Nombres y Caras: Hashim Thaci, ex guerrillero y primer ministro de Kosovo

Vencedor en las elecciones anticipadas del pasado domingo, este historiador de 46 años que fue líder político del Ejército de Liberación de Kosovo durante la guerra con Serbia en 1998 y 1999, ...
Hashim Thaci, primer ministro de Kosovo, ha dominado la política del país balcánico desde la independencia hace seis años
Hashim Thaci, primer ministro de Kosovo, ha dominado la política del país balcánico desde la independencia hace seis años (AFP)

Kosovo

El primer ministro en funciones de Kosovo, Hashim Thaci, vencedor en las elecciones anticipadas del domingo con su Partido Democrático (PDK), busca ahora aliados para conseguir una mayoría que le permita gobernar un tercer mandato consecutivo al frente de la joven nación balcánica, independiente de Serbia desde 2008.

Thaci, un historiador de 46 años, fue el líder político del Ejército de Liberación de Kosovo (UCK) durante el conflicto armado entre esa guerrilla albano-kosovar y las Fuerzas Armadas serbias en 1998 y 1999, que acabó con la intervención de la OTAN y el establecimiento de un protectorado de la ONU hasta 2008.

En 1997 el entonces comandante rebelde, con nombre de guerra "Gjarperi" (serpiente), fue condenado en ausencia por un Tribunal serbio a diez años de cárcel por terrorismo. En 1999 creó el PDK, pero perdió todas las elecciones ante el histórico líder kosovar Ibrahim Rugova, que encabezó un movimiento de resistencia pacífica contra el régimen serbio en los años noventa y se convirtió en el primer presidente del país, hasta su muerte en 2006.

El PDK aglutina a antiguos guerrilleros del UCK y, aún en la oposición, fue influyente porque mantuvo el control sobre los veteranos combatientes, lo que favoreció la estabilidad. Ese largo periodo en la oposición moderó el nacionalismo de Thaci, que se convirtió en primer ministro tras vencer en las legislativas de noviembre de 2007, y revalidó el cargo en 2010.

Su popularidad alcanzó su cenit el 17 de febrero de 2008, cuando leyó en el Parlamento la declaración de independencia unilateral de Serbia. Pese a que participó en la lucha armada contra Belgrado, ha defendido a los serbios que aún viven en Kosovo y no ha dudado en denunciar los ataques contra esa minoría.

De hecho, en el actual gobierno de coalición kosovar ha participado el serbo-kosovar Partido Liberal Autónomo, que en estas elecciones acude dentro de la Lista Srpska, apoyada por Belgrado. Los admiradores de Thaci lo suelen comparar con el norirlandés Gerry Adams, quien fue líder del brazo político del IRA (Ejército Republicano Irlandés), por el paralelismo de pasar de la lucha armada a las soluciones políticas.

Sin embargo, su imagen ha quedado manchada por un informe de 2010 del Consejo de Europa que lo vincula a él y a otros antiguos guerrilleros con actividades criminales, incluso con el tráfico de órganos de prisioneros serbios, acusaciones que Thaci siempre ha rechazado. Entre los aspectos positivos de su Gobierno se cuentan las inversiones en infraestructuras, como carreteras, escuelas y hospitales, aunque no ha conseguido impulsar la economía ni reducir un paro que se sitúa en al menos el 35 % de la población activa.

Las promesas de prosperidad no se han materializado en el Kosovo independiente, uno de los territorios más pobres de Europa, con un sueldo medio de unos 300 euros y con un tercio de la población en la pobreza. También han sido insuficientes las medidas contra la corrupción, con escándalos que han salpicado a ministros y colaboradores cercanos de Thaci, lo que ha afectado también a su imagen.

En el plano diplomático, Thaci selló en abril de 2013 un histórico acuerdo de normalización con Serbia, auspiciado por la Unión Europea y que ambas capitales deseaban para acercarse al bloque comunitario. Los mayores desafíos para este político en los próximos cuatro años serán impulsar la economía y acercarse a la UE, para lo que deberá reforzar el imperio de la ley y luchar de forma más decidida contra la corrupción.

La gran promesa del primer ministro en la campaña ha sido un plan de estímulo económico denominado "Nueva Misión", con el objetivo de crear 200 mil nuevos puestos de trabajo en un país con 1.8 millones de habitantes. Para sus simpatizantes, Thaci, que además de albanés habla alemán e inglés, es la única figura de peso en la política kosovar, con una voz respetada en los círculos internacionales.