Julián Castro, durante su discurso en la Convención Demócrata de Charlotte, en septiembre de 2012 (AFP)

Washington

Para JuliánCastro, el alcalde de San Antonio (Texas) nominado hoy por el presidente estadunidense, Barack Obama, como nuevo secretario de Vivienda, el "sueño americano" que según muchos él encarna es más que nada "una carrera de relevos". "Al final, el sueño americano no es una carrera de velocidad, ni un maratón, sino una carrera de relevos", proclamó Castro en el discurso central de la Convención Nacional Demócrata de 2012.

"Nuestras familias no siempre cruzan la meta en el trascurso de una generación. Pero cada generación le pasa a la siguiente los frutos de su trabajo", afirmó en la cita que le consagró a nivel nacional como estrella ascendente del Partido Demócrata. Esa carrera de relevos generacional la comenzó su abuela Victoria Castro, una inmigrante mexicana huérfana y sin estudios, que trabajó en Estados Unidos como criada y cuidadora de niños y aprendió sola a escribir tanto en español como en inglés.

Ella le pasó el relevo a su hija Rosie Castro, una de las activistas más carismáticas e influyentes del movimiento mexicano-americano en San Antonio. Rosie, nacida en Estados Unidos, madre soltera, batalló en las décadas de 1960 y 1970 desde el grupo La Raza Unida en contra de la discriminación racial y a favor de la herencia cultural latina. Y ésta se lo entregó a su vez a sus dos hijos, los gemelos Julián y Joaquín Castro.

Los hermanos Castro, de 39 años, mamaron de este modo la política desde la cuna: acompañaban a su madre a mítines, repartían propaganda e iban con ella a votar. Con 8 años, Julián acudía a reuniones sociales y políticas y a protestas a favor de los derechos de los inmigrantes por la insistencia de su madre, una figura clave en su vida.

Rosie crió casi sin presencia del padre a los gemelos Julián y Joaquín, que compartieron siempre habitación en San Antonio, estudiaron en las mismas universidades y consiguieron su primer trabajo en el mismo bufete de abogados.
Los gemelos estudiaron, con becas, Derecho en Harvard, una de las universidades más prestigiosas de Estados Unidos.

JuliánCastro, que se crió en inglés y no habla fluidamente español, fue elegido en 2009 alcalde de San Antonio, la séptima mayor ciudad de Estados Unidos. Su hermano Joaquín llegó hace dos años a Washington, donde trabaja como congresista demócrata por Texas.

Con su nominación para un cargo ministerial en el gabinete de Obama, JuliánCastro da un paso más en esta carrera. ¿Acabará ésta en la Casa Blanca, como vaticinan muchos? ¿Podría convertirse JuliánCastro en el primer presidente latino de Estados Unidos? "Todo es posible, pero es demasiado temprano como para hacer esa predicción", consideró el analista político y ex portavoz de asuntos hispanos de la Casa Blanca Luis Miranda.

De momento, su nombramiento le da a Castro "una plataforma más amplia", con el potencial añadido de "posicionarlo para cargos aún más altos o candidaturas nacionales", dijo a la agencia dpa.

Si JuliánCastro es confirmado por el Senado en el puesto, seguirá los pasos de Henry Cisneros, alcalde de San Antonio en los años 80 y secretario de Vivienda con Clinton en los 90. Cisneros, que en su época fue considerado una de las grandes promesas hispanas del Partido Demócrata, vio, sin embargo, truncada su carrera por un escándalo por una relación extramatrimonial.

Al puesto de secretario de Vivienda, Castro puede aportar su experiencia como alcalde. Conoce de primera mano los problemas de las comunidades y qué puede hacer el gobierno federal para ayudar a resolverlos. La Casa Blanca destacó de hecho las labores de revitalización del centro de San Antonio durante el mandato de Castro para afirmar que el joven alcalde está "bien cualificado" para el puesto.

Muchos analistas y estrategas políticos ven además a JuliánCastro como el "Obama latino". Tanto Castro como Obama son demócratas, pertenecen a una minoría, fueron criados por sus madres y estudiaron en universidades de élite. Castro se presenta como un político "posthispano", capaz de atraer, al igual que Obama, a votantes de todas las razas. Ambos son representantes además de la cara más multicultural de Estados Unidos.

