Nombres y Caras: Antonio "Jaime" Stiuso, espía argentino

El temido y poderoso agente de la inteligencia argentina ha pasado al centro de la escena política al ser relacionado por la presidenta con el caso del fiscal Alberto Nisman, recientemente fallecido.
Antonio "Jaime" Stiuso, poderoso agente argentino, es un hombre cuya vida está rodeada de misterio
Antonio "Jaime" Stiuso, poderoso agente argentino, es un hombre cuya vida está rodeada de misterio (Archivo)

Buenos Aires

Poderoso, misterioso y temido. Así es definido el ex espía Antonio "Jaime" Stiuso, quien pasó al centro de la escena en la resonante muerte del fiscal Alberto Nisman al ser mencionado públicamente por la presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner.

Stiuso, de 61 años, entró a los servicios de inteligencia de la Argentina en diciembre de 1972 y estuvo dentro del organismo del espionaje nacional e internacional durante más de 40 años, lo que incluye también la última dictadura militar (1976-1983).

En la Secretaría de Inteligencia (SI) ocupó diferentes cargos hasta llegar a director general de operaciones, lugar que dejó el último 5 de enero, cuando fue jubilado, aparentemente en medio de un enfrentamiento con el director general de Reunión de la SI, Fernando Pocino, señalado como "hombre del gobierno".

Stiuso es quien estuvo detrás de buena parte de los expedientes secretos en las últimas décadas. Su nombre y apellido sale en la prensa de varias maneras y sin la certeza real de cómo se llama, ya que era un agente secreto hasta hace un mes.

El ex espía se hizo conocido en 2004, cuando el entonces ministro de Justicia, Gustavo Béliz, mostró su foto en un programa de televisión donde lo denunció por entorpecer la investigación por la voladura de la mutual judía AMIA en 1994, el peor atentado de la historia en el país. 

"Es un tipo muy peligroso, que te puede mandar a matar y te puede armar una operación", dijo Béliz, que luego denunció que recibió amenazas y se fue con su familia a vivir a Washington. "Es el costo de decir la verdad y meterse con el aparato más oscuro del país", afirmó.

Stiuso siguió ganando poder dentro de la SI. Fue el ex presidente Néstor Kirchner (2003-2007) quien se lo presentó a Nisman en 2004 en el marco de la investigación de la voladura de la AMIA. "Pibe, vos vas a trabajar con éste", le dijo Kirchner al fiscal especial de la causa AMIA, relata la prensa local. La relación entre Stiuso y Nisman no era ningún secreto.

"Stiuso es un excelente profesional, no tengo dudas", dijo Nisman sobre su estrecho colaborador el 14 de enero, el mismo día que acusó en la Justicia a la presidenta, a su cancilller, Héctor Timerman, y otros dirigentes kirchneristas, de encubrir a los iraníes sospechados por el atentado a la AMIA, que tuvo 85 muertos y cientos de heridos, pero no tiene detenidos ni culpables.

Para el gobierno, detrás de la denuncia contra la presidenta estuvo Stiuso, al que se le destaca su buena relación con el espionaje internacional, en especial, con la CIA, el FBI y el Mosad israelí.

Más aún, el Ejecutivo lo involucra en el trágico desenlace de Nisman, que apareció con un disparo en la cabeza cuatro días después de acusar a Fernández de Kirchner y horas antes de presentarse en el Parlamento para dar detalles.

La denuncia de Nisman "nunca fue en sí misma la verdadera operación contra el gobierno", dijo la mandataria. "Nisman no lo sabía y probablemente no lo supo nunca. La verdadera operación contra el gobierno era la muerte del fiscal después de acusar a la presidenta", sostuvo.

La Justicia, que investiga las circunstancias de la muerte de Nisman, citó hoy a Stiuso a declarar como testigo, tras comprobar que entre las últimas llamadas del fiscal había una que pertenece a un teléfono asignado al ex espía.

En tanto, el gobierno eximió a Stiuso de guardar secreto para que pueda testificar. Su abogado, Santiago Blanco Bermúdez, puso en duda que se presente en la fiscalía, incluso señaló que no habló con él. "Porque no sé si está en el país", dijo.

A fines del año pasado la prensa publicó que Stiuso había sido amenazado. La revista Noticias, en la única entrevista que se conoce hasta el momento al ahora ex agente, le preguntó al respecto y el espía respondió: "En los trabajos que me ha tocado hacer a mí en todos estos años, ¿a vos te parece que yo puedo tener miedo de que me maten?​".