Túnez, el único sobreviviente de la Primavera Árabe

Túnez es el único país que tras la Primavera Árabe prosigue un proceso democrático, en gran parte por el esfuerzo del Cuarteto para el Diálogo Nacional tunecino.
El ganador del premio Nobel de la Paz, el Cuarteto para el Diálogo Nacional tunecino, permitió salvar la transición democrática de Túnez.
El ganador del premio Nobel de la Paz, el Cuarteto para el Diálogo Nacional tunecino, permitió salvar la transición democrática de Túnez. (Reuters)

Oslo, Noruega

El grupo que ganó el premio Nobel de la Paz 2015, constituido por algunos socios insólitos, cumplió un papel determinante para alejar a Túnez de la guerra civil y guiarlo al umbral de la democracia.

La Primavera Árabe comenzó en Túnez entre finales de 2010 y comienzos de 2011, cuando fue derrocado su líder Zine el Abidine Ben Ali, pero rápidamente se expandió a otros países del norte de África y Oriente Próximo, en muchos de los cuales la lucha por la democracia y los derechos fundamentales se ha estancado y ha sufrido fuertes golpes.

"Túnez, sin embargo, ha visto una transición democrática basada en una vibrante sociedad civil que exige respeto a los derechos humanos fundamentales", destacó el comité del premio Nobel.

Gracias a este grupo, formado a mediados de 2013 por la Unión General Tunecina del Trabajo (UGTT), la patronal Utica, la Liga Tunecina de Derechos Humanos (LTDH) y la orden de los abogados, el país logró cerrar su transición política el año pasado, con la adopción de una nueva constitución y la elección de Beji Caid Essebsi, primer presidente democráticamente elegido de Túnez.

Unión General Tunesina del Trabajo (UGTT)

El sindicato fue fundado por el líder nacionalista Farhat Hached el 20 de diciembre de 1946 durante el protectorado francés. Junto con la Agrupación Constitucional Democrática, creada por Ben Alí, eran las únicas fuerzas políticas y sociales que abarcaban todo el país.

Al inicio de su creación el sindicato jugó un papel fundamental en la independencia de Túnez, en donde alternaba fases de sumisión y resistencia al poder, confrontando a la organización creada por Alí.

Con más de medio millón de afiliados, el UGTT ha sido un actor de la escena política tunecina que permitió establecer las negociaciones para solucionar la crisis por la que atravesaba el país, después de los asesinatos de Mohamed Brahmi y Chokri Belaid, dos opositores de izquierda.

Las fuerzas políticas tunecinas reconocieron que los esfuerzos de la UGTT permitieron impedir una polarización de la sociedad entre islamistas y antiislamistas y evitar el caos que se adueñó de los demás países de la Primavera Árabe.

Unión Tunecina de la Industria de Comercio y Artesanía (UTICA)

Creada en 1947, UICA fungió como la central patronal nacional que agrupaba las estructuras profesionales de diferentes sectores económicos.

En ella se agrupan cerca de 150 mil empresas privadas sin contar el sector turístico, bancario y financiero.

En el 2011 se eligió a la empresaria Wided Bouchamaoui como presidenta de la organización.

Liga Tunecina de Derechos Humanos (LTDH)

La liga se fundó en 1977 y fue pionera entre las organizaciones árabes y africanas de los derechos del hombre.

Ha estado presente en las crisis por las que el país ha atravesado, incluyendo las protestas populares del 2011.

En 1992 las actividades de la liga fueron canceladas por una decisión judicial por no respetar las nuevas disposiciones de la Ley de Asociaciones, hasta 1994 pudo retomar sus actividades.

Orden de los Abogados Tunecinos

La Orden Nacional de Abogados es una organización que comprende a todas las organizaciones de abogados de Túnez.

Contribuyeron al proceso de transición mediante la negociación con diversas fuerzas políticas.

Cuarteto de Diálogo Nacional

El Cuarteto de Diálogo Nacional fue creado en octubre de 2013 en medio del caos político, el boicot de la oposición al parlamento, la violencia extremista y una economía al borde de la crisis. Dos políticos de izquierdas habían sido asesinados y dos años después de derrocar el largo régimen del presidente autócrata Zine el-Azidine Ben Ali —hecho que detonó la Primavera Árabe_, Túnez estaba al borde de la guerra civil.

El grupo se creó por iniciativa de Houcine Abassi, dirigente del Sindicato General de los Trabajadores de Túnez y Wided Bouchamaoui, presidenta de la Confederación de la Industria, Comercio y Artesanía Tunecina, para tratar de enderezar el rumbo del país. La pareja atrajo a la Liga Tunecina de Derechos Humanos y la Orden Tunecina de Abogados. El grupo, conocido como el Cuarteto, inició un Diálogo Nacional con 21 partidos políticos para formar un gobierno de tecnócratas que organizara elecciones.

Durante los meses siguientes, el Diálogo Nacional encabezado por el Cuarteto logró negociar la transición de un gobierno electo, encabezado por el partido islamista Ennahda, a un gobierno interino. El 14 de diciembre de 2013, el ministro de Industria, Mehdi Jomaa, fue elegido primer ministro interino. El mes siguiente, Jomaa tomó juramento a un nuevo gobierno interino tras la renuncia del primer ministro de Ennahda y su gobierno de coalición.

En enero de 2015 asumió un nuevo gobierno permanente luego de elecciones parlamentarias y presidenciales en las que se impuso el partido nacionalista Nida Tunis (Túnez Llama) del actual presidente Beji Caid Essebsi. Ennahda ocupó un cercano segundo puesto.

El diálogo estuvo al borde del fracaso varias veces, pero finalmente triunfó y se lo presenta como un agudo contraste al golpe de Estado en Egipto que a mediados de 2013 derrocó al gobierno islamista electo.