Miranda, sin embargo, considera que "no es correcto buscar una comparación directa". "Julián ha formado su identidad y trayectoria por su cuenta y se merece ser reconocido por sus propios logros". Como secretario de Vivienda, Castro tendrá tiempo hasta 2016 para descubrir los entresijos de los corredores de Washington y demostrar que su valía está a la altura de sus ambiciones.

Si el Senado confirma a Castro como responsable de Vivienda en el Gobierno demócrata, el alcalde de la séptima ciudad de Estados Unidos se convertirá en el miembro más joven del actual gabinete. Con 26 años, Castro ya se convirtió en el concejal más joven de la historia de San Antonio; con 34 en el alcalde de menor edad del municipio y hoy en día, con 39 años, no hay alcalde más joven que él en las cincuenta mayores ciudades de Estados Unidos.

También hay voces críticas que alertan de una juventud excesiva o, al menos, de falta de experiencia para dar el salto tan precoz a la política federal, cuando toda su experiencia como representante público se limita al Ayuntamiento de San Antonio. Castro se hizo popular en 2012 al ser el primer latino que abría una Convención Nacional Demócrata y, desde entonces, siempre lo han señalado como posible candidato del partido en 2016 a Vicepresidente del país.

Los excelentes resultados académicos de Castro en la secundaria siguieron en la Universidad de Stanford y después en la facultad de Derecho de Harvard, dos de las mejores universidades del país, pese a los escasos ingresos de su familia en esa época. Los dos gemelos forman parte del Partido Demócrata y, a partir de ahora, los dos trabajarán en Washington: Joaquín es, desde 2013, miembro de la Cámara de Representantes de Estados Unidos.

El origen mexicano del alcalde de San Antonio siempre se ha interpretado como un impulso para una carrera nacional, especialmente tras comprobar cómo puede ser de decisivo el votante hispano para los demócratas. Castro está convencido de que será testigo de la llegada de un hispano a la Presidencia del país, pero se opone a situar a latinos estratégicamente en los puestos de poder por el simple hecho de serlo.

"Cada partido necesita diversificarse y reflejar los Estados Unidos de 2014", decía en una entrevista con Efe en abril. "El Partido Demócrata también se tiene que diversificar en todas las vías, con más latinos, con gente de otros orígenes, también con más jóvenes". Ni usa ni habla con fluidez el español, pero él y su hermano lo escucharon desde niños.

"Su identidad latina ha sido una ventaja", opina para Efe una de las dirigentes inmigrantes más conocidas de San Antonio, la mexicana Martha Ojeda, que lamenta que, para Castro, la ciudad haya sido "no su meta, sino su trampolín para sus aspiraciones políticas nacionales". Nacido en Texas, estado que concentra dos terceras partes de la frontera entre Estados Unidos y México, Castro quiere que el sistema migratorio se reforme y abra un camino a los inmigrantes indocumentados para que consigan la nacionalidad estadounidense.

Bajo su mandato, la Policía de San Antonio tiene órdenes de no preguntar a los vecinos sobre su situación migratoria y él mismo admite que conoce a muchos indocumentados pero que no denunciará su situación irregular en el país a las autoridades federales. A principios de este mes, Castro recibió en San Antonio la visita de Michelle Obama para presentar en la ciudad una nueva campaña nacional para aumentar el número de estudiantes universitarios.

La llegada de la primera dama evidenció el reconocimiento de la Casa Blanca a sus iniciativas sociales para estimular las carreras científico-tecnológicas y mejorar el acceso a la educación de los hispanos, que son un 63 % de la población de San Antonio. Una de las responsables del proyecto cívico San Antonio 2020, Molly Cox, califica a Castro de "campeón" en detectar qué les preocupa a sus conciudadanos y destaca a Efe su insistencia para hacer viable que otros consigan el salto social que él personalmente protagonizó.

San Antonio, con 1.38 millones de habitantes, ya ha elegido a Castro tres veces como alcalde, con el 56 % de los votos en 2009, el 81 % en 2011 y el 67 % en 2013. Julián Castro está casado con Erica Lira, una maestra de escuela primaria, y son padres de Carina, que nació el mismo año en el que se hizo cargo de la Alcaldía.