El Nobel motiva a la OPAQ a conseguir la paz en Siria

El director general de la Organización para la destrucción de Armas Químicas (OPAQ), Ahmet Uzumcu, dijo que el organismo a su cargo acepta con humildad el Premio Nobel de la Paz.
El director general de la Organización para la destrucción de Armas Químicas (OPAQ), Ahmet Uzumcu.
El director general de la Organización para la destrucción de Armas Químicas (OPAQ), Ahmet Uzumcu. (Reuters)

La Haya

El director general de la Organización para la destrucción de Armas Químicas (OPAQ), Ahmet Uzumcu, afirmó que la concesión hoy del Nobel de la Paz a ese organismo refuerza su motivación para conseguir la paz en Siria.

"Este premio refuerza nuestra motivación y dedicación para conseguir la paz en Siria y para su pueblo", dijo Uzumcu durante una conferencia de prensa en La Haya, en la que también señaló que aceptaba este galardón "con humildad".

Asimismo subrayó que el Nobel de la Paz 2013 "es un reconocimiento para nuestro personal y para el apoyo que recibimos de los Estados parte".

Esta organización obtuvo hoy el premio Nobel de la Paz 2013, por sus "amplios esfuerzos para eliminar" estos arsenales, informó el Comité Nobel de Noruega, y como impulso a su papel en el conflicto de Siria.

La OPAQ es la entidad encargada de aplicar la Convención contra las Armas Químicas que entró en vigor en 1997 y que ha sido suscrita por 189 Estados decididos a conseguir un mundo libre de este tipo de arsenales.

Respecto a la misión que el organismo hace en Siria, el diplomático turco señaló que "están realizando su labor en un torno muy desafiante".

A ese respecto esta misma semana también dijo que los 27 inspectores del organismo trabajan en unas condiciones poco favorables y los plazos establecidos para el desarme químico en Siria son cortos.

El director general de la OPAQ indicó también que el millón de dólares que conlleva el premio se dedicará a seguir eliminando ese tipo de armamento, del que señaló "ya se ha destruido el 80 % del existente en el mundo".

Se mostró también confiado en que "la profesionalidad que los expertos de la OPAQ han acumulado en sus 16 años de existencia consiga cumplir con los plazos establecidos en Siria".

El pasado domingo funcionarios sirios comenzaron a destruir ciertas armas químicas de categoría 3 y a inutilizar un abanico de piezas a fin de desmantelar todas las instalaciones de producción y equipos de mezcla y relleno hasta el primero de noviembre, explicó el organismo internacional.

"Siria, que es un reto para nuestra organización, nos ha recordado que queda mucho trabajo por hacer", agregó.